Estética vs. Eficiencia (XI)

Hoy, en la entrada del blog, vuelvo a hablar sobre aquellos swings que estéticamente parece que no sirvan ni para impactar la bola pero que en la realidad permiten a sus dueños tener un nivel de juego que ya quisiéramos muchos de nosotros 🙁 La primera invitada del día es una señora a la que se ha visto profusamente en todas las redes sociales las últimas semanas por su particular “estilo” gracias a que jugó un Pro-Am con el profesional del PGA Tour Steve Wheatcroft. Como se puede ver en el vídeo, la susodicha mueve los pies de una manera muy especial, consiguiendo un increíble contacto con la bola que le permite alcanzar distancias muy decentes de casi 200 metros 😯 Esta es la secuencia, más propia de Cuarto Milenio en vez de un blog de golf:

Tras contemplar este misterio, que ríete tú del de Fátima, nos llega este otro jugador. Al principio, todo parece normal…..hasta poco antes de llegar el punto de impacto, cuando todo cambia:

Se podrán decir muchas cosas de ese “finish”, pero la realidad es que el señor clava los golpes e incluso uno de ellos toca la bandera 😯 Que vayan hablando de mí, que el que hace pocas soy yo 🙂

El siguiente en la lista también se encontraba disputando un Pro-Am cuando le grabaron, poniendo de manifiesto que sin girar un ápice los hombros también se puede mover el palo…..con los brazos y las manos. Vean y maravíllense 😯

Para acabar, una toma de un aficionado a nuestro deporte en un campo de prácticas. Dicen muchos entendidos que existe algo llamado “la teoría del ojo dominante”, y de ello hablé en estas dos entradas del blog………..algo que no practica el siguiente jugador. Como se puede ver, su plano de swing y la posición de su cabeza en el backswing son algo “peculiares” 🙂 :

 

 

 

 

 

 

 

 

This is golf 😉

Share

El TrackMan completo de Rahm

A principios de febrero de este año reseñé brevemente los números de TrackMan del driver de Jon Rahm, la nueva sensación del golf mundial. En aquél momento no disponía de las estadísticas del resto de palos de la bolsa del de Barrika, números a los que tengo ahora acceso gracias a un artículo publicado en la web del famoso radar doppler. Por ello, y ya sin más dilación, procedo a plasmarlas en esta entrada del blog.

El primero de los palos que nos faltaba por ver era el hierro 9. Con él, Rahm genera una velocidad de la cara del palo de 97 millas por hora, es decir, que él mueve uno de los hierros más cortos de la bolsa más rápido que yo mi driver 😥 El ángulo de ataque es muy pronunciado, de casi 9 grados, lo que genera un spin de más de 10.000 rpm 😯 La distancia de vuelo es de 156 metros, siendo el total de 159 metros. Vamos, que pega 4 hierros menos para hacer casi la misma distancia 😥 Estos son los números completos, en los que se puede comprobar como el palo viaja ligeramente de dentro a fuera -club path-, y en el impacto la cara del palo se encuentra ligeramente cerrada con respecto a esa línea -face to path- pero no más que la línea del objetivo. Resultado, bola que sale un poco por la derecha y dibuja un bonito draw:

Los vídeos desde detrás y al lado:

El segundo ejemplo nos llega con el hierro 6 en las manos. Aquí, la velocidad de la cabeza del palo ya se eleva hasta las 99,2 MPH y el ángulo de ataque es de -5,6 grados. Hay que resaltar un excelente smash factor (la eficiencia con que se traslada el golpe a la bola y que suele decrecer cuanto más corto es el palo) de 1.40, unos números que a muchos nos gustaría conseguir consistentemente con el driver. Las RPM son de casi 5.900. Todo ello le permite conseguir una distancia de vuelo de más de 191 metros, siendo la distancia total de 204 metros. Cinco palos menos que yo, lo que viene siendo sabiendo que es de al lado de Bilbao 😥 En esta ocasión, la cabeza del palo viaja un poco de fuera a dentro pero con la cara ligeramente abierta. Esta combinación hace que la bola viaje casi recta.

