La bola Top Golf

Hace tres años y medio escribí una artículo sobre la cadena de canchas de prácticas Top Golf. Ya en aquél momento me pareció una gran idea, sobre todo teniendo en cuenta que tanto la economía como el tiempo libre de que disponemos para jugar al golf en “campo grande” no han mejorado mucho desde entonces. En un lugar como el Top Golf puedes practicar, y al mismo tiempo establecer un tipo de relaciones sociales que seguramente para el estilo de vida de los más jóvenes es mucho más apetecible. El reflejo está en el crecimiento de esta cadena, que hace algo más de un año estableció un acuerdo estratégico con el PGA Tour y la LPGA como herramienta principal de promoción de nuestro deporte.

Dejando de lado el aspecto publicitario, hoy he hablado de Top Golf porque he encontrado un vídeo de un par de culos inquietos que me ha gustado mucho. Se trata del canal “What’s inside?” (¿qué hay dentro?), y que se han dedicado a probar en el radar doppler las bolas que se usan en estas instalaciones…..y también a abrirlas para ver qué hay en su interior. Veamos el vídeo:

Como se puede comprobar, y aunque es cierto que son pocos golpes de prueba, lo cierto es que las bolas de Top Golf vuelan menos que las “normales”. Prácticamente un palo. La explicación supongo que debe tener que ver, como se ve al final de la grabación,  con su proceso de fabricación; introducir un chip en su interior debe comportar limitaciones en los materiales a usar, cuando no incidir directamente en la precisión de los golpes cual escopeta de feria con el cañón doblado. Con un núcleo que cuyo reparto de pesos no se acerca a la perfección de una esfera (el chip es plano y rectangular), el giro de la bola nunca será igual que el de una Titleist.

En definitiva, que si algún día abren uno de estos en Madrid y/o Barcelona (fuera de ahí me parece utópico conseguir cuadrar las cuentas), no se olviden de coger un palo más 😉

Share

Gadgets XVII

Todo lo bueno se acaba, y por supuesto las vacaciones están incluidas en el paquete. Tampoco creo que me equivoque si digo que estas últimas son las que pasan más rápido de todas 🙁 Tras estos días de asueto, me he dado cuenta que tenía acumulado suficiente material como para retomar la serie de artículos sobre los “gadgets” que utilizan los mejores pros 🙂 El primer invitado es Andrew Johnston, al que se vio en el putting green del Open de Francia con su entrenador, practicando de esta guisa:

Supongo que la varilla tenía dos propósitos; por una parte colocar las manos en el lugar adecuado en el “setup”, y por otro asegurarse que en el “follow through” las manos también la tocaban para “rodar” la bola en vez de darle un golpe seco.

La segunda protagonista es la jugadora checa del Ladies European Tour Klara Spilkova. En este vídeo grabado en el Open Championship femenino, la podemos ver utilizando una cinta elástica para evitar el tan temido “sway” (desplazamiento lateral de la cadera). Así, resistiendo a la tensión, mantiene la cadera centrada y rotando.

El tercero en la lista es Ben Evans, que nos demuestra que los trucos clásicos son como los viejos rockeros, que nunca mueren. En esta filmación previa al Made in Denmark se le puede ver utilizando la consabida toalla en ambas axilas, un “tip” que jamás he conseguido llevar a cabo con éxito. Será por eso que soy un paquete de jugador 🙁

Para acabar, la demostración de que en golf está casi todo inventado. En este anuncio de 1921 se puede contemplar la aparición del primer zapato multitacos, algo que en aquella época debió sonar a chino. A veces, lo importante es el momento de la aparición de la novedad antes que su utilidad. Unos adelantados a su tiempo, los de Stedman Products Company (vía Anthony Pioppi):

Share

Tot Golf

A veces, la vida nos lleva por caminos por los que desconocemos que vamos a transitar. Normalmente nos imaginamos un itinerario vital para nuestra persona que luego la cruda realidad se encarga de desmontar,a veces pieza a pieza, a veces dejándolo caer todo como un castillo de naipes. Es el caso del protagonista de hoy, David Canet, un clubmaker y clubfitter establecido en Castellar del Vallés (Barcelona).

