La gran mentira de las bolas

No nos engañemos; hay muchos jugadores a los que les gusta imitar a los mejores profesionales. Por supuesto, ello incluye jugar las mismas bolas que ellos, cuando la realidad es que la inmensa mayoría de los amateurs no tienen ni de lejos el swing requerido para comprimir una Titleist ProV1. A todos ellos les iría mucho mejor una bola de baja compresión como la Srixon Soft Feel, o la Wilson DX3, modelos que tienen un precio mucho más contenido y que les va a proporcionar mejores sensaciones. A pesar de ello, son muchos los que se acaban gastando casi 60 euros por 12 bolas de este tipo, quizás en la creencia que les va a ayudar en algo a su juego. Personalmente, juego hace varios años con un handicap por debajo de 10 y jamás he utilizado una ProV1, y tampoco la he echado de menos. Lo más cercano fueron las Titleist NXT Tour que un amigo me sacaba a precio de coste, bolas con las que ya tenía suficiente dado mi lamentable swing 🙁

La palabra es sobrevaloradas

prov

Dejando de lado la parte técnica, lo que pocos saben es que fabricar una ProV cuesta una ridiculez. Ya hace años que leí un artículo en el que se demostraba que el precio del material por unidad no llegaba si a los 50 cts. de $, por lo que incluso sumando los costes laborales, etc. el precio total dejaba un margen enorme. No en vano, en el mundillo se dice que donde Titleist realmente gana dinero es con las bolas. Visto lo visto, no es de extrañar que últimamente le hayan salido competidores. La ventaja de nuestros tiempos es que ya tenemos radares doppler para comprobar algunos de los bulos más antiguos. Ya pasó con el test que MyGolfSpy realizó con las bolas Snell, que rindieron mejor que las Titleist a un precio inferior (solo 30$ la docena), y ha vuelto a pasar con las bolas que ha comercializado la cadena de distribución Costco en EEUU….a 15$ la docena 😯

Efectivamente, las Kirkland Signature rinden prácticamente igual que las ProV con wedges y hierros, pero le pegan una soberano repaso con el driver al alcanzar una distancia 10 yardas más larga……costando 4 veces menos :shock. En este artículo se pueden ver los números.

Estas sí valen la pena. Bola de 4 capas, a un precio asequible.

kirkland-signature

Todo esto me recuerda la lamentable manera en que hace un año Decathlon, Beamonte y compañía publicitaban el material de esta multinacional. Tal y como le comenté a la agencia de publicidad para que se lo transmitieran a su cliente, lo mejor que pueden hacer es una prueba en un radar doppler para DEMOSTRAR científicamente que sus bolas son tan buenas como cualquier otra. Lo demás es pura palabrería. De todas maneras, con las Kirkland lo tienen complicado. Bendita tecnología 😉

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.