Para acabar, un par de vídeos más con este palo:

¡¡Me voy a entrenar!! 😥

Share

Estética vs. Eficiencia (X)

Hoy, en la entreda del blog, vamos a volver sobre el tan manido tema de la estética versus la eficiencia. Para ello, veremos los swings de tres jugadores amateurs para comprobar como a la bola no le importa cuan bonito sea el swing del golfista mientras la cara del palo la golpee de manera adecuada 🙂

En primer lugar tenemos a este señor, que se presentó en la Feria de Golf de Edmonton con ganas de probar palos….y a fe mía que lo hizo. Vean la manera en que gira y desgira el cuerpo y sientan el dolor virtual en todas las articulaciones de su cuerpo solo imaginando que son ustedes los que están en su lugar 😯

Una publicación compartida de KODY KUCHIK (@kodykuchik) el

¿No están convencidos todavía tras oír el comentario final del individuo que grababa? Vean una captura de pantalla. No es del finish sino del backswing. Tremendo 😯

En segundo lugar nos visita una adorable señora, la cual se encontraba en el campo de prácticas mientras algún desalmado confeccionaba un vídeo sobre su swing. Uno ve toda la secuencia justo antes de darle a la bola y está convencido que es imposible que la impacte. Craso error. Vean, vean.

Es posible que en alguna de las clases que tomó le explicaran eso de que las manos van cerca de la cabeza en el backswing……aunque en este caso se le pasara que suele ser detrás de la misma donde casi todos las ponen 😳

Para acabar, otro ejemplo de malabarismos con un palo de golf en las manos. En este caso, es un grupo de amigos los que graban la escena mientras el susodicho realiza su golpe. Justo antes del swing, el protagonista se da cuenta de la jugada y vuelve a lo suyo resignadamente.

Evidentemente, todos sus compañeros se descojonan ante tamaña demostración de habilidad, más que nada por la envidia de ver que con un doble swing de “medio” plano este señor le pega a la bola mejor que ellos. Vean el backswing con nulo quiebro de muñecas y admírense 😳

¿Están sobrevaloradas las clases de golf ? 🙄 😈

Share

Cambio de peso (III)

Ya hace más de dos años que escribí la última de las dos entradas ( y )del blog sobre si los jugadores profesionales cambian de peso o no. Gracias a un interesante material que he recopilado hoy, voy a poder escribir una tercera parte sobre un aspecto del swing que es necesario dominar si queremos pegarle “sólido” a la bola.

La conclusión a la que hay que llegar en este tema es que no, la gran mayoría de profesionales no cambian el peso. Es posible que hayamos escuchado a muchos de ellos decir lo contrario, pero la razón es que no saben distinguir dos conceptos tan diferentes como “peso” y “presión”. Veamos como podemos definirlos.

  • Cambiamos el peso cuando desplazamos nuestro centro de gravedad hacia el pie trasero, algo que a simple vista está claro que no hacen los mejores jugadores. Sí, también es posible que hayamos visto a algunos profesores obligando a sus alumnos a adoptar la postura de la siguiente foto (vía Bodytrak Sports), lo que seguramente  haya arruinado su swing para el resto de sus días.

Una de las pocas veces que he dado un consejo de swing a un desconocido fue cuando vi a un alumno tomar una clase en la que se le pedía que hiciera esto mismo. El recital de rabazos fue escandaloso, y continuó cuando el profesor se marchó. Llegó un momento en que me supo tan mal ver sufrir a aquél hombre (para más datos era ya mayor, con lo que su habilidad para volver desde esa posición hasta el impacto era nula) que me atreví a sugerirle que se quedara algo más estático en el centro en vez de desplazarse tanto. Para su satisfacción y la mía, el jugador empezó a empalar bola tras bola con una facilidad pasmosa, demostrando que lo que necesitaba no era cambio de peso sino cambio de presión.

