Una miniatura

Como muchos sabrán, se está celebrando en el Real Club de Golf La Herrería el Challenge de España, torneo de la segunda división del golf europeo. Además de las excelentes vistas que proporciona este recorrido, existe un elemento del campo que destaca especialmente con respecto al resto; el bunker de green del hoyo 7.

Definitivamente, el entorno es espectacular

Herreria

El caso es que, aunque el diseño original del campo pertenece a Antonio Lucena Gómez, en el año 2000 fueron remodelados los primeros nueve hoyos del recorrido. El encargado de dicha tarea fue Pepe Gancedo, del que ya hablé en el mes de febrero a causa de su fallecimiento. Pues bien, dicen que Gancedo, genio y figura, quiso dejar su impronta en el campo construyendo uno de los bunkers más pequeños que he visto nunca. El hoyo no es largo, 145 metros, pero si se tiene la mala suerte de caer en esta trampa de arena y la bola no queda perfectamente colocada, vamos a tener muchos problemas a la hora de sacarla de allí. Veamos por qué en varias imágenes vía Challenge Tour:

No parece tan pequeño, ¿no?

Gancedo1

Pues lo es cuando vemos que mide lo mismo que el rastrillo 😯

Gancedo2

Con la bola en el centro, aún podemos tener suerte (Jacques Blaauw)

Gancedo3

Si fuera ligeramente más profundo, no cabría duda de que es un típico “pot bunker” de los que podemos encontrar en los campos “links” británicos. No obstante, ver lo complicado que puede llegar a ser salir de él me recuerda que los bunkers en realidad deberían ser mucho más lo que su nombre indica, obstáculos. Hoy en día, su estado de mantenimiento es tan perfecto en la mayoría de campos, que los profesionales no suelen tener muchos problemas para recuperarse si caen en ellos. Hay que empezar a “naturalizarlos”, como en Pinehurst Nº2 😉

Los “pot bunkers”pot-bunkers

Información vía Challenge Tour.

Share

Vallière

Tengo que decir que he disfrutado mucho viendo el WGC-Dell Match Play que se ha celebrado en el bonito campo del Austin CC. Aunque no se apreciaba muy bien por televisión, los greens diseñados por Pete Dye eran tremendamente movidos, lo que condicionaba muy mucho la estrategia de los mejores golfistas del mundo. Como ya comenté en la entrada del blog dedicada a ese recorrido, era un campo para pensarse mucho los golpes.

Tanto “movimiento” me hizo venir a la cabeza una información que recopilé hace unas semanas sobre Vallière, un coqueto recorrido de 9 hoyos situado al norte de París. Su creador, el prestigioso arquitecto Tom Simpson (Royal Lytham&St Annes GC, Ballybunion GC, Cruden Bay GC y otros), imaginó en 1913 un routing de solo 9 hoyos en los que la precisión era imprescindible para salir airoso del paso. Su longitud es la normal por aquellos años; pares 3 de poco más de 100 metros, pares 4 de aproximadamente 300 metros y pares 5 que no llegan a 450. Incluso hay uno de estos hoyos que no alcanza los 400 metros 😯 Lo que no ha cambiado son lo greens, que presentan unos pianos de impresión, con lo que un buen juego corto se hace imprescindible. Veamos algunas fotos de ellos:

A lo lejos, el hoyo 3 no parece complicado

Mor1

Un vistazo más cercano nos revela el peligro de su green

Mor2

Adivina lo que pasa cuando te equivocas de plataforma en el hoyo 4

Mor3

Un par de fotos más, vía Brett Hochstein

Mor4

Esta última es tremenda

Mor5

Sinceramente, echo de menos greens así más a menudo en los principales circuitos del mundo. Greens donde la imaginación sea obligatoria a la hora de recuperar los fallos. Afortunadamente, la semana que viene tendremos más ejemplos de lo que digo en el Augusta National, donde si no estás fino con el juego corto, puedes acabar hundido en la clasificación 😉

Share

Governor’s Island

Para los que han estado en New York, Governors Isalnd solo es una gran isla situada al lado de la mucho más famosa Estatua de la Libertad. De una extensión de 86 hectáreas, esta porción de terreno albergó hasta 1995 una base del Servicio de Guardacostas de los EEUU. Desde entonces, lo gestiona el Servicio de parques Nacionales de dicho país.

