Dos de reglas

Hoy toca entrada del blog sobre reglas, y eso hay que celebrarlo a lo grande. Por ello, expondré un par de casos sucedidos esta semana para que aprendamos un poco de ellos 🙂

El primer protagonista resulta ser Tyrrell Hatton, que ya se puede vanagloriar de ser la primera víctima de la nueva regla local que “despenalizaba” los movimientos accidentales de la bola en el green y que está en vigor en el WGC-Match Play. Cuando en el green del primer hoyo de desempate ante Rafael Cabrera-Bello y Charles Howell III se movió su bola al colocar su putter detrás de ella, habló brevemente con el español y la jugó desde donde estaba. Por lo sucedido, entiendo que el amigo Tyrrell, o no sabía de esta regla local, o no se la leyó bien, o se dejó aconsejar mal, porque al momento le cayó una penalidad de dos golpes (El desempate se jugó por golpes al ser tres los implicados) que convirtió su par en doble bogey y le impidió pasar a los dieciseisavos de final. Efectivamente, la regla local dice que si es el jugador el que accidentalmente mueve su bola en el green, esta se repone, cosa que no hizo. Solo se juega desde su nueva posición si -por ejemplo- es el viento el que la desplaza. Así, jugó desde lugar equivocado. Yo casi opto por pensar que fue Cabrera-Bello el que le indujo a error porque en este vídeo de 2012 ya se le puede ver junto a Pablo Martín demostrando que no tienen ni pajolera idea de las normas que rigen el deporte con el que se ganan la vida 😳

El segundo caso se ha podido ver en el Puerto Rico Open, evento opuesto el WGC. El profesional estadounidense DA Points no estaba teniendo una buena ronda final, en la que además partía como líder. Desesperado, recabó el auxilio de su caddie para saber si estaba moviendo la cabeza durante el swing. Para ello, este le colocó dos varillas en cada lado de la misma para que “cogiera sensaciones”. Esta fue la estampa en pleno campo, también para los telespectadores (vía Kip Henley):

Por mucho que nos pueda parecer irregular, esta práctica es perfectamente legal. La regla 14-3, que es la que regula los dispositivos artificiales, los equipos insólitos y el uso anormal del equipo, dice literalmente en su 2ª excepción:

“Un jugador no infringe esta Regla si usa el equipo en la forma tradicionalmente aceptada”

Por lo tanto, hacer esto es tan correcto como poner un guante en la axila para practicar el swing (no para ejecutar el golpe) ya que se está usando el equipo de manera tradicional. Diferente sería si usara un artilugio diseñado específicamente para entrenar. Como curiosidad, decir que le ha ido bien porque ha acabado ganando el torneo. Cosas de las reglas de golf 😉

Share

Las futuras reglas de golf

Pues bien, ya tenemos aquí la propuesta de las nuevas reglas de golf que deberían entrar en vigor el 1 de enero de 2019. Como ya he comentado en Twitter, no se trata de una simplificación de los normas que rigen nuestro deporte sino que nos encontramos ante una auténtica revolución que no estoy seguro que vaya a mejorar la experiencia de juego en todos los aspectos ya que alguno de los cambios benefician claramente a los tramposos. Pero esto es lo que han decidido los “governing bodies” y habrá que apechugar con ello. Para los impacientes, esta es la lista completa de cambios propuestos, dejando claro que algunas de las propuestas podrían cambiar hasta la fecha de entrada en vigor.

  • Si durante la búsqueda de la bola el jugador la mueve accidentalmente, no habrá penalidad.
  • Si el jugador mueve accidentalmente la bola o el marcador de bola en el green, no habrá penalidad. Ahora ya está contemplado como regla local que debe ser puesta en vigor por el comité y en 2019 se convertirá en regla de carácter general.
  • Desaparece la “presunción de culpabilidad” del jugador cuando su bola se mueve. A partir de 2019, solo se penalizará cuando se sepa o sea virtualmente cierto que ha sido el jugador el que la ha movido.
  • Cuando se mueva una bola fuera de green y no se sepa su lugar de reposo original, en vez de droparla cerca del lugar estimado se repondrá directamente en dicho lugar estimado.
  • Cuando en bola en movimiento del jugador le golpee a él, a su caddie, a la persona que atiende la bandera o a la bandera atendida, no habrá penalidad. Esto supone la práctica eliminación de la regla 19.
  • Se eliminan los requerimientos de la regla 20-2c a la hora de obligar a volver dropar. La causa es que se estipula un área de alivio definida que medirá 20″ u 80″ (50,8 cms o 203,2 cms), dependiendo del tipo de alivio, en el que la bola deberá quedar en reposo tras droparla. Si no es así, se volverá a dropar. La forma del dropaje también cambia. El único requisito es que viaje por el aire sin tocar ningun objeto natural o artificial hasta quedar en reposo. De momento, no especifica que debas estar erguido sino que habla de una altura de una pulgada (2,54 cms.), algo que me parece esencial para evitar droparla con la mano casi a la altura del suelo.
  • El tiempo para buscar una bola baja de los 5 a los 3 minutos. Pasado ese tiempo, es bola perdida.
  • A la hora de aliviarse, el jugador siempre podrá utilizar una bola sustituta.
  • Como regla general, el alivio por bola empotrada se extiende a todo el recorrido (o área general, como se llamará), excepto en zonas arenosas. Se podrá restringir a “áreas segadas a ras” por regla local.

