Choi y los Mizuno

Muchas veces, en este blog nos hemos llenado la boca con la tan manida expresión de que no jugamos el mismo material que los mejores pros. Sin ir más lejos, hace poco más de dos meses publicábamos esta entrada sobre las diferentes versiones del nuevo driver de TaylorMade, el R1. Pues bien, ayer encontramos la 2ª excepción que confirma la regla en el jugador coreanos K.J. Choi. Y digo la 2ª excepción porque en el mes de marzo Jim Furyk compró en una tienda Edwin Watts un putter Odyssey Versa #1, supongo que para intentar repetir lo que aconteció en 2010 cuando compró un putter Yes Sophia por 39$ y ganó con él el Tour Championship de ese mismo año…..y, de paso, la FedEx Cup.

Furyk, pateando con el putter Yes que le proporcionó 11 millones de $

Choi se encontraba en Dublín (Ohio) para participar en la edición 2013 del Memorial Tournament cuando, a principios de semana, entró en la tienda de material Golf Galaxy de la zona para probar diferentes juegos de hierros. Tras las sorpresa inicial (me puedo imaginar la cara del dependiente al que le tocó atenderle), Choi pidió probar varios sets de hierros, entre ellos los Mizuno Mp-59, los MP-69, los MP-64 y los Titleist 712 CB. Tras practicar un poco con cada uno de ellos, pidió que se midiera su “swing weight” (la “sensación” de esfuerzo que se tiene a la hora de hacer un swing) resultando que los palos de casi todos los juegos estaban desajustados ya que lo tenían entre D2 y D4. El único juego de palos que tenía el mismo swing weight en todas sus unidades era el de los Mizuno MP-64. Equipado con unas varillas True Temper Dynamic Gold S300, Choi compró este modelo de la casa japonesa y se dispuso a probarlos en el campo.

Los MP-64, en la bolsa de K.J. Choi (foto de GolfWRX)

Choi

El resultado en las rondas de prácticas debió gustarle porque esta misma tarde ha completado con ellos la primera ronda del torneo, firmando el par del campo. Para más datos, Choi alcanzó en regulación 12 de los 18 greens y dejó la bola, de media, a una distancia de nueve metros y medio. No está nada mal para haber jugado con un material no apto para los mejores pros 🙂

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.