Monty y Valderrama 2002

La noche del domingo, muchos pudimos ver como Bernhard Langer y Mark Wiebe disputaban casi en la más absoluta oscuridad un increíble playoff por el título del Senior Open Championship. Afortunadamente, la razón se impuso y se decidió determinar el ganador a la mañana siguiente. Para los que seguimos el golf desde hace unos años, la estampa no pudo menos que recordarnos al Volvo Masters que se celebró en Valderrama en el año 2002. Curiosamente, en aquella ocasión el playoff también tuvo como protagonista al jugador alemán, quien tras dos hoyos de muerte súbita y viendo que el sol había desaparecido irremediablemente del firmamento, pactó con Colin Montgomerie repartirse el triunfo y el cuantioso premio para el ganador.

Esto fue lo acontecido en Royal Birkdale el domingo

OpenChamp13

Y así resolvieron el problema en 2002

Más allá de que uno pueda pensar que Langer duerme dentro de una botella de formol (tras 11 años, está igual físicamente), lo realmente anecdótico del Volvo Masters fue precisamente el hecho de que ambos golfistas se repartieran el premio. La gran noticia del torneo para los aficionados fue algo que sucedió en el hoyo 10 de la última ronda jugada por el bueno de Monty. Al ir a patear, al jugador escocés se le “escapó” ligeramente el putter y golpeó su bola, moviéndola. Este hecho, que no pasó desapercibido ni para el público ni para el árbitro que seguía la partida, le tendría que haber costado la correspondiente penalidad……..si no hubiera sido porque salió indemne de la situación 😯

De todos es conocido el mal carácter de Montgomerie. Ese día, haciendo gala de sus peores modales (se dice que gritó y propinó varios manotazos a las paredes a la mesa de la caseta de entrega de resultados) negó categóricamente lo que todos habían presenciado y no quiso admitir que había movido su bola en juego. Tras la correspondiente discusión con John Paramor, árbitro principal del torneo, se decidió que no había pruebas concluyentes de la infracción y que “Monty” tenía derecho a jugar el desempate ante el bueno de Bernhard. El resto de la historia, ya la conocéis. De lo que no cabe duda es de que todos vieron la infracción de las reglas (conozco personalmente a una persona que seguía esa partida) y de que ese día sucedieron dos cosas:

1.- Se escribió una página negra en la historia de las reglas de golf. Más si tenemos en cuenta que, años más tarde, Montgomerie volvió a demostrar su recién ganada fama de mentiroso al hacer otra de las suyas en Indonesia……de la que volvió a salir indemne 😯 Ya lo trataré en una próxima entrada del blog.

2.- Es el único (e incomprensible para mí) “borrón” que conozco en el “expediente” de John Paramor. Tanto antes como después, sus decisiones me han parecido muy correctas. La única explicación lógica sería que el jugador escocés tenía mucha influencia en el European Tour. No encuentro otra 🙁

Share

2 opiniones en “Monty y Valderrama 2002”

  1. Siento escribir tan tarde, pero se me había pasado por completo esta entrada.
    Yo estuve allí (colaboraba en varias webs de golf y un periódico local y estaba acreditado como prensa) y puedo afirmar que la bola se movió, que todos nos dimos cuenta menos Monty y que la falta de luz hizo imposible acabar el play off.

    Lo que sí tengo que negar rotundamente es que sucediese eso que cuentas en la entrega de tarjetas. En ese momento me encontraba con Maria Acacia justo delante de la puerta y lo que sucedió fue que comenzó a vociferar y negar que hubiese pasado algo raro en el green del 10. Algún manotazo en la mesa sí hubo y sobre todo el problema era que se negaba a ir al camión de realización del ET para revisar las imágenes. Después de varios minutos lo convencieron y fue con Paramor a verlas. Lo que nos contaron después los que allí estuvieron fue que aún viendo las evidencias se negaba a admitirlo, por lo que basándose en las reglas, dieron por válida la palabra del jugador y se salió a play off.

    Como anécdota os contaré que estaba tan oscuro en el momento de la entrega del trofeo, que las primeras fotos que hicimos estaban prácticamente “quemadas” por la cantidad de flashes. Tuvimos que ponernos de acuerdo para desconectar la mitad de ellos, por eso dura tanto la sesión de fotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.