Esta me parece bien 🙂

  • En el green, la bola deberá reponerse en todos los casos, incluso cuando no sea el jugador si no el viento el que la ha movido.
  • En el green se podrán arreglar todos los daños que se encuentren en él (agujeros de clavos, piques, etc.) pero no las imperfecciones naturales del mismo.
  • Se podrá tocar la línea de putt en el green (por ejemplo, para indicar la línea) siempre que no se mejore esta.
  • No habrá penalidad por patear y que la bola toque la bandera no atendida. Por lo tanto, se podrá embocar con ella puesta en el agujero desde el green.
  • Se permitirá marcar como obstáculo de agua lateral (estacas rojas) otro tipo de terrenos, como bosque, desierto, etc. para facilitar el alivio.
  • Desaparece la penalidad por mover un impedimento suelto, tocar el suelo con la mano o el palo, o apoyar este último en lo que yo entiendo que son los obstáculos de agua, que pasarán a llamarse “penalty area”. Espero que el redactado final incluya un “accidentalmente”
  • Se elimina la posibilidad de dropar en el lado opuesto del “penalty area”, opción que actualmente existe con el obstáculo de agua lateral.
  • Se elimina la penalidad por tocar o mover un impedimento suelto en un bunker cuando la bola reposa en él. Esto “soluciona” el problema de la bola que se queda al lado de una piña en el bunker.
  • Se elimina la penalidad por tocar la arena del bunker con la mano o el palo. Las excepciones son; cuando lo hace para probar sus condiciones o cuando toca un área justo delante o detrás de la bola al hacer un swing de prácticas o durante el backswing.
  • Se permitirá dropar (en la línea del agujero) una bola injugable fuera del bunker donde reposa, pero el precio a pagar serán 2 golpes de penalidad.

A más de uno, los dos golpes nos van a salir a cuenta 🙂

  • El jugador podrá seguir usando un palo dañado, incluso si este lo ha sido por golpearlo intencionadamente por enfado. No obstante, solo lo podrá reemplazar si el daño se ha causado en el curso normal del juego.
  • Como norma general, se podrán usar los Dispositivos de Medición de Distancias (láser, GPS, etc.). Solo se podrá limitar su uso mediante regla local.
  • El caddie no se podrá colocar detrás del jugador mientras se coloca para indicarle si está correctamente alineado. !!GRACIAS SEÑOR, UNA DE MIS SÚPLICAS HA SIDO ESCUCHADA!! 🙂 Evidentemente, esto “perjudica” principalmente a las chicas…y beneficia enormemente al juego del golf :mrgreen:
  • El caddie podrá levantar y reponer la bola en el green sin el permiso del jugador. Entiendo que este sigue siendo responsable de las infracciones cometidas por su caddie.
  • Recomendación específica de que el jugador ejecute su golpe en 40 segundos o menos. Lamentablemente, solo recomienda. De la misma manera, aparece el “ready golf” y juega el 1er jugador que esté listo para ello. Imagino que se mantiene el turno de salida en match play.
  • El comité podrá imponer sanciones de uno o dos golpes a jugadores que infrinjan las reglas de etiqueta, cuando antes solo cabía la descalificación.
  • Introducción del “resultado máximo”. El comité puede especificar un número de golpes en stroke play a partir del cual el jugador tiene que levantar bola. Su resultado será ese máximo. Esperemos a ver el redactado definitivo porque no lo acabo de ver (por decirlo suave).
  • Cuando un jugador cree que tiene derecho a levantar su bola para identificarla, ver si está dañada, si está empotrada, etc., ya no estará obligado a comunicarlo a su marcador u otro jugador para que supervise el proceso. Aquí empieza lo más claro de la barra libre para los tramposos, que continúa en el siguiente apartado.
  • Cuando el jugador estime o mida un lugar, un área, un punto, una línea o una distancia, el comité no podrá revisarlo en base a pruebas aparecidas con posterioridad (vídeo, fotos) si se considera que el jugador hizo todo lo posible para que su estimación fuera correcta. Es decir, existirá la posibilidad del consabido “lo hago como me de la gana, luego digo que he hecho todo lo posible, y me voy a casa de rositas” popularizado en los últimos años por Tiger Woods. En fin.