  • Como acabo de comentar, lo que se necesita en el backswing es un cambio de presión del pie delantero al trasero, sin que ello signifique un cambio de peso. La realidad es que el pie trasero lo que hace es “resistir”, empujar hacia el suelo cuando subimos el palo, dejando el peso mucho más centrado que cuando desplazamos el cuerpo. Esta es la imagen:

Un ejemplo entre los dos conceptos no lo proporciona Andrew Rice. En este vídeo podemos ver como Rice está encima de una alfombrilla de Swing Catalyst, con (ambos) el peso y la presión en su pie izquierdo. No obstante ello, en un momento dado el amigo Andrew es capaz de conseguir que la presión que refleja el Swing Catalyst pase a su pie trasero en un 88% a pesar de parecer estar con el peso totalmente en el delantero. Por lo tanto, peso y presión no son lo mismo. Esta es la razón de que, como ya escribí en 2012, este mismo profesor hablara en esta entrada del blog de la “regla de los 84 grados” como requisito quasi-necesario para pegarle consistentemente a la bola. ¿Es fácil entender esto? No. ¿Practicarlo?. Todavía más complicado……pero si no empezamos a saber la diferencia entre una cosa y otra nunca podremos progresar 😉

Share

Cadera y restricción en el swing (II)

La semana pasada, el profesional José Vicente Pérez escribió en el blog un interesante artículo sobre la actual tendencia a restringir el giro de la cadera durante el backswing para intentar conseguir un cierto “efecto muelle” y así incrementar la distancia de nuestros golpes. Vaya por delante que no estoy ni a favor ni en contra de ello, más que nada porque hay que tener presente que cada cuerpo es un mundo y habrá quién necesite restringirlas y quién no. Dicho esto, curiosamente a preincipios de mes la web GolfWRX publicó un artículo en el que se testaban ambos swings (cadera restringida -CR- y cadera no restringida -CNR-) en un TrackMan. El autor era el reconocido profesional Tom Stickney II, cuyos resultados fueron los siguientes:

CNR, con el talón del pie trasero levantado

CR, con el talón del pie trasero en el suelo

Los números

En resumidas cuentas, lo que se encontró el amigo Tom fue lo siguiente:

CNR:

  • Media de 157.9 yardas, con una dispersión de 11.2 yardas entre el golpe más corto y el más largo. 84 MPH de velocidad de swing con el hierro 7 y 0.8º de dentro a fuera en el golpeo.
  • Mayor facilidad a la hora de girar en los jugadores poco flexibles pero también tendencia a poner el peso en la parte exterior del pie trasero, así como mayor dificultad a la hora de volver con el peso al pie delantero. Los fallos son peores, predominando el “pull”.

CR:

  • Media de 148.4 yardas, con una dispersión de 14.6 yardas entre el golpe más corto y el más largo. 80.7 MPH de velocidad de swing con un hierro 7 y -1.1º de fuera a dentro en el golpeo.
  • Mayor control a la hora de golpear la bola, eliminando los grandes fallos…..pero mayor tendencia a realizar el swing con los brazos y volper “over the top” (de fuera a dentro en la bajada).

La conclusión a la que llega Stickney II es que, si tienes suficiente distancia como para jugar tu campo, te dediques a utilizar el giro de cadera restringido para que tu juego sea más consistente. En cambio, si lo que te falta es distancia, echa mano del giro de cadera no restringido para que te proporcione los metros que necesitas.