Aunque pueda parecer increíble, en Governors Island existió en su momento un campo de golf. Se trataba de un campo de los llamados “executive” (por aquí se denominan Par 3) que hizo las delicias de los aficionados al golf de la época. Se diseñó en 1903, medía 1737 metros y su par era de 30 golpes. El recorrido transcurría al lado del Fort Jay, construido durante la revolución estadounidense para proteger la ciudad que nunca duerme. En 1927 se organizó allí una exhibición que reunió nada más y nada menos que a Gene Sarazen, Francis Ouimet, Walter Hagen y Jess Sweetster con el objetivo de recaudar fondos para la “Army Relief Society”. Simon Haines nos facilita las fotos:

No se aprecia muy bien pero el recorrido estaba ahí

Gov1

Gene Sarazen, jugando en el campo

Gov2

El foso del Fuerte Jay servía como obstáculo

Gov3

Gracias a la web de The Strawfoot, he podido encontrar fotos en las que se pueden apreciar los vestigios del campo de golf.

Lo que queda de uno de los greens

Gov4

Otro de los greens, este tipo “sello”

Gov5

Un antiguo lugar de salida

Gov7

A principios de siglo XXI se organizó allí un evento benéfico del estilo “Guerra de Sexos” entre dos equipos formados por Natalie Gulbis y Annike Sorenstam y Tom Watson….y Donald Trump. En este vídeo podemos ver algunas fotos del torneo, ganado por los “machos alfa” por 10-8.

Desconozco si algún día se recuperará el campo de Governors Island. En cualquier caso, si algún lector del blog va por allí, ya sabrá qué son esas extrañas protuberancias del terreno 😉
Share

Acantilados

Ya hace unas semanas que los lunes escribo entradas del blog de esas que me cabrean. Créanme ustedes si les digo que me hierve la sangre cuando tengo que hablar de toda la gentuza que rodea a este deporte, pero lo tomo como una obligación aunque ello suponga que mis niveles de stress acaben por las nubes. Es una de las desventajas de no saber callarse ante determinados comportamientos. Por ello, hoy voy a cambiar de tercio, me voy a poner trascendental y voy a intentar que nuestra alma se eleve a un estadio superior con la belleza de varios campos de golf que tienen los acantilados como “leitmotiv”. Si consigo que algún lector alcance, aunque sea brevemente, el “nirvana”, me daré por satisfecho 🙂

El primero en mi lista de favoritos es Cape Kidnappers. Este campo neozleandés es seguramente el más bello que he visto jamás. Obra de Tom Doak, al que se podría catalogar como uno de los mejores diseñadores modernos, tiene unas vistas que quitan el hipo a cualquiera. En mis más húmedos sueños, juego allí 🙂 Veamos unas fotos:

HAWKES BAY,- JANUARY 11: An aerial view of the entire course perched on the cliffs at Cape Kidnappers, on January 11, 2005, in Hawkes Bay, New Zealand. (Photo by David Cannon/Getty Images)
HAWKES BAY,- JANUARY 11: An aerial view of the entire course perched on the cliffs at Cape Kidnappers, on January 11, 2005, in Hawkes Bay, New Zealand. (Photo by David Cannon/Getty Images)

Cape2

Cape3

El segundo campo se llama Quivira y es un diseño de Jack Nicklaus situado en el Cabo San Lucas, al final de la península de Baja California. La verdad es que hay una parte del recorrido que llama poderosamente la atención por lo especial de su diseño. Es un concepto diferente al de Cape Kidnappers pero es igualmente bello. Veamos algunas imágenes del lugar:

Quivira1

Quivira2

Quivira3

Otro destino que no se puede menospreciar es Cabot Cliffs, en Nueva Escocia (Canadá). Obra de esos artistas llamados Bill Coore & Ben Crenshaw, también tiene hoyos que quedan grabados en la memoria al rojo vivo. Como en los ejemplos precedentes, la experiencia de jugar allí debe ser única. Comprobemos, por qué (foto de Golf Digest):

