Sergio y la pinaza

Como suele ser habitual en los últimos “grandes” tanto masculinos como femeninos, en el Masters de Augusta también hubo tiempo para un incidente de reglas que podría haber cambiado el nombre del ganador. El protagonista es Sergio García, que en el hoyo 13 conectó un mal drive que envió su bola al bosque de la izquierda del mismo. Aunque en primera instancia tuvo la suerte de que esta no acabó en el obstáculo de agua adyacente, el azar quiso que no acabara reposando en la pinaza si no en una zona de arbustos desde la que el jugador español solo pudo salir considerando su bola como injugable.

Esta es, más o menos, la zona en la que acabó

Tras medir los correspondientes dos palos de distancia, García dropó su bola en una zona cubierta de agujas de pino. En una acción que se podría calificar de no muy inteligente acertada, el castellonense empezó a mover algunas de ellas alrededor de su bola en un intento de poder impactarla limpiamente. Y sucedió esto:

Algunos usuarios de Twitter, como el profesional Bob Estes, notaron algo raro y lo comentaron, lo que propició opiniones encontradas. En cualquier caso, el comité del Masters (el mismo que permitió este dropaje sin penalidad de Ernie Els en el mismo hoyo, y no descalificó a Tiger Woods en 2013) revisó la grabación y determinó que la bola no había cambiado de posición. ¿Se movió?¿No se movió? A mí me parece que sí, aunque de manera imperceptible para quien estuviera allí presente. Al final, cada uno tendrá su opinión, pero de lo que no me cabe ninguna duda es de que la situación se podría haber evitado teniendo un poco más de cuidado. Dados los antecedentes de los últimos meses, es lo menos que se podía hacer 😉

Share

4 opiniones en “Sergio y la pinaza”

    1. Oficialmente, no fue él. Luego está lo que cada uno de nosotros lleguemos a pensar, pero eso ya no cuenta para el resultado jajaja

      1. A mí me da la impresión de que lo que se mueve es una aguja de pino, que sube un poco respecto a la bola, pero que ésta no se mueve. De todos modos, acción arriesgada la de andar quitando agujas ahí, que pueden provocar que la bola se mueva conllevando la consiguiente penalización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.