El PGA Championship, ¿un torneo con futuro?

Han sido diversas las voces que se han alzado estos día planteando cambios en el PGA Championship. Por una parte, existe un debate sobre si el 4º “grande” del año debería seguir incluyendo a los profesionales de club entre los participantes. Aunque actualmente no son más de una veintena, la realidad es que la brecha de juego entre los profesionales de club y los profesionales del tour se ha ido agrandando paulatinamente con el paso de los años. Jack Nicklaus declaró hace poco (en inglés) que, aunque en los comienzos de su carrera algunos profesionales de club eran capaces de derrotarle, en la actualidad eso ya no es posible. Desde el año 2000, la mejor clasificación de un profesional de club en el PGA Championship ha sido el 31º lugar (Chip Sullivan, 2004). En 2003 y 2008 ningún profesional de club pasó el corte, y, desde 2006, ninguno de ellos ha acabado más arriba de un 68º lugar en este torneo. Además, desde 1968, los profesionales de club tienen su propio torneo, el PGA Profesional National Championship.

Por otro lado, también se habla de “recompensar” a Asia de alguna manera por su creciente número de importantes torneos y la importancia que este continente como mercado. Evidentemente, como se puede leer en el artículo del último enlace (en inglés), la PGA estadounidense se ha negado categóricamente a trasladar geográficamente su “major”.

Yo soy partidario de realizar modificaciones. En este artículo de Golf Digest se proponían diversos cambios para hacer el torneo más atractivo pero, personalmente, mi opinión es que se podría espaciar algo más con respecto al Open Championship y se podría cambiar el formato a Match-Play. No hay que olvidar que el PGA Championship se jugó bajo esta modalidad desde 1916 hasta 1957, y no estaría nada mal ver una final de un “grande” bajo la extrema tensión de jugar cara a cara. Incluso, para hacerlo más entretenido televisivamente hablando, se podrían dilucidar así las ocho primeras posiciones (al estilo del Accenture -Match-Play). En cualquier caso, de lo que no soy partidario es de que haya más de cuatro “majors” al año porque se perdería la emoción que da el saber que hay pocas oportunidades para ganarlo. Pasa un poco como el mundial de fútbol o las Olimpiadas….y el The Players Championship está acechando.

Os dejo con algunos de los mejores momentos del PGA Championship

Share

El enemigo oculto de Kiawah Island

Se ha hablado mucho estos días de las grandes amenazas que acechan a los jugadores en el campo donde se va a celebrar el PGA Championship, el Ocean Course de Kiawah Island. Hemos visto como se destacaba su longitud (aunque el campo se puede alargar hasta los 7.257 metros, en el PGA Championship se jugará en 7.019 metros), su extrema dificultad (desde los tees de campeonato, su slope de 153 y su valor de campo de 79.7 le convierten en el recorrido más difícil de los EEUU) o la influencia que factores meteorológicos como el viento o la lluvia tienen en el juego (las previsiones no son muy halagüeñas, más viendo lo que ha sucedido hoy)…….pero se ha hablado muy poco de un factor tan decisivo como la hierba con que está sembrado; la paspalum. Se trata de un tipo de hierba que la mayoría de jugadores no han experimentado nunca ya que en el PGA Tour no es habitual (solo se juega en el Mayakoba Golf Classic o en el Puerto Rico Open)

Diseñada básicamente para soportar el riego con agua con alto contenido salino o poco reciclada, la hierba paspalum tiene una serie de características que dificultan el juego. La más importante de ellas es que su hoja es más gruesa y densa que la del tipo bermuda o fescue. Por ello, la bola de golf rueda muy poco, ya que ofrece mucha resistencia. Si a eso le añadimos que Kiawah Island se podría catalogar como un campo links, en el que encontramos un buen número de greens elevados (tipo “flan”), ya tenemos la ecuación completa. Los típicos golpes rodados de este tipo de campos no son posibles en Kiawah y hay que jugar por arriba, exponiéndose a los elementos. El comentarista de Golf Channel, Frank Nobilo, lo explica muy bien.

Veremos lo que acontece esta semana en el PGA Championship. Viendo la dificultad del campo, no sería de extrañar, como dice Ernie Els en su blog del PGA Tour (en inglés), que el resultado final estuviera por encima del par. Y, hablando de Els, hay que recordar que él es uno de los grandes jugadores que nunca ha ganado este torneo. Los otros nueve son:

Que lo difrutéis!!!!

Share

Un comienzo soñado

Los inicios de cualquier jugador profesional no suelen ser fáciles. Con la excepción de las grandes estrellas de este deporte, la inmensa mayoría de los jugadores que deciden ganarse la vida con el golf tienen que sufrir un duro “periodo de carencia” en el que pasar un corte y ganar algo de dinero para pagar los gastos que se generan al viajar se hace difícil. No es el caso de Ben Kohles.

