Adiós a la Ryder Cup

A falta de los partidos individuales de este domingo, no creo que me arriesgue mucho si vaticino la derrota del equipo europeo. Y que conste que lo hago desde la esperanza de que un milagro consiga cambiar la dinámica de los pasados dos días e insufle algo de sangre caliente en las venas de todos nuestros jugadores. Me está molestando la derrota, pero lo que más rabia me está dando es la forma en que estamos siendo derrotados. Cuando lo intentas todo y alguien juega mejor que tú, solo queda quitarte el sombrero y felicitarle…….pero en esta Ryder no estoy teniendo esta sensación

Muchos achacarán al putt la derrota europea y yo no estoy de acuerdo. Para mí, el problema principal que ha tenido el equipo europeo ha sido la falta de mentalidad ganadora. En muy pocos jugadores he podido ver la mirada de Keegan Bradley cuando leía las caídas en el green. Y muy pocos, aunque fueran perdiendo, han celebrado como Ian Poulter los putts embocados. Ya lo dijo José María Olazábal antes de empezar esta Ryder Cup pero parece que el mensaje no caló lo suficiente; la gran virtud de Severiano Ballesteros era que él nunca se rendía. Seve, hasta que los números no decían lo contrario, creía que iba a dejar cada golpe dado y que iba a embocar cada putt. A estos niveles, el golf es el juego de la confianza y tienes que creerte que eres el mejor jugador del mundo para que la bola caiga dentro del agujero, y ahí los estadounidenses han sido infinitamente superiores a nosotros. Si alguien lo duda, que vea las imágenes de Mickelson y Bradley o las de Watson y Simpson. Hasta he visto a Jason Dufner sacar el puño tras un buen golpe o a jugadores estadounidenses celebrando un putt embocado cuando iban varios hoyos abajo.

En mi opinión, solo Ian Poulter y Nicolás Colsaerts, por ser rookie, se salvan de la quema. Lee Westwood ha sido un auténtico lastre para el equipo, con el agravante de que Olazábal se empeñó en sacarlo las tres primeras sesiones. McIlroy ha rendido a un nivel de mediocridad impropio del número 1 del mundo; se esperaba mucho más de quién tendría que haber sido el referente del equipo. En este aspecto, solo ha sido superado por el penoso rendimiento de un Tiger Woods que ha vuelto a demostrar que la Ryder no es su torneo favorito. Del resto de jugadores, no hay mucho más que decir porque tampoco han dado demasiados motivos para hacerlo.

Por lo menos, esta Ryder Cup se ha desarrollado en unos términos mucho más respetuosos que los de la “sucia” edición de 2008. La capitanía de dos caballeros como Davis Love III y José María Olazábal ha tenido la bondad de establecer unos límites que no han sido traspasados; los de la deportividad. Ha habido celebraciones llenas de pasión, pero sin faltas de respeto. Es lo propio de un torneo que, si no tuviera estos momentos, no sería lo grande que es. Efectivamente, estas miradas que os pongo a continuación son lo mejor de la Ryder Cup, y en el equipo europeo hemos visto demasiado pocas. Veremos si dentro de dos años, en Gleneagles, hemos aprendido la lección.

Share

La Ryder Cup y los jardineros

Ya está aquí la Ryder Cup. Durante estos días, oiremos incesantemente en periódicos, revistas especializadas y televisiones los nombres de las más renombradas estrellas de este, nuestro deporte; McIlroy, Woods, Mickelson, García y compañía seguro que nos van a hacer disfrutar mucho con sus golpes.

Mientras tanto, una legión de anónimos trabajadores van a tener casi tanta influencia en el resultado como los jugadores mencionados anteriormente. Se trata de los greenkeepers. Su papel en un torneo tan especial como este es  de gran relevancia; ya son muchas las ediciones de la Ryder en que estos héroes anónimos han preparado las consabidas “trampas” para el equipo rival. Tradicionalmente, el capitán del equipo local tiene la potestad de preparar el campo como mejor le convenga. Este hecho ha traído no pocas polémicas a lo largo de los años ya que es de todos sabido los puntos débiles de cada una de las escuadras; los jugadores estadounidenses suelen ser más pegadores y peores pateadores y los europeos, al revés.

