La penalidad de Rickie Fowler en el hoyo 18

Ayer, en el hoyo 18, se produjo una de esas situaciones relacionadas con las reglas de golf en la que la honestidad del jugador juega un papel importantísimo. Rickie Fowler se disponía a patear su bola cuando, al realizar el backswing, le pareció que su bola se había movido. Llamó al árbitro, David Price, y habló con él de la situación.

La regla 18-2b dice :

Bola Movida Después de Preparar el Golpe:
Si la bola en juego de un jugador se mueve después de que ha preparado el golpe (por otra causa que no sea como resultado de un golpe), se considera que el jugador ha movido la bola e incurre en la Penalidad de un golpe.

Como dice la definición, como Fowler había apoyado el palo inmediatamente detrás de la bola, ya había preparado el golpe :

Un jugador ha “preparado el golpe” cuando ha apoyado su palo en el suelo inmediatamente delante o inmediatamente detrás de la bola, se haya colocado o no.

Así pues, la única posibilidad de que Fowler se librar de la penalidad era aplicando la excepción de la regla 18-2b, que dice :

Excepción: Si se sabe o es prácticamente seguro que el jugador no causó que su bola se moviera, la Regla 18-2b no se aplica.

En este caso, existía la posibilidad de que el viento, presente durante toda la tarde en Kiawah Island, hubiera sido el causante de que la bola se moviera. Cuando el árbitro le preguntó a Fowler si estaba seguro que había sido el viento el que había movido su bola, Fowler, honestamente, le dijo que no tenía la seguridad de que el viento hubiera sido el culpable. Rickie Fowler podría haber sido “pillo” y haber dicho que sí, que había sido el viento, pero eligió ser honesto y se tuvo que apuntar un golpe de penalización que convirtió su ronda de 73 golpes en una de 74 y le envió desde la 66ª posición hasta la 88ª.

El golf es el único deporte en el que la mayoría de las veces es el jugador el que hace de árbitro. Por ello, es tan importante el apartado de las reglas que hace referencia al “espíritu del juego”:

“El golf se juega, la mayor parte de las veces, sin la supervisión de un árbitro o de un juez. El golf se basa en la integridad del individuo para mostrar respeto a los demás jugadores y en respetar las Reglas. Todos los jugadores deberían comportarse disciplinadamente, demostrando cortesía y deportividad en todo momento, independientemente de lo competitivos que puedan ser. Este es el espíritu del juego del golf.

Ayer, Rickie Fowler demostró ser un jugador íntegro, que ama el golf. Independientemente de si acaba ganando el torneo o no, Fowler consiguió ayer algo mucho más importante; ganarse el respeto de los verdaderos aficionados al golf.

Aquí tenéis la transcripción de la entrevista a Fowler sobre el particular (en inglés) Para salir de dudas sobre situaciones relacionadas con las reglas de golf, existen foros dedicados a intentar solucionar el problema. Uno de ellos es este; SoloReglasGolf

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.