Cabot1

Resort golf in Inverness, Nova Scotia
Resort golf in Inverness, Nova Scotia

Y un lindo vídeo

Para acabar, un diseño que nos queda algo más cerca, concretamente en Bulgaria. Thracias Cliffs es más conocido por haber albergado el Volvo World Match Play Championship en 2013. Diseño de Gary Player, no debe ser desagradable pasar un par de tardes jugando sus 18 hoyos.
_d820128
Thracian
En fin, espero haberos dado alguna que otra idea para un viaje de placer, que no todo tiene que ser jugar el Augusta National, Cypress Point o similar 😉
Share

Pepe Gancedo y el Golf La Finca

Ayer se conocía la muerte de Pepe Gancedo, seguramente uno de los personajes más peculiares de la familia golfística española. Leyendo su biografía uno siente que está ante un espíritu libre, alguien para el que la creación de un campo de golf no estaba sujeto a ninguna ley pre-establecida más allá de su propia intuición. Si hay que construir un green triple como el de Foressos, ¿por qué no?. O un campo con 19 hoyos…¿por qué no? A pesar de lo que pueda parecer, sus diseños estaban profundamente estudiados para que los diferentes elementos del recorrido tuvieran su importancia tanto para el buen jugador como para el común de los aficionados. En mi caso -el último, por supuesto- he tenido la suerte de jugar alguna de sus obras. Así como Golf del Sur no me provocó ninguna reacción, Golf La Finca fue una explosión para mis sentidos. Puedo decir con toda seguridad que es el campo en el que más me he divertido, aunque ello supusiera una “forrada” monumental por los numerosos “trucos” que hace falta conocer. Una experiencia totalmente recomendable, del que voy a presentar alguna de sus particularidades.

Hoyo 1

Un par 5 para comenzar, con una preciosa salida en alto. Como siempre, hay que estudiar bien el diseño para darse cuenta de que la ría puede entrar en juego para los pegadores.

Tee1

Como en la gran mayoría de los greens del lugar, los pianos son de categoría superior. Este es el del primer hoyo.

Green1

Hoyo 3

Un par 3 complicado por ser muy estrecho y presentarse frontalmente al jugador. Si a eso le unimos que es de estilo Biarritz, mejor no equivocarse ni de palo ni de plataforma.

Green3

Hoyo 5

Otro par 5 con salida en alto. El tercer golpe es muy tenso porque el green es casi todo “en isla”. No falles corto, ni a la derecha, ni a la izquierda 🙂

Hoyo5salida

Hoyo5

Hoyo 7

Uno de los greens más divertidos que he jugado. Como está en alto, la sorpresa es mayúscula cuando llegas a la bola y te das cuenta que es…..cuadrado 😯 Además tiene un bunker en L de lo más simpático.

Green7

Hoyo 10

Un hoyo corto de riesgo y recompensa. 299 metros en subida que se pueden jugar de muchas maneras. Eso sí, cuidado una vez más con equivocarse al situar la bola en green.

Hoyo10LaFinca

Green10

Hoyo 11

Divertidísimo par 5 con salida en alto. Un buen drive (fuera de límites a ambos lados) te da la opción de ir de dos a green…..siempre que salves la ría, claro 🙂

Hoyo11

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hoyo 13

Otro par 3 con green “Biarritz”. Esta vez no se presenta frontalmente sino a lo largo. Y son como 6 metros de longitud, por lo que el golpe puede tener muchos palos de diferencia en función de donde esté situada la bandera.

Green13

Hoyo 14

Aquí tenemos otro green que va a sorprender. Así como el del hoyo 7 era cuadrado….este tiene forma de “sartén”, es decir, redondo y con la parte central más baja que los lados 😯 Lo fácil es cuando la bandera está en el centro…..lo que no suele ser el caso 😉

Green14

Hoyo 16

Otro par 3 épico. A mitad del green aparece otro “piano de cola” que hace muy complicado el par cuando la bandera está al final. Sucede lo mismo si la bandera está corta y te pasas. Si no lo conoces, el tripateo está asegurado.

Hoyo16LaFinca

Hoyo 17

La “estrella” del campo….u otro hoyo en el que puedes salir “estrellado”. En línea recta desde el tee de salida, este par 4 mide poco más de 200 metros hasta el green. Si quieres jugar conservador, tienes una estrecha calle por la derecha.

