Estética vs. eficiencia (VIII)

Ya estoy aquí otra vez con una de esas entradas que dejan la autoestima muy “tocada” 🙂 Efectivamente, yo mismo soy de los que, tras ver los vídeos que publico, me cuestiono seriamente si vale la pena esforzarse tanto para mejorar cuando hay jugadores que con un swing bastante peor que el mío (ya de por sí lamentable) son capaces de hacer mejores resultados que este servidor 🙁

El primer ejemplo que quiero traer a colación es el de este individuo llamado Jack Van Meerbeeck. Este golfista, de 58 años según Golf Digest, ha alcanzado un respetable -para las circunstancias- handicap 17  y se dice que incluso firmó en una ocasión un resultado de 80 golpes 😯 Quizás pareceré un poco exagerado, pero no hay mejor manera de entender de lo que hablo que viendo este vídeo:

El segundo caso es algo más “suave”. Se trata del profesional del Challenge tour Jeff Karlsson, que como se puede observar en la filmación tiene una colocación algo curiosa. Lo que sucede a continuación parece que va a acabar en desastre porque en el top del backswing tiene todos los números para bajar claramente de fuera a dentro…..pero en el último momento desgira las caderas, mete el codo derecho por debajo del brazo izquierdo……y la pega de lujo. A estos niveles no se llega por casualidad 😉 :

Para acabar, un caso muy singular. Se trata de un jugador del Web.com Tour llamado Josh Broadaway. El amigo Josh participó el mes pasado en el Wyndham Championship del PGA Tour, donde dejó a todo el mundo impresionado porque……..juega a manos cambiadas 😯 Pues sí, este señor juega en el circuito más importante del mundo con un grip en el que la mano derecha está por encima de la izquierda 😯 Un par de vídeos para que nosotros también podamos asombrarnos:

Como siempre, recordar que si le pagas bien a la bola no te debería importar que tu swing sea feo. Al final, lo que cuenta es cuantas haces y no como lo haces 😉

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.