Sin ir más lejos, en 2006, Ian Woosnam (y una excavadora que usaron para tal menester) tuvo mucho que ver con la enorme profundidad de los bunkers del K-Club, que impidieron que los norteamericanos sacaran partido de su potencia desde el tee. Además, parece ser que incluso se importaron árboles desde Bélgica para evitar que, en algunos hoyos, los chicos de Tom Lehman “acortaran” los dog-legs. ¿Resultado? 18 y 1/2 a 9 y 1/2 a nuestro favor. En 2008, las tornas cambiaron. Como suele ser habitual, la táctica fue la contraria e incluso se cortaron árboles para permitir a los jugadores de los EEUU aprovechar su “pegada”. Paul Azinger incluso ordenó que no se cortaran los greens hasta justo antes del torneo para “confundir” a los europeos sobre la velocidad de los mismos.

En esta edición vamos a ver más de lo mismo. Ya se sabe que la preparación del campo va a ser típica. Largo, con el “rough” corto y con greens rápidos van a ser las premisas que se van a seguir. El problema es que las características de juego de ambos equipos no son ya tan claras. Los EEUU tienen a buenos pateadores como Tiger, Mickelson, Bubba Watson Snedeker y los europeos tenemos a jugadores pegadores como Rory McIlroy o Nicolas Colsaerts. En cualquier caso, parece que va a ser un festival de birdies que va a hacer disfrutar a los telespectadores. Esperemos que sea así, y que gane Europa!!! Os dejo con los highlights de la edición 2010, para ir entrando en calor 🙂

Share

¿Cuanto ganan los pros?

Estamos en una semana importante para muchos jugadores porque se está celebrando en East Lake el último evento de los Playoffs de la Fed-Ex Cup. Esto no solo significa que el ganador del torneo se embolsará 1.440.000 dólares sino que puede que ese mismo ganador se acabe llevando a casa el cheque de 10.000.000 de dólares que corresponde al vencedor de estos playoffs.

Ante estas mareantes cifras, es posible que caigamos en el error de creer que todos los profesionales “se forran” con este deporte. Nada más lejos de la realidad. Como a continuación veremos, hay profesionales que siguen practicando este deporte casi por vocación ya que los premios que ganan no creo que cubran ni los gastos. Vaya por delante que la idea de esta entrada corresponde al periodista Matt Cooper, que la publicó hace unos días en su blog.

Para establecer las comparaciones de los diferentes circuitos, las cifras están en dólares y la fecha de toma de los datos fue el 19 de septiembre.

Ganancias del jugador nº1 en los diferentes circuitos mundiales:

-PGA Tour

Rory McIlroy = 7.842.192$

-European Tour

Rory McIlroy = 3.643.596$

-Web.com

Casey Wittemberg = 330.553$

-Challenge Tour

Gary Lockerbie = 140.742$

-Champions Tour

Michael Allen = 1.552.503$

-European Senior Tour

Roger Chapman = 420.056$

-LPGA

Inbee Park = 1.669.608$

-Ladies European Tour

Julieta Granada = 203.205$

La primera conclusión que podemos extraer de estas cifras es que el dinero está claramente en los EEUU. Como mínimo, las cifras ganadas allí son el doble que las de los diferentes circuitos europeos. La diferencia, en el caso de la LPGA/Ladies European Tour, es escandaloso.

Ahora vamos a comparar las ganancias del jugador nº 50

-PGA Tour

John Rollins = 1.448.087$

-European Tour

Chris Wood = 547.571$

-Web.com

Fabián Gómez = 89.057$

-Challenge Tour

Luke Goddard = 31.554$

-Champions Tour

Tom Purtzer = 209.986$

-European Senior Tour

John Gould = 31.589$

-LPGA

Danielle Kang = 180.275$

-Ladies European Tour

Marjet Van Der Graaf = 58.426$

Aquí las diferencias se disparan. Un jugador del “montón” del Web.com Tour puede ganar un sueldo muy respetable mientras en el Challenge Tour se gana 10 veces menos. En cambio, entre la LPGA y el Ladies European Tour las diferencias se suavizan.

