Cambio de peso (III)

Ya hace más de dos años que escribí la última de las dos entradas ( y )del blog sobre si los jugadores profesionales cambian de peso o no. Gracias a un interesante material que he recopilado hoy, voy a poder escribir una tercera parte sobre un aspecto del swing que es necesario dominar si queremos pegarle “sólido” a la bola.

La conclusión a la que hay que llegar en este tema es que no, la gran mayoría de profesionales no cambian el peso. Es posible que hayamos escuchado a muchos de ellos decir lo contrario, pero la razón es que no saben distinguir dos conceptos tan diferentes como “peso” y “presión”. Veamos como podemos definirlos.

  • Cambiamos el peso cuando desplazamos nuestro centro de gravedad hacia el pie trasero, algo que a simple vista está claro que no hacen los mejores jugadores. Sí, también es posible que hayamos visto a algunos profesores obligando a sus alumnos a adoptar la postura de la siguiente foto (vía Bodytrak Sports), lo que seguramente  haya arruinado su swing para el resto de sus días.

Una de las pocas veces que he dado un consejo de swing a un desconocido fue cuando vi a un alumno tomar una clase en la que se le pedía que hiciera esto mismo. El recital de rabazos fue escandaloso, y continuó cuando el profesor se marchó. Llegó un momento en que me supo tan mal ver sufrir a aquél hombre (para más datos era ya mayor, con lo que su habilidad para volver desde esa posición hasta el impacto era nula) que me atreví a sugerirle que se quedara algo más estático en el centro en vez de desplazarse tanto. Para su satisfacción y la mía, el jugador empezó a empalar bola tras bola con una facilidad pasmosa, demostrando que lo que necesitaba no era cambio de peso sino cambio de presión.

  • Como acabo de comentar, lo que se necesita en el backswing es un cambio de presión del pie delantero al trasero, sin que ello signifique un cambio de peso. La realidad es que el pie trasero lo que hace es “resistir”, empujar hacia el suelo cuando subimos el palo, dejando el peso mucho más centrado que cuando desplazamos el cuerpo. Esta es la imagen:

Un ejemplo entre los dos conceptos no lo proporciona Andrew Rice. En este vídeo podemos ver como Rice está encima de una alfombrilla de Swing Catalyst, con (ambos) el peso y la presión en su pie izquierdo. No obstante ello, en un momento dado el amigo Andrew es capaz de conseguir que la presión que refleja el Swing Catalyst pase a su pie trasero en un 88% a pesar de parecer estar con el peso totalmente en el delantero. Por lo tanto, peso y presión no son lo mismo. Esta es la razón de que, como ya escribí en 2012, este mismo profesor hablara en esta entrada del blog de la “regla de los 84 grados” como requisito quasi-necesario para pegarle consistentemente a la bola. ¿Es fácil entender esto? No. ¿Practicarlo?. Todavía más complicado……pero si no empezamos a saber la diferencia entre una cosa y otra nunca podremos progresar 😉

Share

4 opiniones en “Cambio de peso (III)”

  1. En el swing de golf existen dos partes del cuerpo que son especialmente importantes porque son las únicas que tienen conexión a algo. Las manos tienen contacto con el palo y por ende con la bola y los pies porque tienen contacto directo con el suelo y las fuerzas que desde el se relacionan con nuestro cuerpo.
    Si se considera que la columna vertebral es el eje del giro, en posición vertical los hombros girarán horizontalmente pero cuando la columna se encuentre inclinada sobre la bola los hombros deberán moverse en un plano inclinado porque de hacerlo horizontalmente obligará a trasladar la columna en el giro produciendo este cambio de peso mencionado.
    Al igual que los hombros las caderas también deberán realizar un movimiento en un plano inclinado de tal manera que el centro de masa del cuerpo (peso) no se traslade al exterior del pie derecho. Imagínese preparado para una salida de una carrera de 100 metros con el centro de masa en el exterior del pie atrasado. Imposible verdad?
    Todo esto viene para poder comentar que me parece bien el contenido del artículo pero que con el jugador amateur que tiene sus limitaciones físicas las caderas y hombros intentarán siempre buscar el camino que menor torsión del tronco ofrezca y esa es la horizontal corriendo el riesgo de entrar en un pivote inverso ( girar en el backswing con la presión y el peso en el pie izquierdo debido a un giro de hombros y pelvis horizontal y hacia adelante que es tan perjudicial como el desplazamiento.
    Mi consejo es intentarlo retrasando el pie derecho con cierta presión desde la rodilla hacia el pie izquierdo mientras que los hombros se mantengan orientados hacia el objetivo. Esta posición le recordará a estar preparado para salir corriendo permitirá empezar a sentir como funcionan los pesos y las presiones durante el swing.
    Muchos birdies.

    1. Efectivamente, Marcos, tenía pensado escribir una entrada del blog más sobre este tema precisamente a cuenta de las caderas y la posibilidad del pivote inverso. Gracias, como siempre, por tu explicación 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.