Share

Cadera y restricción en el swing (I)

Hoy vuelvo a “hacer campana” del blog porque no voy a ser yo el que escriba la entrada del día. Para mí es un placer ceder el puesto a José Vicente Pérez, profesional afincado en Valencia y con una excelente formación que incluye titulaciones de TPI, Aimpoint, biomecánica, etc. (aquí tenemos su web, y también su perfil de Twitter y Facebook) De hecho, es el Director de Formación de la PGA de España, lo que ya habla bien a las claras de sus extensos conocimientos. El tema del que nos va a hablar se refiere a la restricción en las caderas durante el swing, un aspecto muy polémico sobre el que se discute bastante a menudo en este mundillo. Sin ir más lejos tenemos al analista de Golf Channel Brandel Chamblee, que propugna levantar el talón más cercano al objetivo en el backswing para evitar tensionar la espalda baja y acabar lesionándose. Veamos lo que nos explica José Vicente:

Desde hace ya mas de dos décadas se ha extendido entre el mundo de la instrucción un tipo de swing que esta basado principalmente en preferencias personales de aquellos que lo promulgan. En este caso vamos a hablar de la restricción del giro de caderas en la subida a través del mantenimiento de la flexión en los distintos segmentos que forman la parte inferior del cuerpo (Principalmente rodilla y cadera).

Este tipo de subida se empezó a popularizar a través del llamado Factor-X. Este termino se lo puso John Andrisani de Golf Magazine y lo hizo popular Jim McClean en su articulo de 1992 “Widen the Gap” (Ensancha o aumenta la separación). El termino se utilizo para describir el angulo de giro o diferencia de rotación entre los hombros (Parte superior del cuerpo) y las caderas (Pelvis) durante el swing. En un estudio realizado por Mike McTeigue et. al.(1994) concluyo que los jugadores profesionales que pegaban mas largo generaban mas giro con Factor-X en la subida que el resto de profesionales dentro del grupo que se estudio. Así que se concluyo que un Factor-X (mayor diferencia entre el giro de hombros y el de las caderas) grande en la subida era clave para mandar la bola lejos.

Después de numerosos artículos y distorsión de la realidad, no sin la también mala interpretación de “expertos”, el mundo de la instrucción se empezó a dirigir cada vez mas hacia una restricción del giro de caderas (Zona de la pelvis) a la vez que se intentaba maximizar el giro de hombros (Parte superior del cuerpo). Esto llevo a que se intentara minimizar la extensión de la pierna y cadera mas alejada del objetivo (la derecha en jugadores diestros). Todo ello para poder maximizar el Factor-X. Los que empezaron a aplicar estos métodos olvidaron un dato relevante del estudio, y es que la media de giro de caderas de los jugadores que formaron parte del estudio era de 42 grados (Cero grados seria cuando tenemos las caderas paralelas al objetivo en la colocación). Este dato nos indica que los jugadores giraban las caderas considerablemente, lo que pasa es que en general menos que los hombros.

Hoy en día ya se ha comprobado que es mucho mas importante el Factor-X en la bajada que en la subida, en pocas palabras, es mas importante qué secuencia utilizas para bajar el palo que el Factor-X en la bajada aunque también ha habido estudios como los del Dr. Kwon de la Texas Women University que han desvelado que no hay una relación real entre la potencia y el Factor-X.

Para que podéis ver esto con mas claridad vamos a utilizar ejemplos de como distintos jugadores suben y luego hablaremos de que consecuencias puede tener subir de una manera o de otra. Aquí tenemos tres “bombarderos”, Watson, Daly y Cabrera. Como podéis observar no hay mucha restricción de caderas en sus subidas y hay extensión de sobra en la piernas y caderas mas alejadas del objetivo.

Otros dos ejemplos de jugadores clásicos; Bernhard Langer y Sam Snead:

Todos ellos grandes jugadores, ganadores de torneos, y todos menos uno ganadores de grandes. Por eso no voy a hablar de si se juega mejor haciendo una cosa u otra, ya que nuestro cuerpo es capaz de hacer cosas extraordinarias, si no que voy a hablar de qué implica hacer el movimiento de una manera u otra.

Primero un poco de anatomía básica. La columna vertebral esta dividida en diferentes segmentos (Cervical, torácica, lumbar, sacro y coxis) y no todos los segmentos tienen la misma movilidad.