Para los valientes

Hoyo17LaFinca

Para los no tan valientes

Hoyo17calle

En fin, esto es solo una parte de lo que esta campo nos puede ofrecer. Realmente no sé si su diseñador lo tenía en mucha estima pero yo me lo pasé como nunca 😉

Share

Las mejores de Pebble Beach

Hoy, entrada del blog dedicada íntegramente a la fotografía. Como ahora mismo soy incapaz de escribir mucho, y resulta que esta semana he visto un buen puñado de excelentes fotos de Pebble Beach, voy a recopilarlas para que podamos disfrutar este fin de semana de los mejores sueños húmedos. De todos es sabido que este tipo de sueños, en el golfista, están relacionados con campos de esta categoría y que las mujeres son un elemento no principal que en ningún momento interfiere en lo que es nuestra gran pasión; jugar a este puñetero deporte 🙂 Vamos allá:

Vista desde el green del hoyo 6, vía PGA Tour

Pebble1

Olas rompiendo al lado del hoyo 7, vía PGA Tour

Pebble2

Aquí, la espuma salpica en el lugar de salida del hoyo 18, vía Steve DiMeglio

Pebble4

Esta vez las olas rompen al lado de la calle del hoyo 18, vía Mike McAllister

Pebble3

Así se ve el segundo golpe desde la calle del hoyo 6, par 5, vía Kunal Nayyar

Pebble5

Estas tres últimas son brutales. El hoyo 5, vía Lee Cox

Pebble6

El ciprés que se encuentra entre Pebble Beach y Cypress Point, vía Oscar Gonflo

Pebble8

El green del hoyo 7 de noche, vía DJ Pie. Preciosa imagen 🙂

Pebble9

Hala, a dormir 😉

Share

Pine Valley (II)

Ya estoy otra vez aquí 🙂 Ayer hablaba de los primeros 9 hoyos de Pine Valley y hoy voy a acabar de publicar las fotos que me han parecido más interesantes del ayer y hoy de este gran campo.

Sin duda, el hoyo 10 es uno de ellos. De solo 147 metros desde las barras de atrás, este par 3 demuestra que no hace falta pasar de los 200 metros para poner en apuros a los buenos jugadores.

La vista en 1929

Vista desde el tee en la actualidad

Pine10

Se aprecia en ambas fotos el pequeño bunker que se encuentra situado justo a la entrada del green. Se trata del llamado “The devil’s asshole” (el culo del diablo), una trampa de arena en la que nadie quiere caer. ¿Por qué? Vean las fotos, vía www.itinerantgolfer.com.

PineAss

PineAssBis

El hoyo 14 es otro espectacular par 3. De poco más de 200 metros, en sus orígenes intimidaba mucho más. Actualmente, gracias al crecimiento de los árboles, sus vistas son algo más “agradables”……lo que no significa que sea fácil 😉

PineV14

Vista en la actualidad

PineValley14bis

Del hoyo 15 quiero publicar la foto de un bunker, más que nada para que nos demos cuenta de las diferencias de mantenimiento que podemos encontrar con los tiempos actuales. Ya me gustaría a mí ver a los jugadores del PGA Tour ahí :mrgreen:

PineValley15

Para acabar la ronda, llegamos al hoyo 18. Con sus 442 metros desde el lugar de salida de los valientes, el hoyo final de Paine Valley va a suponer un duro test. Veamos las fotos del antes y el después:

Pine18th

PineValley18bis

Antes de despedirme, una advertencia para aquellos que se han enamorado locamente de este recorrido; Pine Valley es un campo totalmente privado en el que solo se puede jugar por invitación de uno de sus socios. Y cuando digo socios, lo hage en género masculino porque es uno de esos lugares en los que solo entran hombres. Ya ven que, a veces, no es oro todo lo que reluce 😉

 

Share

Pine Valley (I)

No es tan famoso como otros campos más mediáticos pero Pine Valley aparece sistemáticamente cada año en el nº 1 de los mejores campos del mundo. Fundado en 1913 en Filadelfia, el recorrido no se finalizó hasta varios años después debido a la muerte de su diseñador (George Arthur Crump. Es su único campo). Otros arquitectos de prestigio – Harry Colt, A. W. Tillinghast- pusieron sus manos en él hasta modelar su forma actual. En su momento se le consideró el campo más difícil, un título al que hoy en día también optaría gracias a su “slope” de 155 y valor de campo de 75,6 desde las barras de atrás. Y todo condensado en 6.453 metros, lo que nos habla de la importancia de la estrategia y la precisión necesarias a la hora de jugarlo. Hoy, gracias a unas fotos de Golf Club Atlas, vamos a ver el antes y después de algunos de sus hoyos.