Por último, comparemos las ganancias del jugador nº 100

-PGA Tour

Martín Flores = 889.394$

-European Tour

Robert-Jan Derksen = 254.683$

-Web.com

Kevin Johnson = 42.758$

-Challenge Tour

David Dixon = 14.732$

-Champions Tour

Sonny Skinner = 44.567$

-European Senior Tour

Peter Horrobin = 2.590$

-LPGA

Heather Bowie Young = 45.242$

-Ladies European Tour

Marion Ricordeau = 16.393$

En este apartado, el jugador del PGA Tour todavía gana más que el nº 50 del European Tour. Mientras, la jugadora del Ladies European Tour es mileurista, y al del European Senior Tour apenas le debe llegar el dinero para los billetes. La conclusión general es que no nos debería extrañar el éxodo de jugadores hacia los EEUU. Este año, el último en que la QS del PGA Tour tiene el formato tradicional, vamos a ver muchas caras conocidas por tierras norteamericanas. Una de ellas, la de Gonzalo Fernández-Castaño, que ya ha declarado que va a intentar aprovechar esta última oportunidad. No hay mucho más que decir porque los números hablan por sí solos.

Share

Fred Couples y el HOF

Vaya por delante que esto del Hall Of Fame (HOF) siempre me ha parecido el típico negocio al estilo americano. No lo veo diferente a un Hard Rock Café o a los restaurantes Planet Hollywood que popularizaron hace unos años Sylvester Stallone, Bruce Willis y Arnold Schwarzenegger. Poco se puede decir de un “salón de la fama” en el que podemos encontrar a dos presidentes de los EEUU (Dwight Eisenhower y George H.W. Bush) o a un productor de TV de la CBS como Frank Chirkinian.

A pesar de ello, voy a hablar de la votación que el miércoles decidió que Fred Couples ingresara en este HOF. También creo necesario decir que soy un gran admirador de su extraordinario swing. Me parece que es uno de los swings más armónicos y fluidos de la historia y que Couples es, ciertamente, un jugador muy agradable y simpático. La pregunta sería si por todo esto merece estar en el HOF. Veamos, antes de todo, cuales son los requisitos para ello:

-Tener 40 años o más

-10 años jugando en el PGA Tour

-Haber ganado 10 torneos del circuito o 2 “grandes”

Si se cumplen estas condiciones (Couples ha ganado 15 torneos, entre ellos un “major”), se realiza una votación entre los diversos candidatos (los “votantes” son periodistas y personalidades del golf, más un número de personas desconocidas) y quién consigue el número más alto de votos, es elegido. El porcentaje mínimo de votos para ser elegido es del 65%, pero existe una cláusula que dice que, si nadie lo alcanza, se elegirá a aquél que haya tenido más votos y haya superado el 50%. Fred Couples consiguió el 51%.

Mi opinión personal es que el HOF debería estar reservado a jugadores ya retirados. Aparte de esto, me parece que los requisitos son extremadamente laxos, supongo que con el objetivo de que cualquiera pueda ser elegido. Otro de sus defectos es que hay muchos jugadores con mejor récord que Couples que no han sido propuestos, lo que da una idea de lo “politizado” que está este HOF. Sin ir más lejos, Mark O’Meara (16 torneos del PGA Tour, entre ellos dos “grandes”) o Davis Love III (20 torneos del circuito americano, entre ellos un “major”) serían ejemplos de ello.