Originariamente dedicado al mundo del calzado y a la instalación de césped artificial, su negocio se hundió como una ficha más del dominó que generó la última crisis económica. La cadena de impagados le obligó a reinventarse, y eligió el camino del clubmaking. No era la primera vez que “tocaba” palos y grips en el garaje de su casa, pero dedicarse profesionalmente a esto era algo muy diferente. Para ello tuvo que pasar por un largo proceso de aprendizaje que ha dado muy buen resultado ya que desde 2015 se ha podido dedicar con éxito a su nueva actividad. De hecho, su habilidad le ha proporcionado no pocas concesiones exclusivas de marcas de prestigio como Parsons Extreme Golf (PXG), Miura o KZG, entre otras. Por supuesto, para acceder a este privilegio hace falta pasar un examen de conocimientos porque estos fabricantes quieren que los que monten sus palos lo hagan bien. De hecho, KZG le entregó a principios de año el diploma que le acredita como uno de los 100 mejores clubmakers del año, de los que solo 9 ejercen en nuestro país.

David, en su taller

Uno de sus títulos, que presiden la sala de trabajo

Para realizar los fittings, David dispone de una pequeña cancha con radar doppler FlightScope para obtener los datos del swing.

La parte más curiosa de su trabajo la desarrolla con su completísimo remolque, el cual puede llevar a cualquier campo o lugar donde se necesite montar un taller de clubmaking. Este es su aspecto por dentro y por fuera.

Tiene hasta toldo 🙂 (vía 7BajoPar)

En fin, que siempre es interesante saber donde puede uno acudir a hacerse un  fitting para saber el mejor material a usar, o simplemente a cambiar unos grips. Los caminos del golf son inescrutables, y en ese sentido a David lo han traído hasta aquí. Bienvenido sea 😉

Los datos de contacto los podéis encontrar en su web o en el teléfono 607202122 😉

Share

The Hammer

Para los que llevamos un tiempo en el golf, es palo del que voy a hablar a continuación no es un desconocido. Incluso es posible que, en alguna solitaria madrugada, más de uno hayan podido visionar el anuncio del mismo en algún canal dedicado a la teletienda. Para hacer memoria, vamos a revivir los alaridos con los que su creador nos dejaba insomnes 🙂

Efectivamente, se trata del amigo Jack Hamm, que publicita su gran obra, el Hammer-X (martillo-X), a grito pelado. Como se puede ver en su web, Jack predica que con este curioso driver de solo 99.95$ se pueden alcanzar distancias astronómicas. En ella también se puede encontrar su currículo como  golfista, con “perlas” como estas:

  • 6 veces campeón del mundo de long drive (no aparece en la lista de campeones) 😯
  • Poseedor de 6 récords mundiales (no dice cuales) 😯
  • El único ser humano en promediar 400 yardas desde el tee 😯
  • En una ronda, alcanzó el green de ocho pares 4 de drive. Firmó solo 29 golpes con este palo y los hierros……pero hizo 43 putts. ¡¡Ay, si supiera patear!! (literal) 😯
  • ¡¡Tiene la entrada prohibida en todos los campos de prácticas de los EEUU porque les pierde todas las bolas!! (también literal) 😯

Por suerte para nosotros, los culos inquietos de MyGolfSpy han decidido testar el Hammer-X en un simulador para salir de dudas sobre la calaña de este individuo. El palo con el que lo han comparado es el TaylorMade M1 2016 de 10º. Las bolas, Bridgestone B-330RX. Siete personas, con handicaps entre 0 y 15 dieron 12-14 golpes con cada palo, intercambiándolos. ¿Los resultados? Estos:

  • TaylorMade M1: 225,2 mts. de media, 17,9 mts. de dispersión, 2768 RPMs, 16,4 º de ángulo de lanzamiento y 141,48 MPH de velocidad de la bola.
  • Hammer-X: 202,1 mts. de media, 21,7 mts. de dispersión, 2217 RPMs, 16,9º de ángulo de lanzamiento y 130,13 MPH de velocidad de la bola.

Como se puede ver, ni se acerca a los números de un driver como el de TaylorMade, con lo que el timo está claro.

Lo compres del color que lo compres, no vas a ganar distancia 😉

En fin, antes de comprar material de golf, lo mejor es informarse un poco. Sin duda, más de uno habrá “picado”, pero esperemos que tras este artículo cada vez sean menos los que tiren el dinero con este palo 😉

Share

Los palos de Sadlowski

No es la 1ª vez que hablo de Jamie Sadlowski en este blog. De hecho, el antiguo especialista de “long drive” canadiense ya fue el protagonista de una de las primeras entradas de este espacio allá por 2012, en la que hablaba de las siderales distancias que pegaba con todos los palos de la bolsa. Pues bien, los años pasaron y Sadlowski decidió hacerse un nombre en nuestro deporte compitiendo con los mejores del mundo en el juego por golpes. De momento, ha ido pasando algunos cortes en eventos de Web.com Tour a los que fue invitado, pero parece que en este 2017 está decidido a dar el gran salto de la mano de su nuevo “coach”, el comentarista Peter Kostis. Gracias a un artículo de hace unas semanas de Golfweek, vamos a ver como ha cambiado el material que usa con respecto al del “long drive”.