La parte cervical tiene bastante movilidad y permite movimiento de flexión-extensión, rotación e inclinación con relativa facilidad. La parte torácica permite movimiento principalmente de rotación y la zona lumbar puede moverse principalmente para flexionar, extender e inclinación lateral, siendo los movimientos de rotación poco recomendables por las características de las vertebras.

Os recomiendo este vídeo para que entendáis mejor como se comporta la columna vertebral. Del minuto 5:30 al 9:00 es donde esta la explicación que nos interesa.

En 2004 American Journal for Sports Medicine encontró que había una fuerte relación entre el dolor de espalda en la zona baja (Lumbar) de jugadores profesionales y la falta de rotación interna de las caderas.

Conociendo estos movimientos, tenemos que saber que la extensión de la cadera y la pierna mas alejada del objetivo permite quitar estrés de la parte inferior de la espalda. Si intentamos girar la parte superior del cuerpo manteniendo la rodilla flexionada y minimizando el giro de cadera, la parte lumbar empieza a pinzarse y a sufrir excesiva rotación, la cual soporta mal, ya que los discos vertebrales están “diseñados” para soportar carga vertical (axial), como cuando estamos de pie. La columna sufre menos cuando los segmentos del cuerpo están en extensión.

Aunque es difícil hacer una conclusión tajante de este tema, podemos argumentar que unos grados altos de torsión en la espina dorsal durante suficiente tiempo puede predisponer a un jugador a tener dolor de espalda. Day, Langer, Crane o Snedeker son algunos de los jugadores que han tenido problemas de espalda y han utilizado esta forma de hacer el swing, en cambio jugadores que han extendido los segmentos de la parte inferior del cuerpo se les ha calificado como “Flexibles”, lo cual es irónico dado que si eres capaz de estar de pie en postura “normal”, eres capaz de extender la pierna y la cadera.

Utilizar la parte inferior de distintas maneras también tiene unas consecuencias técnicas, especialmente para el jugador amateur. Lo importante realmente para el mundo de la instrucción es formar a través de las leyes de la física, como esta diseñado el palo, como funciona nuestro cuerpo, el entorno al que nos enfrentamos y los principios que los rigen. Demasiado a menudo se enseña desde las preferencias y la estética. Entender las variaciones es la clave de dar a cada persona lo que realmente necesita siempre desde la eficiencia y la salud, pero este tema es para otro articulo.

Share

Kaymer a zurdas

El mes de julio pasado, escribí una entrada del blog en la que daba cuenta del nuevo reto que Sophie Gustafson se había auto-impuesto; volver a aprender a jugar al golf…..a zurdas 😯 Curiosamente, ayer, mientras pensaba qué escribir este viernes, me fijé en que en el perfil de Twitter de Martin Kaymer aparecían un par de vídeos del jugador alemán haciendo exactamente lo mismo que la sueca 😯

Seguramente, por el aspecto desértico que presenta, el campo en el que todo sucede está en su casa de Scottsdale (Arizona). La primera de las grabaciones nos presenta un golpe con un hierro a un par 3, con casi total seguridad en el tercer hoyo de los nueve programados.

En la segunda de ellas, Kaymer esgrime el driver en la última salida del día, un par 5. Es este:

Para acabar, el amigo Martin publicó la tarjeta de resultados de los nueve hoyos jugados con su “partner” Philip:

Hay que reconocer que hacer 11 arriba en 9 hoyos la primera vez que juegas a zurdas da esperanzas, sobre todo viendo que en el 6º hoyo firmó un doloroso cuádruple bogey. A cambio, consiguió el par en los hoyos 4 y 5.

Hay que recordar que hacer algunos swings a zurdas es un ejercicio que varios profesionales practican porque dicen que les mejora el de diestras. Un ejemplo de ello es KJ Choi, que calienta de esta manera. Además, tampoco está nada mal practicar porque nunca se sabe cuando nos va a hacer falta, como aquí a Adam Scott 😉

¡Hasta el año que viene! :mrgreen:

Share

El driver de Noren

Hoy vamos a realizar un breve repaso al swing del que seguramente es el jugador europeo más en forma de 2016; Alex Noren. Como muchos recordarán, el golfista sueco lleva ya 4 triunfos este año, el último de ellos en el Nedbank Challenge sudafricano. Personalmente, le sigo desde hace mucho, como refleja esta entrada del blog de hace más de año y medio.

