PGA Championship 2017, día 1

Tengo que reconocer que el PGA Championship es un torneo que no me ha llamado nunca la atención. Con la excepción de Whistling Straits y Kiawah Island, las sedes en las que se celebra el evento no me parecen memorables. La preparación del campo tampoco se caracteriza por nada en especial y se parece en mucho a cualquier torneo de la temporada regular del PGA Tour, Si a eso le añadimos que el recorrido de este año ha sido durante muchos años sede de un evento de ese circuito, el misterio y la excitación brillan por su ausencia. No creo que haya ninguna duda de que estamos ante el más “pequeño” de los “grandes”, y creo que la PGA de América debería empezar a pensar en dotar a su campeonato estrella de una personalidad propia además de una cobertura mediática decente. La reciente decisión de trasladar el torneo al mes de mayo de 2019 podría ser una buena oportunidad, si eligen bien donde celebrarlo, ya que el cambio de fechas va a eliminar de la “rotación” campos que en ese mes sufren temperaturas todavía muy bajas. Personalmente, y ya llevando las cosas un poco al límite, tampoco vería con malos ojos un cambio de formato, volviendo al match play (dos días de juego por golpes para determinar los 64 mejores, más dos o tres días de match) que caracterizó este torneo durante más de cuatro décadas (1916-1957), un formato mucho más atractivo que el clásico “medal” bajo el que se celebran la inmensa mayoría de eventos y que le daría ese toque distintivo. No sucederá, pero por soñar que no quede 🙂

Adiós a Whistling Straits 🙁

En el plano deportivo, Quail Hollow ha presentado durante esta primera jornada un campo muy largo y con greens muy rápidos, lo que ha puesto en dificultades a numerosos jugadores. Aspirantes al título como Rory McIlroy (+1) o Jordan Spieth (+1) no han sido capaces de bajar del par del campo, lo que les va a obligar a apretar mañana los dientes si quieren jugar el fin de semana. Quienes lo van a tener muy complicado están el vigente campeón, Jimmy Walker (+10), Thomas Pieters (+8), Phil Mickelson (+8) o el reciente ganador Jhonattan Vegas (+7). Por la parte alta de la tabla, dominan Thorbjorn Olesen y Kevin Kisner (-4), seguidos -entre otros- de un buen ramillete de pretendientes como Brooks Koepka (-3), Patrick Reed (-2), Paul Casey (-2), Rickie Fowler (-2), Jon Rahm (-1) o Hideki Matsuyama (-1). Veremos lo que sucede ya que la previsión del tiempo anuncia lluvias para los próximos tres días, lo que podía dar al traste con el deseo de los organizadores de mantener los greens poco receptivos.

Para acabar, una tierna fotografía que ha publicado la cuenta de Twitter del torneo, con cuatro niños como protagonistas. Para los que no dominan el inglés, decir que sus camisetas reza el siguiente eslogan:

“Futuro pro del PGA”

Igual dentro de década y media los vemos compitiendo por el trofeo 😉

 

Share

2 opiniones en “PGA Championship 2017, día 1”

