Sí, es la bola

La reciente decisión del R&A de prohibir el anclaje de los putters largos ha provocado que muchos de los jugadores profesionales afectados se hayan quejado (y creo que con razón) de otros problemas que el golf está sufriendo y que todavía están, tras muchos años, sin solucionar. Uno de ellos es el de la distancia de las bolas de golf, que está forzando a los campos a ser cada vez más largos, con el consiguiente incremento de costes que ello supone…….y que luego son revertidos en el jugador.

Por si no fuera suficiente con las estadísticas de distancia de la bola del PGA Tour (en 1992, John Daly promediaba 259,1 metros de drive. En 2002, eran ya 280,5 metros, mientras en 2012 Bubba Watson ha conseguido una media de 288,5 metros), los organismos que rigen el golf siguen “dando largas” sobre un tema que ya deberían haber regulado hace mucho tiempo. En ocasiones, todavía tienen la desfachatez de manifestar que no hay estudios concluyentes sobre este particular, algo que saben que no es cierto. Como ejemplo, sin esforzarnos mucho en buscar, volveremos al interesante blog de Andrew Rice, quien un día se decidió a hacer la prueba con bolas de golf Titleist que abarcaban tres décadas de historia.

Contactó con un jugador profesional al que conocía (Zach Brady) y le pidió que golpeara ante el TrackMan 6 bolas nuevas Titleist de diferentes modelos, para establecer una media y poder extraer conclusiones. Los resultados fueron estos:

Titleist Tour Balata 100: Antiguas bolas de las llamadas “wound”, tenían un núcleo sólido o líquido que se envolvía en una larga “goma de pollo”. Posteriormente, se rodeaba con una cubierta de balata, un material muy delicado que obligaba a cambiar de bola muy a menudo. Con las estrías de hoy en día, la destrozaríamos al momento.

  • Distancia total: 239,2 metros
  • Distancia “de pique”: 205,4 metros
  • Velocidad de la cara del palo: 110,1 mph
  • Velocidad de la bola: 160,7 mph
  • Smash Factor: 1.46
  • Ángulo de ataque: -0,4 º
  • Ángulo de lanzamiento: 6,5 º
  • Spin: 2.789 rpm

Titleist Professional 90: Otra de las llamadas bolas “wound”, aunque algo más moderna. Con respecto a la Tour Balata, se incorporó a la cubierta elastómero que le dio una mayor durabilidad.


  • Distancia total: 239,6 metros
  • Distancia “de pique”: 230,3 metros
  • Velocidad de la cara del palo: 110,6 mph
  • Velocidad de la bola: 161,4 mph
  • Smash Factor: 1.46
  • Ángulo de ataque: -1,1 º
  • Ángulo de lanzamiento: 6,5 º
  • Spin: 2.915 rpm

Titleist ProV1 392: Qué decir de esta bola!!! Las bolas de núcleo sólido multicapa cambiaron el golf para siempre. Y a quién lo dude, ahí están los datos.


  • Distancia total: 261,8 metros
  • Distancia “de pique”: 230,3 metros
  • Velocidad de la cara del palo: 110,1 mph
  • Velocidad de la bola: 164,7 mph
  • Smash Factor: 1.50
  • Ángulo de ataque: -3 º
  • Ángulo de lanzamiento: 6,5 º
  • Spin: 2.739 rpm

Titleist ProV1: La segunda generación de esta bola destrozó los récords de la anterior serie.


  • Distancia total: 272,8 metros
  • Distancia “de pique”: 247,8 metros
  • Velocidad de la cara del palo: 110,8 mph
  • Velocidad de la bola: 167,2 mph
  • Smash Factor: 1.51
  • Ángulo de ataque: -3,1 º
  • Ángulo de lanzamiento: 7 º
  • Spin: 2.850 rpm

Rice hizo pruebas también con la Titleist ProV1x, que era la bola que mejor le iba al swing del profesional, obteniendo una distancia total de 281 metros. Dado que ya había incluido una bola de esa generación, optó por no incluirla en el estudio. El palo usado fue un Titleist 910 D3, con una varilla Diamana ‘Ahina de dureza X stiff  “for Titleist”.

Curiosidades: Los modelos de bolas antiguas tuvieron problemas para conseguir un buen “smash factor” (como de eficientemente se traslada la velocidad de la cara del palo a la bola). También pesaban algo menos (la Tour Balata, 43 gramos. La Professional 90, 42 gramos. El resto, 46 gramos). Las bolas antiguas también tenían mayor tendencia a los efectos bruscos o, lo que es lo mismo, los modelos de bolas modernos son (además de más largos) más precisos.

Para acabar, aquí os dejo un curioso vídeo de como eran por dentro las bolas “wound”.

Share

1 opinión en “Sí, es la bola”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.