Gracias a un tweet de hace pocos días de la cuenta de TrackMan, he podido comprobar que los números que presenta este profesional con el radar doppler no son precisamente ideales. Vaya por delante que ello no obvia para que el resultado de sus drives sea muy decente, lo que no implica que no pueda mejorar. El otro elemento a tener en cuenta es que la información data de 2013, aunque las estadísticas que proporciona el European Tour muestran una media que cuadra con los gráficos aquí expuestos. No obstante esta circunstancia, de lo que se trata es de realizar un análisis que ayude a los aficionados a entender mejor nuestros golpes. 😉

Estos son los datos. He tenido que dividir la pantalla y también he destacado en rojo lo más relevante.

noren

Así, vemos como Noren golpea su driver a 116,3 mph con un ángulo de ataque negativo de -2,3º, lo que tampoco es una novedad en los grandes circuitos porque -por ejemplo- en el PGA Tour la media también es negativa. Ello le proporciona un ángulo de lanzamiento de 8,3º, un spin de casi 2700 rpm y una distancia de 250 mts de vuelo. Con la rodada, se convierten en 268 mts. Evidentemente, no está nada mal.

Dicho esto, el siguiente paso es comprobar cuales serían las condiciones ideales para su velocidad de swing. Para ello, utilizaremos este cuadro de TrackMan. Como se puede ver en la zona verde, si en vez de tener un ángulo de ataque negativo este fuera de 5º positivos, está claro que el ángulo de lanzamiento se elevaría, el spin se reduciría, y la distancia se incrementaría hasta los 314 mts.

¿Fantasía? ¿Realidad? Para saber si esto sería así tenemos una gran ayuda; los números de TrackMan que Ping publicó hace un par de días sobre Andy Sullivan. Son estos:

sulli

Curiosamente, su velocidad de swing es casi idéntica…….pero el jugador inglés golpea la bola con un ángulo de ataque positivo de +3, lo que le proporciona un spin loft menor (mejor compresión de la bola), un ángulo de lanzamiento de 12,5º (más alto), un spin de 2180 rmp (más bajo) y una distancia de vuelo de 277 mts. Con la rodada, se va hasta los 298 mts 😯 Hay que tener en cuenta que estamos hablando de 30 metros más de distancia, lo que equivaldría a pegar tres palos menos de 2º golpe 😯

En fin, cada uno sabe lo que más le conviene. A veces no se trata solo de distancia sino de sensación de seguridad. En cualquier caso, vistos los resultados, está claro que a él le funciona bien lo que hace 😉 Como siempre, si queréis buscar información sobre técnica de swing, podéis pasar por el canal de Youtube de James Marshall.

 

 

Share

Estética vs. Eficiencia (IX)

Hoy, en la entrada del blog dedicada a los swings más feos pero también más eficientes, vamos a repasar someramente como mueve el palo uno de los jugadores más curiosos del firmamento golfístico; Craig Parry. Apodado “Popeye” por sus compañeros de trabajo debido a sus prominentes antebrazos, le figura del australiano ha sido inconfundible durante los muchos años que ha pasado jugando en el European Tour y el PGA Tour. En ellos, ha conseguido cinco y dos victorias respectivamente, por lo que no se puede decir que no sepa jugar al golf. Otra cosa es que su swing sea casi inverso al ortodoxo, una circunstancia que ha sabido sobrellevar a base de unas compensaciones muy consistentes, como demuestran sus resultados 😉