En cualquier caso, creo que hay maneras mucho mejores de elegir a los miembros del HOF. El que tiene la LPGA lo encuentro mucho más acertado. Se trata de un sistema de puntuación en el que, para ser elegida, la jugadora debe haber pasado 10 años en el circuito. Además, tiene que haber ganado un “major”, o el trofeo Vare (a la media de golpes más baja de la temporada), o el trofeo a la jugadora del año. Por último, se debe acumular 27 puntos. Cada victoria en un torneo, en el trofeo Vare o en el trofeo de jugadora del año se premia con un punto, y con dos cuando es un “grande”. Según estos criterios, Fred Couples hubiera obtenido 20 puntos (14 por los torneos, 2 por el Masters de Augusta, dos por ser jugador del año en 1991 y 1992, y dos por los dos trofeos Vardon a la media de goles más baja de 1991 y 1992). Por ello, no podría haber ingresado en el HOF.

Como comentaba al principio de la entrada, no me importa mucho quién está en el HOF, pero si los mandatarios de PGA Tour quieren que tenga un mínimo de credibilidad, deberían reformar el sistema de acceso. Con el actual, ahora que me doy cuenta, podría ser elegido hasta John Daly 🙂 Hablando de estos dos monstruos, os dejo la grabación completa del torneo de exhibición que disputaron en 1999, el Shell’s Wonderful World of Golf.

Share

Kabul Golf Club

Hablábamos hace unos días en esta entrada del blog de las dificultades que la gran mayoría de los indios tenían a la hora de poder practicar el golf. La historia de superación de Anil es, ciertamente, impresionante……pero no deja de ser algo anecdótico si la comparamos con la situación de nuestro deporte en otros países del mundo. Hoy, por ejemplo, vamos a recalar en Afganistán.

El golf llegó a este país en 1911 de la mano del monarca Hajibullah Khan pero no consiguió tener mucho éxito. Su último rey, Mohammed Zahir Shah, consiguió que esta actividad resurgiera durante la década de los años ’60 del siglo pasado hasta que el golpe de estado de 1973 y la revolución de 1978 iniciaron el declive de este deporte en el país. La invasión soviética de 1979 y la posterior guerra civil acabaron por enterrar cualquier posibilidad de recuperación, hecho que ya devino imposible con la llegada de los talibanes al poder. No fue hasta 2004, tras la entrada en el país de la coalición internacional, cuando el Kabul Golf Club pudo reabrir sus puertas, por decir algo.

Sin hierba en las calles, y con greens de arena compactada con aceite, las condiciones en que se jugaba al golf en este lugar no eran, ni mucho menos, ideales. Este vídeo de 2008 nos muestra el estado en que estaba en aquel momento.

El paso de los años parece que no ha mejorado las cosas en Kabul. La violencia endémica que se vive en Afganistán no ha permitido que el golf se recupere y el estado del Kabul Golf Club no ha hecho más que empeorar. Veamos en qué condiciones se tiene que jugar allí hoy en día porque, más que un deporte, ya parece un auténtico deporte de riesgo extremo.

A pesar de lo que acabamos de ver, estoy seguro de que todavía hay espacio para la esperanza. Esperemos que la situación mejore y que cada vez haya más gente que pueda disfrutar de este deporte. No sé que tiene el golf que, se juegue donde se juegue, parece que tiene una capacidad ilimitada para “enganchar” a cualquier ciudadano del mundo.
Share

El golf en Bombay

La semana pasada me llamó la atención un vídeo de ESPN que encontré en la web de Opengolf.es y que documenta el enorme contraste que se puede encontrar en la sociedad india con respecto al golf. Concretamente, se desarrolla en la ciudad de Bombay, y creo vale la pena hablar de él.

La historia se articula en torno a dos personajes. Por una parte, Ashish Kacholia, un adinerado inversor de capital-riesgo que es socio y juega habitualmente en el Bombay Presidency Golf Club. En el otro extremo tenemos a Anil Mane, un humilde jugador profesional que vive en una chabola, al lado del muro de dicho club de golf, y que se ve obligado a trabajar de caddie en él para dar de comer a su numerosa familia.

Hasta hace poco, Anil ganaba como caddie aproximadamente 700 euros……al año. En el vídeo se puede escuchar como Anil se inció en el golf como muchos de los caddies de antaño; por pura necesidad económica. Sus padres no tenían apenas ingresos y el dinero extra que ganaba en el club de golf ayudaba a su familia. Sus habilidades en el juego se forjaron, como se puede comprobar en las imágenes, a base de una pelota de plástico, agujeros hechos en el suelo y un solo “hierro” cuyo proceso de fabricación tiene poco que ver con el material al que estamos acostumbrados.

