La mentira de la dureza de las varillas

En la entrada del blog de hoy, vamos a volver a comentar un artículo del excelente blog de Andrew Rice. En concreto, hablaremos sobre la gran mentira de la dureza de las varillas de los palos de golf.

Si propusiéramos a un jugador probar diferentes marcas de drivers y le preguntáramos qué dureza tiene la varilla que a él le va bien, la mayoría de las veces obtendríamos una respuesta del tipo “regular” o “stiff” cuando la realidad es que esta manera de catalogar la flexibilidad de las varillas no es universal y puede dar lugar a graves errores a la hora de elegir un palo. En el mundo de los “clubmakers”, la dureza de las varillas se mide a través de los CPMs o Ciclos Por  Minuto. Esta unidad de medida se obtiene con una máquina, a la que se suele llamar DigiFlex, que funciona como el señor de este  vídeo nos muestra en el primer minuto y medio  (aunque es en inglés, creo que se entiende todo). En función de los CPM que la varilla tenga, y de su longitud, se usan unas tablas que “traducen” esas medida a las mucho más conocidas “Lady”, “Amateur” o “Senior”, “Regular”, “Stiff” o “X Stiff”. Veamos una de esas tablas (clicar para agrandar):

A Andrew Rice se le ocurrió un día comprobar si las varillas de los palos de siete marcas de material de golf cumplían con lo especificado. Consiguió una máquina DigiFlex y se puso manos a la obra. Entre las varillas elegidas incluyó de acero y grafito, así como tanto las “de serie” como las que se podían montar pagando. Los resultados fueron sorprendentes:

♦ De 34 varillas de palos Titleist, solo 10 de ellas (el 29.4%) tenían la dureza publicitada. De esas 10 varillas, la mitad eran “de pago”.

♦ De 6 varillas de palos Cleveland, ninguna (0%) tenía la dureza publicitada.

♦ De 7 varillas de palos Ping , solo 1 (14.3%) tenía la dureza publicitada.

♦ De 6 varillas de palos Cobra, solo 2 (33.3%) tenían la dureza publicitada.

♦ De 56 varillas de palos TaylorMade, solo 10 (17.9%) tenían la dureza publicitada. De esas 10 varillas, la mitad eran “de pago”.

♦ De 32 varillas de palos Callaway, solo 11 (34.4%) tenían la dureza publicitada. De ellas, 5 eran “de pago”.

♦ De 5 varillas de palos Adams, ninguna (0%) tenía la dureza publicitada.

                Los palos, tras el test, con sus correspondientes etiquetas identificativas

Por categorías, hay que hacer las siguientes puntualizaciones:

Acero vs. Grafito:

Las varillas de acero fueron las que estuvieron mucho más cerca de la dureza publicitada. Aunque el porcentaje de “acierto” solo llegaba al 40%, la realidad es que el resto no conseguían los CPMs necesarios por muy poca diferencia. En cambio, las varillas de grafito tuvieron un comportamiento claramente peor. Con solo un 20% de “acierto”, la gran mayoría de las varillas de grafito “fallaban” el test por mucho. Rice hasta se encontró con varillas que se suponían “Stiff” pero que flexaban como una varilla “Lady”.

De serie vs. De pago

En esta categoría sucede como con la anterior; alrededor del 50% de las varillas “de pago” rendían según lo publicitado, y las que fallaban el test lo hacían por pocas CPMs. Las varillas de serie eran las que peor comportamiento tenían. Especial mención a las típicas que incluyen el nombre de un fabricante de varillas de renombre y, al lado, el típico “for” y la marca de palos. En una próxima entrada, hablaremos de las varillas de este tipo que suele montar Taylor Made.

Conclusión:

La inmensa mayoría de las varillas que no cumplen con lo prometido tienen una dureza inferior a lo que se les supone, es decir, son más “blandas” de lo que deberían. No sé si pensar que a los jugadores de golf nos gusta comprar varillas de “macho” cuando la realidad es que, si realmente lo fueran, no podríamos moverlas. En cualquier caso, parece que los fabricantes de material tienen la extraña manía de intentar engañarnos con la dureza de las varillas. Cuando queramos que nuestro driver nos haga un buen servicio, lo mejor es buscar un buen clubmaker, hacer un buen fitting y asegurarse de que el palo se va a adaptar a las características de nuestro swing. Nuestro juego lo agradecerá 🙂

Share

6 opiniones en “La mentira de la dureza de las varillas”

  1. Sorprendente post. Incluso preocupante…
    Yo he entrado porque estoy viendo la posibiliadad de comprarme unos hierros Callaway Hawkeye de grafito de segunda mano para sustituir a mis Ben Hogan de acero stiff. No tengo clara la dureza de su varilla. Pone que son firm flex y yo solo conozco los firm, por lo que no se si se adaptan a lo que busco o no…
    Igual me puedes echar un cable en este sentido.
    Ah, y felicidades por tu blog!

    1. Gracias por leer el blog. Las varillas “firm” tienen una dureza que está entre las “regular” y las “stiff”. Por lo tanto, son más ligeras y menos rígidas que las que usas actualmente. Si tienes alguna duda, quizás un clubmaker te podría aconsejar sobre la dureza de varilla que necesitas. La velocidad del swing no lo es todo ya que falta valorar otros aspectos del mismo. Un saludo.

  2. Estimado:

    Que opinion le merece las varillas Modus 120 ? yo tengo velocidad de swing de 87 mph con el hierro 7. Iria por la stiff o regular ?
    Aguardo su comentario y felicidades por el blog !!

    Cordoba, Argentina.-

    1. Sinceramente, aconsejar a alguien la dureza de una varilla sin más datos que la velocidad de swing con un hierro 7 me parece algo temerario. La varilla se elige también en función de otros elementos como el tempo, con lo que no me veo capaz de sacarte de la duda. Lo mejor es un buen profesional que te haga un fitting.

  3. Donde podría comprar una varilla para un Drive sldr 460 T.M. a un precio asequible aunque sea de segunda mano porque soy principiante uno quería invertir mucho de momento.
    Gracias y un saludo

    1. Para una varilla debería contactar con un clubmaker. En la parte superior del blog tienes direcciones según lugar de residencia. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.