¿Cambio de peso? (II)

Bueno, por fin tengo un poco de tiempo para escribir la segunda parte sobre el cambio de peso en el swing. En el primer artículo sobre este particular, comentaba que el swing moderno de golf ha ido siendo cada vez más estático para evitar en lo posible los errores típicos a la hora de coordinar un movimiento con demasiados “engranajes”. Un ejemplo es este vídeo, que ya usé en un artículo de técnica, y que nos muestra a grandes rasgos las diferencias entre un swing de la antigua escuela (Vijay Singh) y otro de la nueva escuela (Tiger Woods).

Efectivamente, se puede ver como el centro de gravedad de Singh (las caderas, la auténtica “bisagra” del cuerpo) viaja mucha más distancia que el de Woods. Yo no tengo dudas de que el ritmo necesario para coordinar todas las partes del cuerpo en mucho más necesario en el caso del fiyiano que en el del californiano, aunque ello no significa necesariamente que un swing sea mejor que el otro en todos los casos. En esto del golf, cada uno es un mundo.

Volviendo al caso del Swing Catalyst y su “Balance Plate”, vamos a poner un ejemplo de lo que yo creo que empieza a ser el tipo de swing mayoritario entre los mejores profesionales. El “conejillo de indias” es Kevin Streelman, ganador el año pasado en el PGA Tour. Veamos el vídeo.

Como hemos podido comprobar, en el tope del backswing, Streelman tenía el 55% del peso apoyado en el pie trasero, pasando acto seguido al 91% en el delantero en el momento del impacto. Lo que parece decirnos el porcentaje del backswing es que el jugador intenta por todos los medios quedarse en el sitio cuando sube el palo. Así, evita en lo posible fallos de coordinación y también le facilita sobremanera un “cambio de peso” que solo le supone un ligero esfuerzo.  Pero hay más. Más allá de lo que nos dicen las cifras puras, si trazamos una línea en el centro del stance de Streelman durante el backswing, veremos que, a pesar de que teóricamente está un poco más apoyado en el pie trasero que en el delantero, la realidad es que parece que la mayor parte de su cuerpo se encuentra en el lado del objetivo 😯

Clicar para agrandar

Streelman

Que quede claro que yo no postulo que no se deba cambiar el peso, solo que mis observaciones en el campo de prácticas me llevan a pensar que hay profesores que exigen en ocasiones un traslado de pesos que hace imposible que una persona no especialmente dotada por la naturaleza para el golf (es decir, la mayoría de nosotros, los aficionados) pueda “volver” con el cuerpo al momento del impacto con el peso mayoritariamente en el pie más adelantado.

¿Nos engañan nuestras sensaciones? ¿Es el cambio de peso de los mejores pros solo una forma de “resistir” el movimiento lateral) Es posible que sí. Sentir un poco el peso en el pie trasero durante el backswing puede que no necesariamente implique que debamos cambiar intencionadamente nuestro peso a ese lugar. Es muy posible que el solo hecho de girar los hombros, aunque intentemos no movernos del sitio, implique que el swing Catalyst nos diga que estamos un poco en el pie trasero. Evidentemente, esto es solo una parte de la ecuación. Un plano de swing incorrecto nos puede llevar a ser incapaces de quedarnos estáticos en el backswing porque los brazos “arrastren” al cuerpo. De otra manera, también podemos caer en el error del “pivote inverso” por querer quedarnos demasiado centrados. Como siempre, esto del golf es demasiado complicado como para encontrar soluciones absolutas 🙁

Lo siento, pero no todos podemos ser Adam Scott. Veo mil veces su elegante swing y me parece que sí cambia el peso…pero no se mueve del sitio 😯 Misterios de este deporte 😉

Share

4 opiniones en “¿Cambio de peso? (II)”

  1. La cuestión es evitar el swing de dos ejes. La tendencia actual no se basa en los pesos, se basa en el eje de la columna. Si para ello hay que dejar mas peso en el lado izquierdo tal y como promulga S&T o como yo sostengo que la subida no tiene por que ser tan amplia y alejada del cuerpo para conseguir un mayor arco.
    Lo importante es la altura a la que logremos colocar las manos y el palo en el backswing. La amplitud genera desplazamiento a un segundo eje ( estamos cambiando la aguja del compas de sitio y el lápiz no puede dibujar una circunferencia)
    Como volver al eje inicial? desplazamiento otra vez. y ahí es cuando vienen los problemas de pesos, las caderas se activan y el cuerpo se queda atrás con peso en la derecha. Dependiendo como hayamos iniciado la bajada con empuje de caderas, gancho y si ha sido con desgiro de caderas push out.
    Todo esto son reacciones generacionales de la técnica. Tuvimos la era de Ben Hogan el cual a mi juicio personal pasó por todo tipo de swings, los probó y experimento todos en la búsqueda de la bola potente que no produjese un draw.