En principio, estas son las propuestas. Como resultado de ellas, las reglas de golf pasarían de ser 34 a 24, con lo que algo se simplifica. Lo mismo sucederá con las decisiones…..hasta que nuevas situaciones obliguen a crear algunas nuevas, que es el proceso normal. Podrían haber incluido algunos cambios más, pero no cabe duda de que algunas modificaciones harán el juego más rápido. El tiempo dirá.

Para el que se quiera leer todo el libro de reglas propuesto para 2019, este es el enlace. Está en castellano 😉

Share

Oscilando

El martes pasado, mientras jugaba una ronda con dos amigos llamados Luís y Carlos, estuvimos hablando sobre la reciente introducción de la Regla Local que elimina la penalidad cuando se mueve la bola accidentalmente en el green. En un momento dado, la conversación derivó hacia la diferencia existente entre que una bola se mueva y que oscile, algo que podrá parecer lo mismo para algunos jugadores pero que conviene saber distinguir para evitar apuntarnos golpes de penalidad que no nos corresponden.

Cuando una bola oscila, es evidente que se mueve, pero lo realmente importante en esta situación es donde acaba reposando. Si el movimiento es tal que la bola vuelve al lugar exacto donde estaba antes de moverse, las reglas de golf consideran que, en una especia de extraña ficción que provoca que la penalidad por la regla 18-2 desaparezca del horizonte, lo sucedido hasta ese instante no existe. Veamos un ejemplo en la persona de Dustin Johnson. En este vídeo se puede ver como, tras marcar la bola, el jugador estadounidense intenta meterse la moneda en el bolsillo, fracasando en el intento. Debido a ello, la moneda cae al lado de la bola, la mueve……pero esta vuelve mágicamente a su lugar original 😯

De esta manera, el amigo Dustin se libra de la penalidad ya que para que así fuera la bola debería haber acabado reposando en un lugar diferente. Evidentemente, desde el día 1 de enero (en aquellos lugares donde la regla local esté en vigor), esto no tiene mucha importancia en el green……..pero recordemos que la regla 18-2 seguirá en vigor en el resto del campo. Así que cuidado con caer en la trampa 😉 Para acabar, un recordatorio en forma de decisión:

Share

Hielo

El invierno suele ser una época algo desagradable a la hora de jugar al golf por las bajas temperaturas que se tienen que soportar en determinados países del mundo. Una de las consecuencias del frío intenso es que el agua se congela, lo que puede llegar a ser un serio inconveniente….o incluso una ventaja 🙂

El ejemplo lo tenemos en este vídeo de los siempre interesantes amigos de GolfRulesQuestions, en el que se ve a un jugador en un bunker en un día realmente gélido. Debió llover el día anterior porque el suelo de la trampa de arena está cubierto por el agua…..congelada por la fría mañana 😯 En un bunker -no así en un obstáculo de agua-, el líquido elemento acumulado en el mismo se considera “agua accidental”. Veamos su definición, incluida cuando está congelada:

Por lo tanto, tal y como dice la decisión 13-4/7, el jugador puede tocar el agua accidental con el palo aunque esté en un obstáculo como el bunker ya que ello no supone tocar su suelo:

Volviendo al inicio del artículo, veamos las ventajas e inconvenientes de este situación. La primera ventaja está en que la bola no se hunde en el agua al estar esta congelada. Por ello, tenemos un lie muy similar al de una carretera asfaltada, aunque algo más “blando” a la hora de ejecutar el golpe. La segunda, que el jugador puede apoyar el palo en el hielo antes de jugar su golpe. El inconveniente es que el hielo resbala mucho, con lo que el swing debe ser realizado con mucha suavidad. Así, con cuidado y un poco de suerte, podemos poner la bola en el lugar que deseamos, igual que hace el protagonista de este vídeo 😯 ¡¡Felices fiestas a todos!! 😉