Hace 7 años, con unos palos prestados, Anil ganó en un match-play al 4º mejor jugador amateur del país en el club de golf en el que trabajaba. Tras la proeza, Ashish Kacholia le compró un juego de palos a Anil y le patrocinó para que jugara en un circuito semi-profesional de la India. Entre su trabajo como caddie y los premios que ganó en el circuito, en 2010 Anil consiguió  ingresar 1.200 euros y se clasificó para jugar el circuito profesional de su país.

Desde el año pasado, Anil ya no tiene que trabajar en el club de golf…..pero tiene que viajar a los diferentes torneos en un país con una superficie más de seis veces mayor que la de España y con una red de transporte obsoleta. Eso supone tener que usar el tren para unos desplazamientos que duran 24 horas para llegar a Nueva Delhi o 36 horas a Calcuta. Ashish Kacholia le paga los gastos de los viajes pero los ingresos de Anil dependen exclusivamente de lo que gana en los torneos. Los comienzos han sido duros porque Anil no ha conseguido ganar ni un céntimo en su carrera profesional.

Por ello, Anil también se acerca un par de veces cada mes a jugar con sus amigos un torneo a tres hoyos entre (y también “sobre”) las chabolas de su barrio……aunque esta vez se trata de ganar los casi 4 euros que permitirán a su familia comer durante una semana. La ropa tendida, las alcantarillas a cielo abierto o los montones de basura apilados ejercen de improvisados obstáculos en un “torneo” que Anil acabará ganando.

Esta es la dura vida con la que tienen que lidiar algunos jugadores en el mundo en que vivimos. Tras visionar el vídeo, posiblemente más de uno nos lo pensaremos antes de quejarnos en el campo de golf

Share

El golf y el escáner Lunar iDXA

En los últimos años, nos hemos acostumbrado a que los mejores profesionales de este deporte utilicen las más variadas herramientas para mejorar su rendimiento en el campo de golf. Ello incluye tanto lo referente al material (varillas, bolas de golf, nuevos materiales, etc.) como a la preparación física (pesas, trabajo aerobio, fisioterapeutas, quiroprácticos, etc.) A lo que seguramente no estamos tan acostumbrados es a que la maquinaria hospitalaria pudiera llegar a tener influencia en el entrenamiento de un golfista profesional. Pues ya ha ocurrido.

El año pasado, General Electric construyó un escáner de 100.000 dólares que es capaz de medir diversos parámetros que afectan a la salud de una persona, tales como la densidad ósea, el índice de grasa corporal o la cantidad de músculo. Y no solo eso. También es capaz de comparar los dos lados del cuerpo (derecho e izquierdo) con relación a todos estos parámetros para saber si existe alguna descompensación.

Uno de los primeros que lo ha probado ha sido Webb Simpson. El campeón del US Open se sometió a una sesión en este escáner para saber si podía mejorar de alguna manera su rendimiento físico. El resultado reveló que la mitad izquierda de Simpson es algo más débil que la derecha, por lo que el jugador estadounidense va a empezar a trabajar con el objetivo de equilibrar ambos lados de su cuerpo. Las diferentes sesiones en este moderno escáner también le han servido para ajustar su dieta y buscar un índice de grasa corporal adecuado para el desempeño deportivo. Lo próximo que me espero en este campo son entrenamientos para golfistas profesionales en gravedad cero, al estilo de los astronautas 😉

   Aquí tenéis a Simpson en medio de su sesión

                               Y aquí, un vídeo explicativo (en inglés) del aparatejo

                      

Share

Harrington y la prensa europea

Por fin se ha desvelado el misterio. Con la elección de Ian Poulter y Nicolas Colsaerts como “wild cards” para el equipo europeo de la Ryder Cup, se ha cerrado uno de los episodios más esperpénticos de la historia reciente de esta competición. Y el calificativo “esperpéntico” lo he usado porque es el único que se me ocurre para definir el papel que ha desempeñado la prensa de las islas británicas en lo que se podría llamar el “caso Harrington”.