Vista general del campo desde el aire en 1923

PineValleyCampo

Vista de la salida del hoyo 2, con su bunker (1917)

PineValley 2

Vista actual del hoyo (vía www.theitinerantgolfer.com)

PineValley2bis

Vista del green del hoyo 3 (1926)

Pine Valley3

Vista actual del hoyo

PineValley3bis

Vista del hoyo 5 desde el tee de salida. Más de 200 metros de par 3 cuesta arriba nos esperan.

Pine Valley5

Vista actual del hoyo

PineValley5bis

El “Hell’s Half Acre” del hoyo 7 de Pine Valley. Se trata de una zona arenosa creada en este par 5 para dificultar el golpe a green.

Pine Valley7

Vista en la actualidad

Pine-Valley-7

Green del hoyo 8

Pine Valley8

Vista del hoyo en la actualidad (vía www.theitinerantgolfer.com)

PineValley8

Mañana continuaré publicando las fotos de la segunda vuelta, en la que también podremos encontrar hoyos muy bonitos 😉

 

Share

Golf en Utah

Hablemos de Utah. Si algún lector del blog me preguntara el nombre de un campo de golf de este estado de los EEUU, sinceramente me quedaría sin saber contestarle. Tenía la percepción que la tierra de los mormones no era precisamente la meca de nuestro deporte, pero una página web a la que casualmente he ido a parar me ha demostrado que estoy absolutamente equivocado.

La zona de la que voy a hablar está al sur de Utah, concretamente en las cercanías de la ciudad de St George, muy cerca de la frontera con Nevada y Arizona. Al principio, el entorno me resultó familiar…hasta que caí en la cuenta que a pocos kilómetros, aunque en Nevada, se encuentra Wolf Creek, un campo de fantasía del que hablé hace ya más de un año. Algunos de los campos de St George son de una gran belleza, siendo sus características principales la combinación de montañas, desierto, tierra roja y el verde de la hierba. Pasemos a ver unas cuantas fotografías del lugar y luego hablamos 😉

Coral Canyon Golf Club

Utah1

Utah4

Snow Canyon Country Club

Utah2

Sun River Golf Club

Utah3

Sky Mountain Golf Course

Utah5

Sunbrook Golf Course, con tierra negra en los bunkers, como en Canarias 🙂

Utah6

The Ledges Golf Club

Utah7

Utah8

Utah9

Seguramente, la más bonita visualmente; Sand Hollow Golf Club

Utah10

Utah11

Utah12

Utah13

Utah14

Lo que es la vida. Los EEUU son un territorio enorme en el que nos podemos encontrar sorpresas como la de hoy, con campos de los que nunca hemos oído hablar y que resultan ser de una belleza impactante. A veces no conviene dejarse llevar del todo por los grandes nombres e intentar conocer recorridos que están algo alejados de los circuitos comerciales. Más de una agradable sorpresa nos vamos a encontrar 😉

Share

Review Rioja Alta Golf Club

Hace 4 años, tuve el placer de acudir a disputar la Final de la Liga Norteña de Golf en El Campo de Logroño (La Grajera), un campo que me dejó buen sabor de boca. Este 2015 el lugar elegido era el Rioja Alta Golf Club, un recorrido en el que nunca había jugado pero que varias personas me habían recomendado.  Por ello, decidí repetir experiencia y me encaminé al lugar a intentar pasarlo lo mejor posible. Por si alguien está interesado, esto es lo que me encontré.