Share

Una abeja

Hace unos días, durante la celebración de esa pachanga llamada “Franklin Templeton Shootout”, pudimos ver una curiosa situación de reglas en la que una abeja se posaba en la bola de Harris English. Como es algo que sucede con cierta habitualidad (si no es una abeja es una mariposa o escarabajo volador), voy a hablar del tema para que podamos aprender algo de ello. Pero antes, veamos el vídeo, cortesía de Golf Rules Questions:

Por definición, un insecto es un impedimento suelto (IS). Así se puede encontrar en el libro de reglas:

A “grosso modo”, según la regla 23, hay tres tratamientos diferenciados en lo que respecta a un IS encima de la bola. En un obstáculo, no se puede ni tocar el IS porque se incurriría en penalidad. En el recorrido (todo el área del campo, excepto el tee de salida y el green del hoyo que estamos jugando, así como los obstáculos), se puede tocar el IS….pero si movemos la bola en ese acto, incurrimos en penalidad bajo la regla 18-2. En el green, se puede tocar el IS y, si movemos la bola, no hay penalidad siempre que ese movimiento sea atribuible al acto de quitarlo. Eso sí, hay que reponerla. La decisión que regula todos estos aspectos es la 23-1/5, la cual reproduzco a continuación.

En la grabación, lo más fácil era que el árbitro, que es causa ajena y no tiene penalidad, intentara quitar la abeja con un tee. Son las ventajas de jugar en un circuito como el PGA Tour, en el que los refrees están disponibles en cada hoyo 😉

Share

Barra libre en el green

Así, por sorpresa, la USGA y el R&A se han sacado de la manga un cambio en las reglas de golf que a buen seguro va a alegrar la vida a más de uno. Se podría hasta decir que se trata de un regalo de navidades para los más patosos en el tema de reglas, entre los que podemos incluir a algunos (no todos, por supuesto, que los que entienden no dan lugar a titulares) jugadores profesionales que han demostrado en repetidas ocasiones que no están muy duchos en la materia.

Como muchos saben, las reglas de golf tienen un calendario preestablecido a la hora de introducir modificaciones. Así, las decisiones se suelen cambiar cada dos años mientras las reglas lo son cada cuatro. Como la última modificación sustancial se produjo el pasado 1 de enero de 2016, los “Governing Bodies” se han visto en la obligación de introducir la modificación de la regla 18-2 en forma de regla local, por lo que hay que entender que lo que hoy voy a escribir aquí solo vale si el comité de la prueba lo implementa antes del torneo a partir del 1 de enero de 2017. Con casi total seguridad, acabará cambiándose en la regla, pero para eso habrá que esperar un poco 😉

Durante el pasado US Open, dio mucho que hablar la penalidad impuesta a Dustin Johnson por haberse movido su bola en el green, algo de lo que hablé en esta entrada del blog. Como es un hecho que se ha repetido durante los últimos años, la USGA y el R&A ya llevaban un tiempo discutiendo sobre como solucionarlo. Seguramente, el “caso Dustin” ayudó a darle el último empujoncito, pero tengan por seguro que sin él también hubiera acabado viendo la luz. ¿En qué consiste? Muy fácil; a partir del 1 de enero, cualquier movimiento de la bola que tenga como origen la “accidentalidad” del origen. Me explico. Solo se “salvará” aquel (jugador, compañero, caddie o equipo) que mueva ACCIDENTALMENTE la bola o la marca EN EL GREEN. Pongamos algunos ejemplos:

• Jugador que marca la bola en green y, al levantarla, se le cae accidentalmente y esta mueve el marcador. Anteriormente era un golpe de penalidad (regla 20-1). A partir de enero no lo será si está implementada la regla local. Tampoco habrá penalidad si es al revés, cuando se cae el marcador y mueve la bola (caso Ian Poulter, o más recientemente Brandt Snedeker).

• Jugador que se coloca para patear y toca la bola accidentalmente, moviéndola. A partir de enero no tendrá penalidad si está implementada la regla local. Es el “caso Dufner”, del que precisamente hablé el mes pasado.

Tranquilo, Dustin, que casi seguro que no te volverá a pasar 😉

• Jugador que anda despistado por el green y le da una patada accidentalmente a su bola, moviéndola. A partir de enero no tendrá penalidad si está implementada la regla local.

