PGA Championship 2017, día 3

En primer lugar, disculpas por publicar al día siguiente de la finalización de la 3ª jornada del PGA Championship. La razón es muy simple; el penoso ritmo de juego que se permite desde hace años en cualquier torneo de cierto nivel, que provoca que se acabe a horas demasiado intempestivas como para escribir nada. Yo entiendo que no es de recibo que tres jugadores tarden, como fue el caso ayer, 05:40 minutos en hacer 18 hoyos. Hubo incluso quien tardó 03:10 horas en jugar nueve hoyos 😯 No me valen las excusas de que el campo está complicado, que los greens están muy rápidos, etc. porque el número de segundos para jugar son los mismos para todos y son los jugadores los que se tienen que adaptar a ellos y no al revés. El juego no ha cambiado tanto como para que se tarde más en tomar una decisión; mas bien al contrario, el material de hoy en día proporciona golpes mucho más consistentes y la información de que disponen los profesionales les debería permitir decidirse más rápido. Pero claro, las diferentes organizaciones involucradas prefieren que el golf se convierta en un deporte visualmente insufrible cuando lo que necesitamos desesperadamente es conseguir unos nuevos jugadores…..que por causa de la trepidante “vida moderna” casi no tienen tiempo para practicar. El pez que se muerde la cola, y así nos va.

Vista del campo durante la 3ª ronda

En el plano puramente deportivo, el liderato sigue en manos de Kevin Kisner (-7), un jugador con el que nadie contaba el pasado miércoles. Extraña porque sus estadísticas del PGA Tour no son nada malas y este año hasta se ha adjudicado un torneo, el Dean&Deluca. Su “falta” de distancia (media de 288 yardas) la suple con los siguientes apartados:

  • 15º en precisión con el drive. T-4 en Quail Hollow
  • 17º en Strokes Gained del Approach a Green. 6º en Quail Hollow.
  • 34º en Proximidad al Hoyo. 4º en Quail Hollow.
  • 34º en Strokes Gained Putting. 4º en Quail Hollow.

Lo que se ve es que tiene un juego sólido en general, y que ha mejorado un poco en el PGA Championship. Otra cosa será el aspecto mental ya que es la 1ª vez en su vida que está dentro del top-10 en un “grande”. Más extraño es lo de Chris Stroud (-6), del que alguno destacará que ganó la semana pasada el Barracuda Championship. Apoyaría la moción si no fuera porque es un evento que se juega a stableford modificado y opuesto a un WGC. Si hasta Gonzalo Fernández-Castaño pasó el corte, imagínense :mrgreen: . Los siguientes son Hideki Matsuyama, Louis Oosthuizen y Justin Thomas, jugadores con la suficiente calidad como para firmar una ronda espectacular (recordemos que el japonés viene de ganar el WGC-Bridgestone, Oosthuizen es un ganador de “major”, y Thomas tuvo un inicio de temporada arrasador con doble triunfo en Hawai y un 63 en el US Open) y llevarse la copa a casa. Ahí se me acaban los candidatos.

En el apartado de golpes increíbles, tenemos dos de ellos. El primero está protagonizado por Graham DeLaet, que estuvo así de cerca de conseguir un albatros en el hoyo 14, un par 4 corto de riesgo y recompensa.

Para acabar, una maravilla de Chris Stroud, que saca la bola del bunker con un spin absolutamente increíble. A eso se le llama “tener manos” en el golf 😉

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.