El golfsta irlandés, habitual en las últimas ediciones de esta competición, llevaba muchos meses siendo una sombra del jugador que ganó tres “grandes” en poco más de un año. Parcialmente recuperado para el golf durante este año 2012, la prensa británica aprovechó esta circunstancia para iniciar una campaña y que Harrington fuera uno de los elegidos por Olazábal para jugar en Medinah a finales de septiembre.

Los datos objetivos eran claros; había un gran número de jugadores europeos que habían conseguido mejores resultados que Harrington. No solo Poulter y Colsaerts estaban por delante del irlandés en la lista clasificatoria sino que también lo estaban, por ejemplo, Rafael Cabrera-Bello o Gonzalo Fernández-Castaño. Las semanas iban pasando y Harrington seguía sin consegir una victoria que le garantizara el puesto. Y entonces ocurrió lo inesperado.

A pocos días de la elección de las “wild cards”, en un gesto que solo se puede entender desde la frustración, un periódico irlandés, el Irish Examiner, publicó un artículo en el que se venía a decir que Olazábal no elegiría a Harrington a causa de un confuso incidente de reglas ocurrido entre los dos en el Seve Trophy de 2003 en La Sella. Parece ser que en un tenso partido de individuales, Harrington cuestionó si Olazábal podía arreglar unas marcas en su línea de putt. Antes de que un árbitro llegara al lugar, el español acabó de reparar lo que parecían piques y eso no sentó demasiado bien al irlandés. El posterior intercambio de opiniones sentó muy mal a Olazábal, que sintió que su honor se había puesto en duda. Para acabar de arreglarlo, la cadena inglesa Sky Sports le preguntó a Olazábal si eso era cierto, lo que desencadenó una inhabitual respuesta del golfista vasco, que declaró que esa teoría era “un montón de mierda, por decirlo suavemente”.

José María Olazábal es uno de los golfistas más respetados del mundo por su impecable comportamiento a lo largo de los años. Incluso parecía que ese respeto también lo tenía en las islas británicas ya como componente de la famosa “Armada Española” que tantas alegrías proporcionó. Insinuar que sus decisiones sobre el equipo de la Ryder Cup no estan basadas en lo mejor para el equipo es, como mínimo, sorprendente……pero que sean precisamente los medios de comunicación europeos los que le hagan el trabajo sucio a los estadounidenses es aún más increíble. Uno no deja de pensar a quién beneficia esta actitud. Tras las “wild cards”, ahora se escucha que Harrington podría optar a la capitanía del equipo europeo. Si eso es cierto, espero que el proceso tenga menos sobresaltos que este.

El artículo del Irish Examiner (en inglés)

El artículo de Sky Sports (en inglés y con vídeo)

 

Share

Jamie Sadlowski

Ya hace tiempo que vi un par de vídeos que me demostraron que, incluso los jugadores más “pegadores” del PGA Tour, no tenían ninguna posibilidad de batir a un campeón del RE/MAX Long Drive Championship. Muchas veces nos maravillamos de ver como Bubba Watson tiene una media con el drive cercana a los 290 metros pero los jugadores especializados en este tipo de competiciones están acostumbrados a enviar la bola a distancias impensables.

Nuestro protagonista de hoy, el canadiense Jamie Sadlowski, es dos veces campeón del RE/MAX World Long Drive Championship en 2008 y 2009. Tiene una media de drive en este tipo de torneos de 370 metros y se puede encontrar en vídeo alguna de sus exhibiciones. En esta demostración, junto a Gary McCord. Las distancias en metros que consigue son:

-160 metros con un wedge de 49º

-238 metros con un hierro 6

-297 metros con un híbrido de 20 º (no es una madera 3, como dice el vídeo)

-347 metros con un driver “suave”

-380 metros para un drive entero…..y 370 metros con un driver de 29 pulgadas

– 274 metros con el putter!!!!