El Rioja Alta Golf Club es un diseño de Enrique Saenger, del que se pueden extraer pocas conclusiones viendo fotos o incluso los vídeos de todos los hoyos. Así como parece construido en un terreno plano, la realidad es que hay un par de subidas que pueden hacer que eche los higadillos hasta el jugador más en forma. Por ello, personalmente recomiendo un carrito eléctrico para su uso y disfrute. Su “routing” es un poco extraño, pudiéndose hacer hasta tres grupos de hoyos diferentes dependiendo si hablamos del 1 al 5, del 7 al 15, o del 16 al 18. Como alguno habrá notado, he dejado el hoyo 6 fuera porque me parece el único al que hay que “darle de comer aparte”. Tengo que hacer mención especial a los greens, que estaban en un estado excepcional. A pesar de que muchos se “forraron” por su velocidad (me dijeron que estaban a 10,5 pies en el stimpmeter, y me lo creo), la superficie era absolutamente uniforme, con lo que el rodar de la bola era tremendamente noble. Hacía mucho que no pateaba en unos greens tan bien cuidados. Eso sí, también son muy “movidos”, algunos con “pianos” de impresión. Otro elemento a tener en cuenta es la longitud del campo. La hierba de muchos de los tees está cortada por delante de las marcas fijas, con lo que es muy recomendable comprobar donde se encuentran para no equivocarse con las distancias.

Los hoyos 1 al 5 se juegan casi en permanente bajada, por la parte izquierda de la finca. El hoyo 2 es un par 4 corto de riesgo y recompensa que me recordó mucho al 10 de Salobre (Sur). El hoyo 3, par 5, me pareció algo deficiente en su diseño sobre todo por el enorme roble que hay en medio de una estrecha calle (con slope hacia el árbol), a la caída del segundo golpe. Nunca entenderé a los arquitectos que hacen esto. Si además resulta que el 90% de su green es ciego y se encuentra detrás de una colina, muy a la derecha, con más razón 😯

El green del hoyo 2, con el puñetero árbol del 3 en el círculo rojo, al fondo.

Hoyo3Rioja

El hoyo 5 es un dogleg a izquierdas en el que hay que colocar la bola en el lugar adecuado para poder atacar un green con un “piano” muy pronunciado en el mismo. Si no dejas la bola en la plataforma correcta, estás casi muerto.

La salida del hoyo. La calle cae de derecha a izquierda.

Hoyo5Rioja

El hoyo 6 fue el único que me desagradó profundamente. Más de 360 metros en franca subida….coronados por un green imposible. El piano es tan pronunciado (tiene como 1,50 mts. de altura, sin exagerar. Diría que el terreno ha cedido y se les ha ido de las manos) que la bandera no se puede poner en la parte inferior ya que las bolas ruedan y ruedan por el green y acaban en el bunker 😯 La parte superior es muy pequeña, y tiene un obstáculo de agua frontal tras él. En fin, un infierno.

Tras “escalar” el camino hasta la cima de una colina, los hoyos del 7 al 15 transcurren por una especie de meseta casi llana. Este tramo es en el que encontramos las calles más anchas, por lo que los problemas los encontraremos principalmente en los greens y obstáculos de agua que jalonan dicha zona.

Para llegar al hoyo 16 hay que descender otra vez. Se trata de un divertido par 4 corto con un tremendo desnivel en subida. El drive, para el que se la quiera jugar, es semi-ciego, y te puede dejar la bola muy cerca de green si arriesgas por la derecha, donde está el bunker de calle. Para variar, será la hierba más corta del campo la que marcará el resultado en función de donde esté la bandera. El 17 y el 18 vuelven a presumir de “pianos”, un elemento casi constante en Rioja Alta.

La conclusión es que me ha parecido un campo entretenido. Te hace pensar en muchos de los golpes y tienes que estar muy fino con el juego corto. Por suerte, es muy generoso con los puntos que te concede, lo que ayuda a enmendar la casi segura raya del hoyo 6 👿 La casa club es bonita y en el restaurante no se come nada mal, aunque algunos prefieren irse a la calle Laurel de Logroño a “tapear”. Por Cirueña, el pueblo en el que se asienta, pasa el Camino de Santiago. Eso significa que allí se puede encontrar alojamiento barato para pasar la noche. No es mal plan entre semana, cuando el green fee cuesta solo 45 euros. Algún día volveré 😉

Share