Dos de reglas

Hoy toca entrada del blog sobre reglas, y eso hay que celebrarlo a lo grande. Por ello, expondré un par de casos sucedidos esta semana para que aprendamos un poco de ellos 🙂

El primer protagonista resulta ser Tyrrell Hatton, que ya se puede vanagloriar de ser la primera víctima de la nueva regla local que “despenalizaba” los movimientos accidentales de la bola en el green y que está en vigor en el WGC-Match Play. Cuando en el green del primer hoyo de desempate ante Rafael Cabrera-Bello y Charles Howell III se movió su bola al colocar su putter detrás de ella, habló brevemente con el español y la jugó desde donde estaba. Por lo sucedido, entiendo que el amigo Tyrrell, o no sabía de esta regla local, o no se la leyó bien, o se dejó aconsejar mal, porque al momento le cayó una penalidad de dos golpes (El desempate se jugó por golpes al ser tres los implicados) que convirtió su par en doble bogey y le impidió pasar a los dieciseisavos de final. Efectivamente, la regla local dice que si es el jugador el que accidentalmente mueve su bola en el green, esta se repone, cosa que no hizo. Solo se juega desde su nueva posición si -por ejemplo- es el viento el que la desplaza. Así, jugó desde lugar equivocado. Yo casi opto por pensar que fue Cabrera-Bello el que le indujo a error porque en este vídeo de 2012 ya se le puede ver junto a Pablo Martín demostrando que no tienen ni pajolera idea de las normas que rigen el deporte con el que se ganan la vida 😳

El segundo caso se ha podido ver en el Puerto Rico Open, evento opuesto el WGC. El profesional estadounidense DA Points no estaba teniendo una buena ronda final, en la que además partía como líder. Desesperado, recabó el auxilio de su caddie para saber si estaba moviendo la cabeza durante el swing. Para ello, este le colocó dos varillas en cada lado de la misma para que “cogiera sensaciones”. Esta fue la estampa en pleno campo, también para los telespectadores (vía Kip Henley):

Por mucho que nos pueda parecer irregular, esta práctica es perfectamente legal. La regla 14-3, que es la que regula los dispositivos artificiales, los equipos insólitos y el uso anormal del equipo, dice literalmente en su 2ª excepción:

“Un jugador no infringe esta Regla si usa el equipo en la forma tradicionalmente aceptada”

Por lo tanto, hacer esto es tan correcto como poner un guante en la axila para practicar el swing (no para ejecutar el golpe) ya que se está usando el equipo de manera tradicional. Diferente sería si usara un artilugio diseñado específicamente para entrenar. Como curiosidad, decir que le ha ido bien porque ha acabado ganando el torneo. Cosas de las reglas de golf 😉

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.