Barra libre en el green

Así, por sorpresa, la USGA y el R&A se han sacado de la manga un cambio en las reglas de golf que a buen seguro va a alegrar la vida a más de uno. Se podría hasta decir que se trata de un regalo de navidades para los más patosos en el tema de reglas, entre los que podemos incluir a algunos (no todos, por supuesto, que los que entienden no dan lugar a titulares) jugadores profesionales que han demostrado en repetidas ocasiones que no están muy duchos en la materia.

Como muchos saben, las reglas de golf tienen un calendario preestablecido a la hora de introducir modificaciones. Así, las decisiones se suelen cambiar cada dos años mientras las reglas lo son cada cuatro. Como la última modificación sustancial se produjo el pasado 1 de enero de 2016, los “Governing Bodies” se han visto en la obligación de introducir la modificación de la regla 18-2 en forma de regla local, por lo que hay que entender que lo que hoy voy a escribir aquí solo vale si el comité de la prueba lo implementa antes del torneo a partir del 1 de enero de 2017. Con casi total seguridad, acabará cambiándose en la regla, pero para eso habrá que esperar un poco 😉

Durante el pasado US Open, dio mucho que hablar la penalidad impuesta a Dustin Johnson por haberse movido su bola en el green, algo de lo que hablé en esta entrada del blog. Como es un hecho que se ha repetido durante los últimos años, la USGA y el R&A ya llevaban un tiempo discutiendo sobre como solucionarlo. Seguramente, el “caso Dustin” ayudó a darle el último empujoncito, pero tengan por seguro que sin él también hubiera acabado viendo la luz. ¿En qué consiste? Muy fácil; a partir del 1 de enero, cualquier movimiento de la bola que tenga como origen la “accidentalidad” del origen. Me explico. Solo se “salvará” aquel (jugador, compañero, caddie o equipo) que mueva ACCIDENTALMENTE la bola o la marca EN EL GREEN. Pongamos algunos ejemplos:

• Jugador que marca la bola en green y, al levantarla, se le cae accidentalmente y esta mueve el marcador. Anteriormente era un golpe de penalidad (regla 20-1). A partir de enero no lo será si está implementada la regla local. Tampoco habrá penalidad si es al revés, cuando se cae el marcador y mueve la bola (caso Ian Poulter, o más recientemente Brandt Snedeker).

• Jugador que se coloca para patear y toca la bola accidentalmente, moviéndola. A partir de enero no tendrá penalidad si está implementada la regla local. Es el “caso Dufner”, del que precisamente hablé el mes pasado.

Tranquilo, Dustin, que casi seguro que no te volverá a pasar 😉

• Jugador que anda despistado por el green y le da una patada accidentalmente a su bola, moviéndola. A partir de enero no tendrá penalidad si está implementada la regla local.

En fin, cualquiera que sea la causa por la que accidentalmente el jugador mueva la bola en el green, no tendrá penalidad. Lo que sí que habrá que hacer es reponerla en su lugar original, a diferencia de cuando sea movida por el viento o la gravedad, que se tendrá que jugar desde donde acabe reposando. ¿Casos no incluidos en este cambio? Cuando el jugador mueve intencionadamente la bola en el green, cuando la levanta sin marcarla, o cuando mueve accidentalmente la bola FUERA del green (en calle, el rough o en un obstáculo como un bunker). En dichas situaciones, tendrá su correspondiente golpe de penalidad y tendrá que reponer.

A ver quién es el primero que se lía con este cambio en un torneo profesional. Apuesto a que no tardarán mucho 😈

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.