  1. Me quedo alucinado con tus declaraciones…si hay un major justo, que casi siempre tiene una preparación cojonuda, ese es el PGA championship. El masters tiene muchos greens que se han reconstruido y ya no son tan retorcidos como eran antaño. Luego, ponen un primer corte de rough que sólo sirve para que las bolas que iban a terminar en un hazard de agua tengan menos probabilidades de hacerlo (aparte de darle un look de evento regular), ahora compran el hoyo contiguo del ACC para alargar otra vez el hoyo 13 y hacerlo aún más ventajoso para los grandes pegadores (ya pueden cortar el cesped en la dirección gree-tee y tener un cesped con más densidad como hacen ahora que de poco les va a servir). Luego llega el Open…que o tiene al clima de aliado o se le puede meter mano y llegar fácilmente al doble dígito.
    También me extraña que digas que las sedes excepto Whistling Straits y Kiawah Island sean un poco castañas…si no recuerdo mal el -20 de J Day fue en la propiedad del señor Kohler…Bethpage es una castaña en tu opinión? Bellerive? Oak Hill? Harding Park te parece una castaña también? Sólo por el hecho de ser municipal debería uno respetarlo…pero es que además es un campo cojonudo.
    Ayer Dan Jenkins, de modo irónico, dijo en un twit: welcome to the 2017 US open…no creo que lo dijese por la preparación tipo evento regular del tour, sino más bien todo lo contrario. Luego te leo muchas veces quejándote de la USGA y tal…ya les gustaría a la mafia del noroeste preparar un campo de una manera tan cuerda. Pero claro…cuando tienes en tus normas no escritas no jugar nunca un US open en bermuda acabas recebando roughs o creando esperpentos como los de Chambers Bay (pobre campo…la imagen tan dantesca que dejó y todo por la infame preparación que tuvo..). Hay algo más divertido que un rough de bermuda?? ya le gustaría a los de la USGA que sus campos de bent normalmente tuvieran el elemento sorpresa que tiene un rough natural (sin resiembra de por medio..) de bermuda…
    La USGA cada vez le pone más yardas a sus sedes…para defenderse de las distancias que hoy en día se realizan. Con eso, lo que estás es dotando de aún más ventaja a los jugadores más pegadores. Para colmo, este año en Erin Hills no tenían ni un sistema sub-air…que es lo que ayer permitió que el campo de Quail Hollow se pudiese defender con unos greens rápidos y duros (lo que solía ser una seña de identidad en la preparación de los US opens hasta que al señor Davis le empezó a dar por la improvisación y a esperar que en lugares tan inestables meteorologicamente como son el estado de Washington o el de Wisconsin el tiempo sea tu aliado para la preparación.
    También he leído que ayer se jugó el campo largo…¿¡¡??? pero si ayer adelantaron muchas de las barras de salida!!

    Yo pienso que te has pasado un par de pueblos con el PGA championship…cierto es que los otros tres son más tradicionales, etc pero es que ser el último grande no le venía bien…si fuese el primero todos tendríamos más ilusión por lo que conlleva. Quail Hollow es un campazo y además tiene unos segundos nueve hoyos a la altura del mejor campo…
    A mi me han apasionado más siempre los primeros tres majors…pero lo cierto es que el PGA casi siempre lo hace de manera más que correcta. Ponerle pegas es estar aburrido…y pretender que vuelva a jugarse en parte con match-play de por medio es hablar por hablar…porque en la época a la que tú te refieres el match-play era mucho más común. Ahora el field que hay en los dos principales tours que nutren los 4 grandes no juegan apenas match-play…no sería mala idea si de manera más regular hubiese eventos con ese formato. En definitiva, se nota que la preparación la hacen profesionales de la PGA de América y no amateurs como pasa en la USGA. A mi me encanta ver el US open, pero no podemos negar que las preparaciones que hacen son un tanto artificiales…y para un elemento artificial como el sistema sub-air, que sin duda es una gran herramienta si la comparas con el recebo de roughs, carece la sede (Erin Hills) de sistema.

    1. Personalmente, ya me cansan los típicos campos parkland estadounidenses de calles casi rectas bordeadas de árboles. Me aburren. Soy más de campos links, naturalizados, estilo Pinehurst nº 2, o con una personalidad muy marcada (¿Ko’olau?¿Bandon Dunes?¿Princeville?). Quail Hollow es el 7º campo más largo de todos los “grandes”, con 7600 yardas. El 1er día se jugó a 7.588 yardas -casi su longitud máxima-, y es hoy que se han acortado las salidas a 7452 yardas 😉

      https://twitter.com/ESPNCaddie/status/896076190598823939

      Yo criticaba las sedes pasadas, ya que soy un enamorado de Bethpage Black (no voy a negarlo) y me parece un acierto jugar allí. Harding Park también está muy bien, pero creo que deberían empezar a cambiar un poco de aires y buscar campos con una arquitectura que se te quede grabada en la memoria, incluso fuera de los EEUU, como se ha sugerido más de una vez. Hacer el torneo diferente al resto. Por cierto, hay un WGC match play, una Presidents Cup match play o una Ryder Cup Match Play, eventos con la suficiente entidad como para que el formato tenga más protagonismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.