Driver:

Para conseguir una mayor precisión con el “perro gordo”, Sadlowski ha introducido algunos cambios. De usar una varilla de 48 pulgadas a pasado a una de 44,25 pulgadas……y con intención de rebajarla hasta las 43 pulgadas en el corto plazo. A pesar de ello, todavía genera 15 MPH más de velocidad de swing que Dustin Johnson, por lo que no creo que tenga problemas de distancia. Los grados del palo también han cambiado, pasando de los 7º a los 11º. Si tenemos en cuenta que los aficionados usan varillas cercanas a las 46 pulgadas, y entre 9º y 10,5º, estaremos de acuerdo en que somos nosotros los que no acabamos de tener muy claro lo que es mejor para nuestro juego 😳

Este es el que usa

Hierros:

El canadiense juega los Callaway Apex Pro Irons, los cuales ha configurado de una maneras un tanto especial. En primer lugar, ha cambiado los grips standard por otros midsize…..con 4 vueltas extra de cinta. Eso significa que los grips son mucho más gruesos que antes, lo que también está orientado a buscar precisión ya que obliga a usar menos manos y brazos. Además, ha recortado sus varillas una pulgada (2,4 cms.) y ha retocado las cabezas para hacerlas 4 grados más planas. De esa manera, dice que tiende ha hacer el swing más “redondo” en vez de utilizar la verticalidad para dotarlo de velocidad.

Un grip (la pieza verde es el Arccos Golf, que mide las distancias)

El resto de la bolsa también tiene alguna particularidad, por ejemplo por el hecho de no usar madera 3 ya que alcanza demasiada distancia. Para “escalonar” mejor sus palos, prefiere usar “driving irons” de 18 y 21 grados al efecto de cubrir los pares 5 más largos. Con 340 yardas de drive, más 260 yardas del 1º de los hierros, no va a tener problemas en patear para eagle.

Espero que esta nueva andadura tenga un  final feliz. Desde luego, debe ser un bonito “problema” tener que recortar tus palos porque pegas demasiado largo 🙂

Share

Gadgets (XV)

Hoy, en la entrada del blog, vuelvo a recuperar la temática de los “gadgets” o herramientas de entreno que los mejores jugadores utilizan para mejorar su juego. En primer lugar tenemos a Lee Westwood, al que hace unas semanas fotografiaron usando una simple tira de tela para asegurarse que su cadera rotaba correctamente. Como se puede ver, el jugador inglés la ata alrededor de sus rodillas y así consigue que estas trabajen conjuntamente sin irse cada una por su lado, creando el temido “sway”.

El siguiente invitado es Luke Donald. En esta fotografía se le puede ver con un buen número de instrumentos clásicos de entreno, entre ellos el EyeLine Putting Mirror, el cordel que marca la línea por la que subir y bajar el palo, y la “puerta” por la que tiene que pasar la bola. De esta manera, se memoriza mejor el movimiento del palo y enseguida se da uno cuenta de cual ha podido ser el fallo. Sobre todo, que no falten referencias :mrgreen:

No obstante, hay un ejercicio que se efectúa con las “puertas” que también me parece muy eficaz. En este caso, es Chris Wood el que nos lo mostró en el WGC mexicano del pasado fin de semana. Como se puede comprobar en el vídeo, lo que hace el jugador inglés es situar otra “puerta” al lado del agujero en un putt con bastante caída. De esta mkanera, no solo tienes que encontrar la línea adecuada sino que la fuerza también tiene que ser perfecta para poder hacer que la bola pase justo por ese punto en la última vuelta. Dentro vídeo:

Por último, echemos la vista un poco hacia atrás en el tiempo. Si nos trasladamos a 1960, está claro que las instalaciones indoor estaban en pañales en los EEUU. Por ello, durante los gélidos inviernos -en aquellos tiempos trasladarse vía avión a Florida no era tan fácil- los profesionales se las tenían que ingeniar para entrenar. Un ejemplo es Jack Nicklaus, que no cesaba en su ética de trabajo por mucho que bajara la temperatura. En esta foto se puede comprobar las precarias condiciones del campo de prácticas. Lo que no te mata, te hace más fuerte. 18 “grandes” lo atestiguan 😉 (vía PGA Tour).

Share

Una de palos

Pues sí, como reza su título, hoy la entrada del blog va a versar sobre palos de golf. En concreto, voy a hablar de tres de ellos, clasificados en diferentes apartados como el de nuevos, usados y rehabilitados.

