El misterio de los palos vintage

Ya son varias las veces que he hablado de las distancias que se pueden conseguir con palos de los llamados “vintage”. Hoy, aprovechando que en los últimos días he podido reunir varios vídeos sobre el particular, proporcionaré a los lectores de este blog un nuevo ejemplo.

Los dos primeros en la lista los he obtenido de la cuenta de Twitter de TrackMan, aunque el que tomó las imágenes es Claude Harmon III, el hijo de “Butch” Harmon. El jugador elegido en primer lugar para probar un viejo palo de persimón es Rickie Fowler, el cual golpea una bola delante del famoso radar doppler. El driver es un MacGregor con varilla de acero, y la bola una Titleist ProV1x de 2015. Este fue el resultado:

Efectivamente, los números no se diferencian mucho de los que podríamos obtener con un palo más moderno, ya que Fowler alcanza las 292 yardas de distancia, con un “smash factor” (la eficiencia con que se transfiere la energía de la cara del palo a la bola) de 1.49 y unas 2899 RPMs bastante decentes. Para tratar de corroborar lo visto, esta vez fue Brooks Koepka el que se puso a los mandos de esta antigualla. El resultado volvió a ser sorprendente:

Como se puede comprobar, esta vez hasta se sobrepasan las 300 yardas de distancia, y eso que el golpe de Koepka obtuvo solo un 1.46 de “smash factor”. El último ejemplo de lo que digo nos viene esta vez de la web de MyGolfSpy, que se encuentra inmersa de lleno en una serie de pruebas de este tipo. Aquí, el driver elegido fue algo más moderno, concretamente un Biggest Big Bertha de titanio que en su momento fue de lo mejor del mercado en su género. El resultado en el radar doppler es este:

Quizás son ejemplos muy extremos, pero nos demuestran una vez más que el palo no es lo más importante a la hora de conseguir distancia. Seguramente, mucha culpa de estos resultados la tiene la bola, algo sobre lo que ya escribí en su momento en esta entrada del blog. Pero no nos quedemos solo con eso. Sí, se pueden sacar muchos metros a un palo antiguo, pero para ello también necesitaremos trabajar mucho nuestro swing, como hace Alexander Noren. Igual, cuando tengamos las manos tan llenas de callos como el jugador sueco, conseguiremos esos metros que tanto echamos en falta 😉

Share

2 opiniones en “El misterio de los palos vintage”

  1. El problema con los palos antiguos, hasta donde yo creo, no es cuando le pegas en la pipa, si no todo lo contrario…¿Cuánta diferencia habría entre un mal o regular golpe con un palo de ahora y los de antes?
    Yo creo que ahí las diferencias sí que serían más importantes.

    1. Desde luego, el “perdón” que tienen los palos ahora, con lo estudiado que tienen el MOI, es mucho mayor. Yo, con palos antiguos, subiría mínimo 10 puntos de handicap!!! jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.