    Después vino la era de Nicklaus, verticalidad a través de un sólo eje, potencia a través del fade.

    El llamado swing moderno fue un intento de relanzar uno de los swings de Ben Hogan a través del factor X y el brazo izquierdo pegado al pecho y desgiro a través de las caderas. Tiger.

    El swing de dos ejes y hombros en horizontal ha logrado rendimientos en los primeros meses de la enseñanza, más adelante ha sido un desastre para los jugadores.

    TPI pretende generar swings a través de la preparación física, músculos grandes etc. pero si la única parte del cuerpo que tiene contacto con el palo son las manos.

    Stack and Tilt es de la primera generación de swings que vienen determinados por la informática y basados en la experiencia de los jugadores anteriores en la búsqueda de un solo eje.

    Pero lo más lamentable para mí es que el golf esta perdiendo su esencia, vale que es importante pegarle fuerte pero es que el golf es algo más.

    Para pegarle fuerte ya están los concursos de drive y el problema de todo esto es que en el fondo NO EXISTE NINGUN SECRETO. NO EXISTE EL SWING PERFECTO. NO HAY POCIONES MAGICAS.
    Dentro de un tiempo veremos como la gente abandonara Stack & Tilt porque habrá salido algo por otro lado que no será más que la re-adaptación de técnicas anteriores.
    Son modas y repito no existen las pociones mágicas.
    Disculpadme si me he alejado un poquito del tema en cuestión.

    1. A mí ya me gusta que te alejes del tema en cuestión, Marcos. A ver si en Ten Golf se van a enfadar porque haces esta especie de mini-blog en las entradas de técnica jajaja 😉 Un saludo

  2. Buenas….
    Bajo mi punto de vista, en el video si que hay una translación del peso al pie derecho, de hecho se ve que esta al 90 y pico por cierto pero sólo durante un momento que es el momento de lanzar el down y donde consigue la potencia de desgiro de las caderas, mediante un punto de apoyo.
    Y desviando un poco del tema, desde mi humilde opinión, el problema de los amateurs y la mayoría de sus profesores, es que queremos hacer swings de profesionales cuando no tenemos las capacidades físicas para ello. Ni flexibilidad ni potencia de los músculos necesarios.
    El problema de esto, es que vamos interiorizando conceptos que para nosotros son erróneos y que posteriormente son muy difíciles de quitar.
    Para mi el mayor problema de los amateurs es la estabilidad, la cual cuando queremos hacer distancia la perdemos inevitablemente y que gracias a la habilidad inconsciente del cuerpo humano, este a veces recupere para dar un buen golpe.
    Muchas veces nuestros pensamiento se centran en la técnica, obligando a nuestro cuerpo a realizar movimientos que no puede realizar por sus cualidades, haciendo que el resultado sea nefasto. Sin embargo cuando nuestro pensamiento no se centra en la técnica, si no en el resultado, nuestro cuerpo realiza el movimiento que él puede realizar para conseguirlo, pero que en ningún momento será técnicamente perfecto.
    Con esto no quiero decir que la técnica no sea importante, que si lo es, pero para mi creo que lo más importante es interiorizar los conceptos que hacen conseguir un buen golpeo a la bola, para que nuestro cuerpo nos muestre como tenemos movernos, acorde con nuestras capacidades físicas y obtener nuestro mejores resultados posibles, cosa que sólo se consigue cuando estamos convencidos que estamos haciendo las cosas bien, aunque realmente no las hagamos técnicamente perfectas, creo que de esto hay ejemplos tanto a nivel profesional como a nivel amateur.
    Para mi lo mas difícil del golf es entrenar a nuestro cerebro, el cual es el responsable de todo, dicho esto, al mío lo tengo castigado, porque no consigo hacer un swing como el de Adam Scott, Oosthuizen o Schwartzel por poner algún ejemplo 😉

    1. Efectivamente, ya nos gustaría a cualquiera de nosotros hacer el swing la mitad de bien que Adam Scott :mrgreen: De todas maneras, para la mayoría de los jugadores, la técnica correcta es una especie de guía que puede ser útil a la hora de trabajar en el campo de prácticas. No obstante, lo que dicen los que entienden de esto es que, al jugar, no deberíamos pensar en el swing sino intentar dejar fluir lo que hemos interiorizado y mecanizado al practicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.