El dropaje chino de Poulter

Hoy, en el Volvo China Open, hemos tenido la oportunidad de presenciar uno de esas situaciones de reglas que nos dejan un cierto regusto amargo. El protagonista ha sido el héroe de la Ryder Cup Ian Poulter, que en el hoyo 13 (par 5) ha enviado su bola directamente a un denso bosque. Al ver que esta se encontraba injugable, el golfista inglés ha optado por aplicar la regla que regula estas situaciones (La 28, bola injugable) para aliviarse en lo posible de tan complicada situación.

Así, Poulter ha medido dos palos desde donde se encontraba su bola, sin acercarse al agujero, de tal manera que ha tenido la suerte de que ésta acabara reposando fuera del arbóreo entorno en que se hallaba sumida. No obstante, existía un segundo problema ya que la casualidad quiso que, tras droparla, la bola quedara en juego……en medio de un camino de buggies pavimentado.

Aquí tenemos a “Poults”, pensando cual va a ser su siguiente paso

PoulterChina1

La solución era sencilla; se trataba de aplicar la regla 24-2, que nos habla de como aliviarnos sin penalidad de obstrucciones inamovibles como la descrita. El método no es excesivamente complicado; se busca el Punto Más Cercano de Alivio (PMCA) y, desde allí, se dropa la bola a la distancia de un palo sin acercarse al agujero. No obstante, el bueno de Ian ha cometido un error infantil. En lugar de medir un solo palo desde el PMCA, seguramente influido por los dos palos de la bola injugable, ha acabado por hacerlo de la misma manera que en la regla 28.

Poulter, midiendo el segundo palo. Pinta mal la cosa 🙁

PoulterChina2

Efectivamente, el jugador inglés ha dropado la bola en el mencionado espacio de los dos palos, y la ha jugado

Poulter4

La consecuencia es la que nos podemos imaginar. Poulter ha sido penalizado con dos golpes por jugar desde lugar equivocado (Regla 20-7) y ha acabado firmando un doloroso triple bogey. Lejos de echar la culpa a las reglas, el jugador inglés ha asumido caballerosamente su error y ha dado una muestra de su sentido del humor al convocar entre sus seguidores de Twitter un curioso concurso que consistía en crear una imagen lo más divertida posible de la situación. El premio, una foto dedicada de la Ryder Cup y diversos objetos de la marca de ropa de Poulter (IJPDesign). Estos son algunos de los resultados 🙂

 

En fin, que las penalizaciones, con una sonrisa, son más llevaderas 🙂

Share

2 opiniones en “El dropaje chino de Poulter”

    1. Estaba con él pero parece que tampoco se percató del error 🙁 Como ha dicho el propio Poulter, hay que desempolvar el libro de reglas y darle un repaso!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.