Virgencita, virgencita

Como practicantes de este deporte que somos, sabemos que hay días en que nada sale como queremos. Afortunadamente para los creyentes, hay quién se puede encomendar a la Virgen de los Golfistas para que un par de buenos botes hagan que el día no sea tan nefasto como parecía. Sí, porque esta santa mujer existe, aunque sea en la imaginación de alguien. Vean si no la foto que desde las Islas Canarias publicaba hace un tiempo la cuenta de @TFBlaster. Sí, como se pueden imaginar, esta imagen protegía la entrada a la casa de un jugador de golf 😉

Virgen

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.