Un par de putters curiosos

Gracias a Luke Kerr-Dineen, uno de los periodistas más curiosos de Golf Digest, ha llegado a mis manos un artículo sobre un putter que han construido los alumnos de Ingeniería de la Universidad de Rice (EEUU). Se trata de un palo estilo “mallet”, en cuyo interior han incorporado un gran número de aparatos medidores como un girómetro, un acelerómetro o un magnetómetro. Es el Jedi Putter.

He aquí el engendro

Jedi-Putter

Toda esta parafernalia tiene como función el guiar al jugador hacia el golpe perfecto. No solo tiene unos leds que indican si la cabeza del palo está en la posición correcta, sino que cuando nos precipitamos en el tempo o perdemos el plano de swing ideal, nos avisa vibrando. Como es contrario a las reglas usar uno de estos palos en una vuelta válida, estos aplicados estudiantes han fabricado un putter del mismo tamaño pero sin toda la electrónica en su interior para poder reproducir las sensaciones. Veamos un vídeo en inglés sobre su funcionamiento.

No es mala idea….si no fuera por que mmmmm…….me parece recordar algo parecido 😉

Ya hace bastantes años (creo que fue sobre 2007), la marca de material Adams sacó al mercado un curioso artilugio llamado DiXX. Se trataba de un putter de entrenamiento que llevaba incorporada una pantalla a color en la que se reflejaban numerosos parámetros como la posición de la cara del palo, el lugar del impacto o la trayectoria. Veamos un vídeo del mismo.

Estas son algunas fotos del palo y la pantalla de un modelo algo más evolucionado (incluye el tempo del golpe)

adams_dixx

adams_dixx_putter_head

adams_dixx_path_tempo_screens

 

El caso es que el DiXX no acabó de cuajar, seguramente debido a lo elevado de su precio (cercano a los 1.000 dólares). En mi humilde opinión, creo que el aparato de Adams nació demasiado pronto como para ser entendido, amén de que hoy en día seguramente su precio sería mucho más barato por la caída de los costes del tipo de material con el que se construye. De hecho, no dudo de que tarde o temprano, se volverá a fabricar un putter de este estilo, que nos ayude a mejorar su juego sin tener que hacer un cursillo de seis meses para entender los datos que nos proporciona el SAM PuttLab 😉

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.