En fin, cualquiera que sea la causa por la que accidentalmente el jugador mueva la bola en el green, no tendrá penalidad. Lo que sí que habrá que hacer es reponerla en su lugar original, a diferencia de cuando sea movida por el viento o la gravedad, que se tendrá que jugar desde donde acabe reposando. ¿Casos no incluidos en este cambio? Cuando el jugador mueve intencionadamente la bola en el green, cuando la levanta sin marcarla, o cuando mueve accidentalmente la bola FUERA del green (en calle, el rough o en un obstáculo como un bunker). En dichas situaciones, tendrá su correspondiente golpe de penalidad y tendrá que reponer.

A ver quién es el primero que se lía con este cambio en un torneo profesional. Apuesto a que no tardarán mucho 😈

Share

Un hoyo en uno que no fue

Hoy voy a explicar una historia muy curiosa que leí en un artículo de Golf Channel hace casi dos meses. La protagoniza un chaval de 15 años llamado Josh Hogarth, que ganó un torneo junior en el campo inglés de South Moor Golf Club.

Este es el susodicho (Foto de Tom Wilkinson)

hogarth

¿Alguien le ve como un poso de amargura? La razón podría ser lo que le sucedió en el hoyo 14, un par 3 de 168 metros en el que jugó un hierro 6. La realidad es que pegó un golpazo, de tal manera que la bola acabó rodando mansamente hasta el agujero, quedando apoyada en la bandera pero sin llegar a reposar por debajo del nivel del suelo. Cosas de la juventud, al amigo Josh no se le ocurrió mover un poco el asta para que la bola cayera al fondo del agujero antes de sacarla. Por ello, al proceder a tirar de la bandera, la bola se salió del agujero, dejándole con dos palmos de narices. Veamos lo que dice la regla 17-4:

17-4. BOLA REPOSANDO CONTRA LA BANDERA Cuando la bola de un jugador reposa contra la bandera que está en el agujero y la bola no está embocada, el jugador u otra persona autorizada por él puede mover o quitar la bandera y si la bola cae dentro del agujero se considera que el jugador ha embocado con su último golpe; de otra manera, si la bola ha sido movida debe ser colocada en el borde del agujero, sin penalidad.

Como se puede ver, en este caso la bola se tiene que colocar al borde del agujero sin penalidad, permitiendo así que el jugador la emboque con su segundo golpe. En sus declaraciones posteriores, Hogarth manifestó que no conocía la regla y que ello le impidió conseguir dos hitos; el mencionado hoyo en uno…y también el récord del campo de 64 golpes que hubiera firmado si hubiera procedido correctamente. En fin, no te acostarás sin saber algo más. Lo que está claro es que, a partir de ahora, a Josh Hogarth nunca se le olvidará como se actúa cuando la bola queda apoyada en la bandera 🙁

Share

Jugar bola en movimiento

Hoy toca hablar de reglas otra vez, además con un caso bastante curioso. El incidente implica a este profesional, que ante la frustración de haber fallado el corto putt que le quedaba, deja que el cabreo le venza y hace esto 😯 El vídeo es de @GolfRules_Questions en Instagram.

Efectivamente, el golfista no espera a que la bola quede en reposo y la golpea para embocarla definitivamente…..lo que solo le puede traer más problemas 🙁 Contrariamente a lo que se pueda pensar, el jugador no ha incurrido en penalidad bajo la regla 19-2 (bola desviada o detenida por el jugador) ya que este regla solo trata los casos accidentales, sino que la regla infringida es la 14-5 (jugar bola en movimiento). Por lo tanto, lo que diferencia el tratamiento que vamos a dar al comportamiento es la intencionalidad. Leamos su texto:

14-5. JUGAR BOLA EN MOVIMIENTO Un jugador no debe ejecutar un golpe a su bola mientras la misma está en movimiento. Excepciones:
 Bola cayendo de un soporte (tee) – Regla 11-3
 Golpear la bola más de una vez – Regla 14-4
 Bola moviéndose en el agua – Regla 14-6
Cuando la bola comienza a moverse sólo después de que el jugador ha comenzado el golpe o el movimiento hacia atrás de su palo para el golpe, no incurre en penalidad bajo esta Regla por jugar una bola en movimiento, pero no está exento de cualquier penalidad bajo la Regla 18-2 (Bola en reposo movida por el jugador). (Bola intencionadamente desviada o detenida por el jugador, su compañero o caddie – ver Regla 1-2.)