En primer lugar tenemos un juego de hierros, maderas y driver de la marca japonesa Honma. Los que la conozcan sabrán que se trata de una de las más caras del mundo, con precios que quitan el hipo al más pintado. En este caso, el modelo que se exhibió en el PGA Show de Orlando fue una edición especial de los IS-05, que a continuación se muestra en la foto de que ha compartido el periodista de Golfweek David Dusek:

Si tenemos en cuenta que solo 6 hierros de este modelo (el “normal”) con varillas de 5 estrellas cuesta más de 25.000€, nos podemos imaginar cuanto costará el juego completo de esta serie 😯 Yo voy a empezar a ahorrar, que con un poco de suerte me los puedo comprar dentro de 20 o 30 años :mrgreen:

Pasemos ahora al apartado de palos usados. Fue hace tres días cuando el perfil de Twitter de SecretTourPro publicó una foto de un wedge en el que se podía ver con claridad el patrón de golpeo. Es este:

Como se puede comprobar, parece que el metal de la cara fuera de mantequilla y que el perfil de la bola se hubiera quedado marcado tras el primer golpe. Imagínense la cantidad de golpes que hay que dar “en la pepa” para que ese palo se deforme de esa manera. Tremendo 😳

Para acabar, los palos rehabilitados. Gracias a una noticia publicada en la web de la PGA of America hemos podido ver como de bien puede lucir un palo tras un sencillo proceso de lijado y pintado. Pondré varios ejemplos, de manera que podremos valorar si nos ponemos manos a la obra con aquél putter viejo que tenemos dando vueltas por el trastero desde hace años:

No parece el mismo….pero lo es 😯

De ser un hierro oxidado, a lucir así de bien en la bolsa

Otro putter que solo hubiera servido para mover troncos en la chimenea

En fin, que el bricolaje es una actividad muy productiva, no solo en casa sino también en nuestra actividad favorita 😉

Share

PGA Show 2017

Este fin de semana, como viene sucediendo desde hace años, se celebra en Orlando (Florida) el PGA Show, la feria de material de golf más importante del mundo. Este es el lugar en el que muchos fabricantes presentan sus novedades, esperando que los numerosos periodistas congregados en el lugar les hagan un poco de publicidad. Hoy, en la entrada del blog, destacaré algunos de los que más me han llamado la atención:

Duo Trac Smart Ball

En la última entrada del blog hablaba de algunos “gadgets” que iban a servir a los jugadores para mejorar su putt. Pues bien, en el PGA Show se han podido ver un par de bolas que llevan la tecnología un paso más allá. Efectivamente, se trata de dos bolas de golf que incorporan sensores en su interior y que transmiten los datos sobre como ruedan a la aplicación del smartphone 😯 Si el jugador ha golpeado la bola con la cara del putter perfectamente cuadrada, la pantalla mostrará un cero a ambos lado, lo que no es el caso de la foto. Se venderán por 140$ a partir del verano y la empresa tiene previsto fabricar en un futuro cercano bolas con las que se pueda hacer lo mismo con un chip e incluso con un swing completo.

Las bolas (de golf :mrgreen: ), vía Golf WRX

La pantalla del móvil o la tablet

Foot Wedge

En el dialecto golfístico, el “foot wedge” (wedge de pie) se refiere a la patada que algunos tramposos utilizan para sacar su bola desde el rough hasta la calle. Una empresa ha aprovechado el nombre y ha fabricado este bonito palo, más que nada para que no nos ensuciemos los zapatos durante dicha operación. Fuera bromas, dudo mucho que este “wedge” sea conforme a las reglas…….pero me ha parecido curioso 🙂

Tiene hasta las uñas pintadas 😉

El putter Bradley

Un putter puede ser fabricado de muchas formas y materiales. No obstante, este es especial porque su principal componente es…..la madera. Hay que destacar que el palo se construye a gusto del consumidor en lo referente a aspectos como la forma, el loft, el lie, la masa, el centro de gravedad, etc. Además, la madera es tratada para endurecerla y hacerla resistente al agua. Evidentemente, todo tiene un precio, y en este caso es bastante alto ya que alguno de sus modelos puede alcanza los 25.000$ :shock.