Para orientar un poco al lector poco ducho en esto de la técnica del swing (hola, Fernando 🙂 ), hay que recordar que la mayoría de los profesionales suben el palo un poco “por fuera” para luego recolocarlo y volver hacia la bola desde dentro hacia fuera. De esta manera, a media bajada la varilla del palo suele coincidir con el antebrazo derecho cuando el jugador es diestro y lo miramos desde atrás. Aquí, un ejemplo:

parry1

Lo que se ve en la foto de la izquierda es el llamado “over the top”, que consiste en alejar el palo del cuerpo en el inicio de la bajada, lo que proporciona un golpeo a la bola de fuera a dentro. En función de como esté la cara del palo en el impacto, esta manera de bajar el palo puede dar lugar a un pull (cerrada) o a un slice (abierta). ¿Qué hace Parry? Precisamente eso 😯

En el inicio de la bajada se puede ver como el amigo Craig “aleja” el palo del cuerpo, coincidiendo la varilla con su brazo izquierdo en vez de el derecho.

parry4

Desconozco como es capaz de golpear a la bola correctamente, algo que me gustaría saber siendo yo un típico jugador “over the top”. Puede ser con las manos o con el desgiro del cuerpo, vayan ustedes a saber. La cuestión es que la toca, y muy bien. De hecho, el vídeo de donde he extraído el fotograma es del golpe que embocó directamente en el hoyo 18 de Doral para ganarle el playoff a Scott Verplank en el Ford Championship.

En fin, misterios de los mejores profesionales. Como siempre, recomendar que os paséis por el canal de Youtube de James Marshall para aprender más cosas sobre este complicado deporte 😉

Share

Errores comunes

Hoy, gracias a un vídeo que he encontrado en Youtube, vamos a aprender varios de los errores que no se deben cometer en un campo de prácticas. Reconozco que los autores son un poco cabrones traviesos por grabar a estos dos amigos, y repito que la intención no es reírse de nadie sino ser capaces de ver de una forma divertida las equivocaciones que llevan a algunos jugadores a sesiones de práctica de auténtica pesadilla. Empecemos publicando el vídeo:

Una vez visionado, vayamos con los detalles:

1.- Coger el palo con un palmo de separación entre las manos NO suele funcionar a menos que seas “Happy Gilmore”. Es posible que hayas jugado al hockey pero el golf es un deporte distinto, con su propia técnica.

practicas1-5

2.- Cuando pegues bolas con un hierro, NO las pongas nunca encima del tee que se usa para el driver. Lo más normal es que la cabeza del palo pase por debajo de la bola y el tee salga disparado a causa del impacto 😯 O, como le sucede la segunda vez, que ni tee ni bola se muevan.

Por ahí vuela mientras la bola todavía está suspendida en el aire

practicas2

3.- Utilizando la misma foto, un apunte. Si de verdad quieres a tu hijo, NUNCA lo pongas delante de una persona que comete estos errores. He visto bolas salir en ángulo recto con respecto a la línea del objetivo. No me pregunten como lo han hecho, porque yo tampoco lo sé 🙁

Vayamos con su amigo:

4.- Aquí las manos están juntas, lo que ya es un avance. El único problema es que las ha puesto en el orden incorrecto. Para un diestro, la izquierda suele ir arriba y la derecha abajo. Sí, ya sé que hace pocas fechas vimos a un profesional del PGA Tour que jugaba con las manos cambiadas…..pero para eso tienes que haber nacido especial y tienes mucho números para que tú no seas así 😉

practicas3

Evidentemente, las chanclas tampoco ayudan. Un buen calzado es básico para obtener un mínimo de tracción….y las playeras no son precisamente ideales en ese sentido.

5.- Para acabar, un último consejo. Si juegas a golf, deberías entender que esto es muy difícil y no reírte del señor de la camiseta amarilla, como la chica que tiene detrás.

practicas4

Y si no juegas, inténtalo tú, a ver si las primeras veces te sale tan bien como a Tiger Woods 😉

Como siempre, el consejo es que un buen profesor te guíe en tus primeros pasos. También, si quieres aprender algo de este deporte, visita el canal de Youtube de James Marshall. Igual encuentras algún vídeo que te ayuda a mejorar tu técnica 😉

Share