Lo que me gustaría resaltar es el último párrafo. Como se puede leer, más allá de las excepciones, no existe penalidad si golpeamos intencionadamente la bola de esta manera si se inició el swing antes de que la bola empezara a moverse. Por lo tanto, si una ráfaga de viento hace que esta se mueva justo cuando estamos bajando el palo, no nos tendremos que apuntar ninguna penalidad por golpearla así. En cambio, si no sabemos lo que ha provocado que la bola se mueva, tal y como dice el texto, existen muchas posibilidades de que acabemos sin penalidad por golpear la bola…..pero con un golpe más por infracción de la regla 18-2 (bola en reposo movida por el jugador) 🙁

14-5

Share

Una piña

Hace unos días leí unas declaraciones en las que Mike Davis (Director Ejecutivo de la USGA) hablaba sobre el esfuerzo que esta organización está realizando para “simplificar” las reglas de golf. Como ya he comentado alguna vez, es complicado que su deseo se haga realidad, sencillamente porque el libro de decisiones recoge la experiencia de millones de golfistas desde 1744, año en que se recogieron por primera vez por escrito en Leith.

Efectivamente, las más de mil decisiones del librito de marras responden a las situaciones en las que se han encontrado los golfistas de a pie y la respuesta que los “governing bodies” le han dado al problema. Por lo tanto, por mucho que se quieran “simplificar” las reglas, siempre habrá casos en los que la literalidad del texto no se cumpla y haya que tomar una decisión sobre el particular. La consecuencia es siempre la misma; el número de decisiones, la parte que menos se leen los jugadores (si es que leen mucho alguna regla), seguirá siendo muy numeroso y difícil de comprender sin realizar un mínimo esfuerzo.

Las reglas de golf originales

rules1744

Tomemos como ejemplo uno de los casos más clásicos, el del impedimento suelto en un obstáculo. A muchos les puede parecer increíble que la bola acabe reposando al lado de una naranja, una manzana o una piña, pero estas cosas suceden incluso en el campo profesional. Ven el vídeo de GolfRules_Questions en Instagram:

Como dice la regla 13-4, esa piña no se puede quitar sin penalidad, pero, ¿qué pasa si lo que cae al lado de la bola es la chuleta de otro jugador? Sigue siendo un impedimento suelto pero las decisiones 13-4/18 y 13-4/18.5 establecen las diferencias a la hora de actuar. En el caso de la chuleta, el jugador tiene derecho al lie que le proporcionó su golpe y puede retirarla en aplicación de la regla 1-4 (equidad).

La conclusión es que las reglas de golf siempre serán complicadas, especialmente si no te tomas la molestia de comprenderlas. Si, además eres un zoquete como Dustin Johnson o muchos de los periodistas de golf, que reconocen que no las ha estudiado nunca, lo normal es que se monte el escándalo del US Open de este año. Y, evidentemente, eso no es culpa de las reglas de golf porque así siempre van a haber polémicas.

Share

El swing de prácticas de Dufner

Hace casi 4 años (juer, como pasa el tiempo 🙁 ), escribí una entrada del blog en la que hablaba de la típica situación en la que hacemos un swing de prácticas en el tee da salida y movemos la bola que allí teníamos acomodada. El protagonista en aquella ocasión era Michael Campbell, que pasó unos minutos de apuro hasta que el árbitro le confirmó que no tenía penalidad.

Lamentablemente, en alguna ocasión he tenido que escuchar como algunos jugadores pretendían aplicar la misma lógica que en el caso de Campbell al resto de situaciones en el campo, como la que tuvo que sufrir el amigo Jason Dufner en este vídeo de Golfrules_questions:


Como se puede ver, al intentar realizar un swing de prácticas, Dufner mueve su bola unos centímetros. La diferencia con el caso de Campbell está en el “estatus” de la bola, que antes de ser golpeada en el lugar de salida no está en juego, y que tras ese golpe lo está hasta ser embocada, salvo cuando esté perdida, fuera de límites o levantada, o haya sido sustituida por otra bola. Visitemos la definición del libro de reglas.

definicionbolajuego

Por lo tanto, ya tenemos la trilogía completa. En el tee de salida, antes del primer golpe en el hoyo, la bola no está en juego y no hay penalidad. En el recorrido, cuando ya está en juego, un swing de prácticas que mueve la bola conlleva penalidad. Recuerden esta entrada del blog de 2013 en la que a Justin Rose y Hudson Swafford les sucedía esto. En green, como hemos visto hoy, tres cuartos de lo mismo 😉

Share