En el apartado de fitting, crea una velocidad de bola de 218 millas/h, que si la dividimos por un “smash factor” aceptable, nos da una velocidad de la cabeza del palo cercana a las 150 millas/h. Teniendo en cuenta que Tiger Woods está sobre las 125 millas/h, no hay mucho más que decir.

En 2009 lo pusieron a pegar bolas de incógnito en el campo de prácticas al lado de los profesionales que participaban en el Byron Nelson Championship……y este fue el resultado:

Como se puede ver en el vídeo, también es capaz de casi alcanzar el green del hoyo 18, de 392 metros, de un solo golpe; un par 3 largo, lo llama él.

El año pasado, en el Tournament of Champions de Kapalua Plantation, organizaron una competición de drive más largo en el hoyo 18 entre Sadlowski, Bubba Watson, Robert Garrigus y Dustin Johnson. No hace falta decir que les superó por muchos metros. No inserto el vídeo porque es de mala calidad y muy largo. En estos links tenéis la primera, segunda, tercera y cuarta partes.

Por cierto, en España también vamos a tener un torneo de Long Drive. Será el 8 de septiembre, en el PGA de Cataluña. En él participará Gerard Pera, nº15 del ranking mundial y único español en participar a nivel global en esta especialidad. A entrenar!!!!!

Share

Sergio y el caddie “casi” feliz

Dicen las reglas de golf que un caddie es:

 “la persona que ayuda al jugador de acuerdo con las Reglas, lo que puede incluir llevar o manejar los palos del jugador durante el juego”

El caso de David Faircloth responde más a la segunda parte del enunciado de la regla que al de la primera. Este caddie local se encontraba trabajando en el pro-am del Wyndham Championship llevando la bolsa del socio del club Bobby Long y, por ello, acostumbraba a ganar entre 50 y 75 dólares. Sergio García, que había roto con Gary Matthews, su caddie hasta el PGA Championship, necesitaba que alguien le llevara la bolsa y aceptó la sugerencia de Long, quién le propuso que Faircloth le ayudara durante el torneo.

Lo curioso, tal y como ha manifestado García a la finalización del campeonato, es que Faircloth se ha limitado exclusivamente a eso, a llevar la bolsa del castellonense, sin entrar a realizar ninguna de las otras tareas que se le presuponen a un caddie (léase asesorar sobre el palo a usar o leer la caída de los greens). En cualquier caso, parece que al de Borriol no le ha ido mal este tipo de relación porque ha acabado declarándose vencedor del Wyndham Championship.

En una de las entrevistas que ha dado al acabar la última ronda, García a explicado que era su costumbre dejar que sus caddies eligiera el palo o el golpe a jugar, y que luego él no se sentía comprometido con esa decisión. Por ello, en este torneo ha probado a decidir él mismo sus golpes y a comprometerse al 100% con ellos, fueran acertados o no.

A pesar de lo sucedido hoy, no voy a cambiar mi opinión sobre el jugador español. Lo que sí es cierto es que, por sus declaraciones, parece que García está empezando a dejar de ser “el niño” y a tomar sus propias decisiones.  Quizás tuvo algo que ver la conversación que José María Olazábal tuvo con él en Kiawah Island (gracias, Óscar Díaz) pero la realidad es que esta semana se ha visto al mejor Sergio García posible. El capitán europeo de la Ryder Cup estará muy contento por ello.

Otro que es “casi” feliz es David Faircloth; de cobrar algo más de 50 euros podría pasar a llevarse el acostumbrado 10% del premio al primer clasificado; 93.600 dólares. El único problema es que Sergio García, creo que en una poco elegante decisión, ya ha declarado que no le pagará ese importe porque cree que su trabajo ha sido más fácil de lo normal. Una fea manera de acabar una excelente semana. En The Barclays, García parece que va a seguir en la misma línea ya que será Wayne Richardson, analista de la CBS, quién llevará su bolsa. Imagino que, visto lo ocurrido hoy, ya no esperará el habitual porcentaje del caddie.

                                                         Faircloth, un hombre “casi” feliz

Share