Hireko Juggernaut

Ya hace tiempo que se escucha decir que alguno de los principales fabricantes de material está pensando en empezar a vender palos que no sean conformes con las reglas de golf. Eso supondría que quien los comprara podría disfrutar de ellos en sus rondas con los amigos pero no los podría usar en aquellas vueltas válidas que sirvieran para modificar su handicap.

El principal candidato para iniciar esta “guerra” siempre ha sido TaylorMade. Su CEO, Mark King, ha declarado repetidas veces su intención de iniciar esta andadura, evidentemente pensando en incrementar todo lo posible las cifras de ventas de la empresa que dirige. La realidad es que, ante esta posibilidad, no es únicamente TaylorMade el que se está frotando las manos; también existen unas cuantas marcas no tan conocidas que esperan encontrar en este apartado de las ventas una manera de mejorar sus resultados. Una de ellas es Hireko Golf.

Hireko es una firma radicada en Los Angeles y la calidad de sus productos está en la franja media-baja. Entre otras, es la propietaria de marcas que sonarán algo más a los aficionados como Dynacraft o Acer. Pues bien, parece que Hireko se acaba de estrenar en la venta de material “no conforme” y para ello ha elegido al palo-insignia de la bolsa de la mayoría de jugadores; el driver. Efectivamente, el “animalito” llega bajo la marca Power Play y se llama Juggernaut, palabra que deriva del sánscrito y que significa “fuerza irrefrenable y despiadada que en su avance aplasta o destruye todo lo que se interponga en su camino” 😯 Este es su aspecto.

Jugger

Como se puede comprobar en la foto, el driver tiene un volúmen de 515cc (el máximo permitido por las reglas es 460cc), lo que parece hacerle más permisivo a los golpes descentrados. La cara del palo es de beta-titanio pero las especificaciones de la web no nos aclaran si este palo también contraviene el Coeficiente de Restitución (COR) cuyo límite está fijado en 0.83. Yo apostaría a que sí.

Los precios son bastante asequibles. Solo la cabeza del palo vale cerca de 70 dólares, y el palo montado en una varilla Power Play Zero Gravity sale por casi 114 dólares. Debe haber tenido éxito, porque no quedan existencias en la web 😯 Lo cierto es que en los EEUU (aproximadamente) solo uno de cada cinco jugadores mantiene un handicap en la USGA, por lo que no les importa comprar palos de este estilo ya que sus rondas solo sirven para divertirse. A ver cuando tardan el resto de marcas en tirarse de cabeza a la piscina.

PD: Pues sí, leyendo estos datos y sabiendo que los EEUU son la potencia mundial por excelencia en material de golf, uno se pregunta porque aquí no se permite un sistema similar. Eso mismo me pregunté yo en esta entrada del blog 😉

Share

3 opiniones en “Hireko Juggernaut”

  1. Yo no sé a dónde se dirige el golf. Desde luego no me gusta. Ya comenté en tu anterior post mi opinión sobre los medidores laser en la competición.

    En la década de los noventa tuve la ocasión de conocer a Jack Nicklaus y ya por aquel entonces sostenía que la industria estaba llevando al golf por unos caminos que no eran buenos para el juego y que el material y sobre todo las bolas debían tener algún tipo de limitación puesto que los campos no podían crecer más.

    El golf amateur se esta convirtiendo en otro deporte totalmente distinto. 6 y 7 horas para jugar 18 hoyos, modalidades de juego que nada tiene que ver con la esencia del deporte (stablebord), materiales cada vez más permisivos con un mal swing, bolas que vuelan mucho más, desconocimiento con las elementales normas de etiqueta e ignorancia absoluta de las reglas del juego.

    La industria y su afán por las cifras de venta no le hacen ningún bien al golf. La popularización del deporte no está yendo de la mano con su propia esencia.

    Triste

    1. Bueno, quizás 6/7 horas es algo exagerado..
      5 Horas largas si es verdad que te las puedes encontrar en según que torneos, básicamente si son MEDAL, pero 7??

      1. 7 no me he encontrado nunca…..pero más de 6, sí 🙁 Desde entonces, intento jugar torneos entre semana. Sueles tardar entre cuatro y cinco horas, a más tardar. Superar estos números no me parece disfrutar sino más bien una agonía 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.