¿Es la LPGA racista?

En junio de 2011, una golfista norteamericana de 16 años llamada “Lexi” Thompson pidió a Mike Whan, comisionado de la LPGA, una exención para presentarse a la Escuela de Clasificación de este circuito. La razón era que, al ser menor de 18 años, no podía participar en ella (para más información, hay que leer este artículo). Whan accedió y, tras ganar la primera fase de la Escuela de Clasificación en el mes de julio por 10 golpes, Thompson ganó también el Navistar Classic de la LPGA. Al ser menor de 18 años, le fue denegada su petición para participar como miembro de pleno derecho de la LPGA en base a su victoria. Tras una intensa campaña de toda la prensa especializada norteamericana para que la LPGA cambiara de opinión, Mike Whan cedió y no solo no le impidió la participación en la Escuela de Clasificación de la LPGA sino que le concedió directamente el status de miembro de pleno derecho en base a su demostrada capacidad para competir en el circuito.

Moriya y Ariya Jutanagarn son dos jugadoras amateurs, originarias de Tailandia. Sus carreras como aficionadas son espectaculares. Moriya, la hermana mayor, es la nº 10 en el ranking mundial y acaba de cumplir los 18 años, con lo que va a presentarse a la Escuela de Clasificación de la LPGA. Ariya, la hermana pequeña (16 años), es todavía mejor que Moriya. Nº 2 del ranking mundial amateur, mejor jugadora junior del año 2011, ganadora de innumerables torneos, recientemente ha defendido con éxito su título de campeona del US Junior PGA que el año pasado ya ganó por una diferencia de 10 golpes. La última jugadora que consiguió dos victorias consecutivas en este torneo fue Inbee Park, ganadora la semana pasada del Evian Masters. Ariya ha participado este año en dos evento de la LPGA; el Honda LPGA Tahiland (12ª posición, con -7, por delante de “Lexi” Thompson) y el Kraft Nabisco Championship (22ª posición, con -2, otra vez por delante de Thompson).

Los padres de Ariya han solicitado a Mike Whan que permita a la más pequeña de la Jutanugarn presentarse a la Escuela de Clasificación de la LPGA porque no pueden asumir los gastos de acompañar a sus dos hijas en circuitos diferentes. La respuesta de la LPGA ha sido negativa.

En mi opinión, Ariya ha demostrado sobradamente que tiene capacidad para jugar, no solo la Escuela de Clasificación, sino también en la LPGA. Quizás su mayor problema es que ni es norteamericana ni tiene a la prensa de ese país detrás para presionar a Whan. Esperemos que el comisionado reflexione y permita a esta jugadora acompañar a su hermana en su periplo. Sus propias decisiones con respecto a otras jugadoras deberían permitirle recuperar la objetividad perdida.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.