MG Itobori Grind

Para acabar, una marca que no me ha gustado nada. Por mucho que sean japonenes, o por mucho que estos palos sean muy caros, personalmente no me gusta nada este tipo de “decoració”. A mí, las figuras de soldadura o los desgastes intencionados me dan sensación de dejadez, de no tener un diseño “limpio”…..pero si están aquí debe ser porque a alguien le gusta este tipo de palos. Ahí lo dejo, vía Golf WRX:

Share

El patear mal se va a acabar

Hace unos años que la tecnología anda trabajando para que nuestro swing con los hierros y maderas mejore día a día. La aparición de los radares doppler ha influido mucho en ese sentido, monitorizando detalladamente todos y cada uno de los lugares por los que pasaba la cabeza del palo en el impacto. De hecho, en los últimos meses incluso han ido apareciendo aparatos de pequeño tamaño que han permitido al aficionado medio acceder a muchas de estas funcionalidades. No obstante, todavía no había aparecido ningún “gadget” que nos permitiera mejorar nuestro putt, un palo con el que damos casi la mitad de nuestros golpes en una vuelta de 18 hoyos……hasta la aparición del “Hole More Putts”.

Efectivamente, ya tenemos aquí una práctica tableta que nos va a facilitar esta tarea, además a un precio muy interesante. Veamos su aspecto:

Y ahora su funcionamiento:

Hole More Putts Video from Foremost Golf on Vimeo.

Decir que el “Hole More Putts” nos facilita los datos sobre el ángulo de la cara del palo, el lugar de impacto en la cara del palo, la trayectoria de la cara del palo, la velocidad de la cara del palo y el ángulo de ataque en el impacto. Todo ello se muestra en la pantalla que este aparato tiene en la parte superior derecha, permitiendo la consulta desde el smartphone o la tablet. Además, la aplicación proporciona consejos para mejorar en aquellas áreas en las que no estemos acertados. Y todo por 459 €. Si a alguien le parece caro, hay que recordar que el precio del Sam Putt Lab es diez veces mayor, amén de que es mucho más complicado de usar.

La presentación de los datos es esta

Dicho esto, ya solo queda saber la caída del green. Para ello, los amigos de Clere (creadores del “ProGreenBook” o “strokesavers” de los torneos del European Tour, de los que hablé aquí) han creado una aplicación para smartphone llamada Clere PuttTracer. Lo único que hay que hacer es elegir el green del hoyo que estemos jugando, marcar el lugar donde se encuentra la bandera y la bola, establecer la velocidad del green……..y el programa nos facilitará la mejor línea de putt para embocar el golpe 😯 Esta es el aspecto que tiene la aplicación:

En fin, que a partir de hoy, el aficionado que no emboque la gran mayoría de putts es porque no quiere 😉

Share

El misterio de los palos vintage

Ya son varias las veces que he hablado de las distancias que se pueden conseguir con palos de los llamados “vintage”. Hoy, aprovechando que en los últimos días he podido reunir varios vídeos sobre el particular, proporcionaré a los lectores de este blog un nuevo ejemplo.

Los dos primeros en la lista los he obtenido de la cuenta de Twitter de TrackMan, aunque el que tomó las imágenes es Claude Harmon III, el hijo de “Butch” Harmon. El jugador elegido en primer lugar para probar un viejo palo de persimón es Rickie Fowler, el cual golpea una bola delante del famoso radar doppler. El driver es un MacGregor con varilla de acero, y la bola una Titleist ProV1x de 2015. Este fue el resultado:

Efectivamente, los números no se diferencian mucho de los que podríamos obtener con un palo más moderno, ya que Fowler alcanza las 292 yardas de distancia, con un “smash factor” (la eficiencia con que se transfiere la energía de la cara del palo a la bola) de 1.49 y unas 2899 RPMs bastante decentes. Para tratar de corroborar lo visto, esta vez fue Brooks Koepka el que se puso a los mandos de esta antigualla. El resultado volvió a ser sorprendente:

Como se puede comprobar, esta vez hasta se sobrepasan las 300 yardas de distancia, y eso que el golpe de Koepka obtuvo solo un 1.46 de “smash factor”. El último ejemplo de lo que digo nos viene esta vez de la web de MyGolfSpy, que se encuentra inmersa de lleno en una serie de pruebas de este tipo. Aquí, el driver elegido fue algo más moderno, concretamente un Biggest Big Bertha de titanio que en su momento fue de lo mejor del mercado en su género. El resultado en el radar doppler es este:

Quizás son ejemplos muy extremos, pero nos demuestran una vez más que el palo no es lo más importante a la hora de conseguir distancia. Seguramente, mucha culpa de estos resultados la tiene la bola, algo sobre lo que ya escribí en su momento en esta entrada del blog. Pero no nos quedemos solo con eso. Sí, se pueden sacar muchos metros a un palo antiguo, pero para ello también necesitaremos trabajar mucho nuestro swing, como hace Alexander Noren. Igual, cuando tengamos las manos tan llenas de callos como el jugador sueco, conseguiremos esos metros que tanto echamos en falta 😉

Share