Este joven jugador de 22 años abrazó el profesionalismo a finales del pasado mes de julio, tras participar en la Porter Cup (finalizó empatado en la 18ª plaza) Su primera oportunidad en el golf de pago se la dieron en el circuito Web.com (antiguo Nationwide Tour) cuando le invitaron, junto a otros 11 “all americans” más, a participar en el Children’s Hospital Invitational. Decidido a aprovechar la oportunidad, firmó dos birdies en sus tres últimos hoyos para empatar en la primera posición final y ganar posteriormente el torneo con un nuevo birdie en el primer hoyo del play off ante Luke Guthrie. Un sueño hecho realidad y 144.000 dólares más en el bolsillo. Pero ahí no acaba todo.

Lejos de relajarse, Kohles se presentó al siguiente torneo del circuito Web.com, el Cox Classic de este fin de semana. Tras tres jornadas, marchaba en 3ª posición, pero se sacó de la manga un excelente 62 el último día que le dio la victoria final por tres golpes sobre el segundo clasificado. Otra vez vencedor de un torneo y 117.000 dólares para su cuenta bancaria.

Nadie en la historia del PGA Tour ha conseguido algo igual; sin haber jugado nunca un torneo profesional, Ben Kohles ganó los dos primeros eventos a los que se presentó. Y no en cualquier “mini-tour” sino en el segundo mejor circuito de su país. Ahora, figura como 2º clasificado en la lista de ganancias del Web.com, lo que le asegura la tarjeta del PGA Tour para la temporada que viene. ¿Su siguiente reto? ¿Quizás ganar tres torneos seguidos? Lo sabremos la próxima semana. Os dejo los highlights de su último triunfo.

Share

¿Es la LPGA racista?

En junio de 2011, una golfista norteamericana de 16 años llamada “Lexi” Thompson pidió a Mike Whan, comisionado de la LPGA, una exención para presentarse a la Escuela de Clasificación de este circuito. La razón era que, al ser menor de 18 años, no podía participar en ella (para más información, hay que leer este artículo). Whan accedió y, tras ganar la primera fase de la Escuela de Clasificación en el mes de julio por 10 golpes, Thompson ganó también el Navistar Classic de la LPGA. Al ser menor de 18 años, le fue denegada su petición para participar como miembro de pleno derecho de la LPGA en base a su victoria. Tras una intensa campaña de toda la prensa especializada norteamericana para que la LPGA cambiara de opinión, Mike Whan cedió y no solo no le impidió la participación en la Escuela de Clasificación de la LPGA sino que le concedió directamente el status de miembro de pleno derecho en base a su demostrada capacidad para competir en el circuito.

Moriya y Ariya Jutanagarn son dos jugadoras amateurs, originarias de Tailandia. Sus carreras como aficionadas son espectaculares. Moriya, la hermana mayor, es la nº 10 en el ranking mundial y acaba de cumplir los 18 años, con lo que va a presentarse a la Escuela de Clasificación de la LPGA. Ariya, la hermana pequeña (16 años), es todavía mejor que Moriya. Nº 2 del ranking mundial amateur, mejor jugadora junior del año 2011, ganadora de innumerables torneos, recientemente ha defendido con éxito su título de campeona del US Junior PGA que el año pasado ya ganó por una diferencia de 10 golpes. La última jugadora que consiguió dos victorias consecutivas en este torneo fue Inbee Park, ganadora la semana pasada del Evian Masters. Ariya ha participado este año en dos evento de la LPGA; el Honda LPGA Tahiland (12ª posición, con -7, por delante de “Lexi” Thompson) y el Kraft Nabisco Championship (22ª posición, con -2, otra vez por delante de Thompson).

Los padres de Ariya han solicitado a Mike Whan que permita a la más pequeña de la Jutanugarn presentarse a la Escuela de Clasificación de la LPGA porque no pueden asumir los gastos de acompañar a sus dos hijas en circuitos diferentes. La respuesta de la LPGA ha sido negativa.

En mi opinión, Ariya ha demostrado sobradamente que tiene capacidad para jugar, no solo la Escuela de Clasificación, sino también en la LPGA. Quizás su mayor problema es que ni es norteamericana ni tiene a la prensa de ese país detrás para presionar a Whan. Esperemos que el comisionado reflexione y permita a esta jugadora acompañar a su hermana en su periplo. Sus propias decisiones con respecto a otras jugadoras deberían permitirle recuperar la objetividad perdida.

 

Share