Lexi Thompson, la “víctima”

Como muchos sabrán, Lexi Thompson fue objeto de controversia durante la última jornada del ANA Inspiration, primer “grande” femenino de la temporada. La polémica se generó porque un atento espectador se dirigió el domingo a los árbitros de la LPGA y les indicó que la jugadora estadounidense Lexi Thompson no había repuesto correctamente la bola en el green del hoyo 17 en la jornada sabatina. Vayamos por partes.

Que la penalización estaba bien impuesta es algo que salta a la vista. Llevo más de 20 años jugando al golf, he hecho de caddie en eventos del Challenge Tour, Peugeot Tour o en el Campeonato de España de Profesionales, y tengo muy claro por qué un/a jugador/a marca, levanta y “repone” una bola en el green. Veamos las imágenes.

Lexi está a punto de embocar un putt corto, pero detiene su movimiento cuando se da cuenta de que hay algo que no le gusta delante de su bola. Por ello, la marca, la levanta solo un poco….y ni la limpia, ni alinea la marca con el agujero. Entonces, ¿para qué lo hace? Queda bastante claro en la repetición con zoom que es para desplazar la bola unos centímetros para evitar la marca de clavo o similar.

La regla lo deja claro:

A partir de aquí, para mí está claro que la infracción es intencionada porque no se entiende que algo tan básico como esto no lo sepa una profesional. Una infracción inconsciente es lo que le sucedió a Brian Davis en 2010 cuando movió un impedimento suelto en un obstáculo de agua durante un playoff en el RBC Heritage. ¿Dijo que no se había dado cuenta en el momento en el que le “pillaron”? No, vio algo extraño en su golpe e inmediatamente llamó al árbitro. La penalidad le costó el torneo pero fue honesto y dio un ejemplo extraordinariamente positivo sobre nuestro deporte. Lo lamentable en el caso de Lexi es que ella, ni fue honesta, ni llamó a un árbitro; se quedó callada y luego jugó el papel de víctima. No tuvo la valentía de dar la cara y reconocer que el error fue únicamente suyo y que las reglas lo único que pretenden es que todos los jugadores tengan las mismas oportunidades de ganar.

La reacción de algunos profesionales y periodistas ante este caso es sonrojante. Demuestran que la integridad del juego se las trae al pairo y que lo importante para ellos es matar al mensajero. Habló a favor de Thompson Tiger Woods, que ha demostrado muchas veces su nulo respeto por las reglas (Abu Dhabi, Augusta National, BMW, The Players, etc.). Habló también Phil Mickelson, que es un gran ejemplo para todos utilizando información privilegiada para enriquecerse personalmente y así poder pagar sus importantes deudas de juego. Incluso he tenido que leer que Lexi Thompson “engrandece” al golf, cuando su actitud y la de todos los que piden un cambio para que esto no vuelva a suceder solo nos acerca al patético comportamiento de la inmensa mayoría de jugadores de fútbol, tirándose a propósito sin que tan siquiera les toquen para engañar al árbitro y que pite penalty, sin temer repercusiones posteriores cuando el vídeo demuestre que todo fue una gran mentira.

Estas lágrimas no son motivo suficiente para cambiar las reglas de golf

El golf es un deporte que juegan decenas de jugadores en decenas de hectáreas. Es imposible que los pocos árbitros que se encuentran en el campo puedan detectar las trampas de los participantes si ellos mismos o el público no las denuncian. ¿Es una faena imponer 4 golpes de penalidad en la ronda final de un “grande? Sí, pero la integridad del juego es mucho más importante que las lágrimas de alguien que lo que debería haber hecho es –como muy bien señala Lee Westwood– algo tan sencillo como seguir las reglas de golf que conoce y reponer en el mismo lugar donde estaba la bola. Impedir su sanción antes de que se cierre la competición es un despropósito, y el camino que tantos piden que se siga nos acerca al final del golf como un ejemplo de deporte de caballeros. Recordemos que Elliot Saltman, Simon Dyson o Chella Choi fueron penalizados e incluso sancionados varios meses sin jugar por lo mismo que hizo Lexi. ¿Que igual debería haber un árbitro pegado todo el tiempo a la pantalla de TV para evitar situaciones como las vividas? Igual sí, pero eso no tiene nada que ver con las reglas sino con los recursos que se quieran dedicar a este menester.

Estoy seguro que el debate seguirá hasta 2019, cuando las reglas permitan al comité justificar la cada vez más patente “ignorancia” de las reglas que muchos de los profesionales de este deporte demuestran. A partir de esa fecha, el golf pasará a ser un deporte más en el que la igualdad de oportunidades no importa.

PD: Desde aquí, mi agradecimiento a pros como Antonio Hortal o Ivó Giner, que han tenido la valentía de decir sin ambages que lo de Lexi es hacer trampas.

Share

2 opiniones en “Lexi Thompson, la “víctima””

  1. Comparto tu opinión,debería haberse autodescalificado,esa infracción es típica de quién no respeta las reglas del golf,no es un error,es constumbre de no respetar el reglamento,es grave

    1. Eso pienso yo, pero estoy en franca minoría en los tiempos que corren, los del “pobrecita” y justificaciones similares varias 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.