Un “apretón”

Hace cuatro años y medio, escribí un artículo sobre la penalización que le cayó a mi “amiga” Belén Mozo por equivocarse a la hora de usar un bugie en el CME Group Titleholders de la LPGA. El caso, como expliqué en su momento, tenía que ver con la igualdad de oportunidades que las reglas de golf tratan de imponer a todos los participantes en un torneo, evitando que unos se cansen menos que otros y así puedan obtener ventaja en su juego. La cuestión es que el lunes pasado se produjo un incidente de reglas muy parecido al de Mozo pero con la presencia de unas circunstancias muy curiosas.

Estos días se celebra en los EEUU la final de la NCAA -deporte universitario- de golf femenino. La Universidad de Northwestern tenía en uno de los grupos a la jugadoras Sarah Cho, mientras que junto a ella se encontraba jugando Kelly Nielsen, de la Universidad Estatal de Kent. Esta última tuvo un “mal momento” en el green del hoyo 13, por lo que un miembro de su centro educativo la subió en un buggie y la llevó hasta el WC más cercano. Al llegar al hoyo 18 (habían salido por el 10), esta vez fue Cho la que sintió la “llamada de la naturaleza”, por lo que ni corta ni perezosa se puso ella misma al volante de un buggie y se dirigió rauda y veloz al “excusado” más cercano. Una vez más relajada, se dirigió con el vehículo al tee del hoyo 1, donde la esperaban para jugar.

La ínclita Cho

El problema es que en esta competición también estaba en vigor la condición de la competición que prohíbe explícitamente hacer uso de cualquier medio de transporte diferente al afamado “coche de San Fernando”, que aconseja muy sabiamente ir un rato a pie, y otro andando 🙂 Sí, incluso para ir al lavabo, que también se gastan unas buenas energías corriendo con urgencia hacia allí. El resultado fueron dos golpes de penalidad a cada una, castigo que Cho asumió con elegancia al reconocer que el error había sido solo suyo. Qué importante es, sobre todo a estas edades, enseñarles a leer las normas que rigen su deporte para no pasar la vergüenza de verlos en los circuitos profesionales cometiendo equivocaciones de principiante. Seguramente a estas dos chicas ya no se les olvidará nunca esta parte de las reglas de golf 😉

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.