¿Juego sucio en el Masters?

Los veteranos del Masters de Augusta saben de las numerosas “trampas” que los greenkeepers del campo preparan a los jugadores. De lunes a miércoles, durante las rondas de prácticas, el campo está preparado de una determinada manera…..pero, mientras se celebra el torneo de pares 3, los trabajadores del Augusta National se dedican a intentar añadir mayor dificultad a un campo en el que los mejores profesionales ya sufren de lo lindo. Cortes cruzados en el green, corte y peinado de los antegreens hacia el exterior de los mismos o el peinado de las calles a contrapelo son algunos de los “trucos” que se utilizan para hacer la semana más “agradable” a los profesionales de nuestro deporte.

Un operario trabaja en un green del Augusta National

Masters1

No obstante ello, este año me ha parecido que el Augusta National ha ido un poco más allá. Dudo mucho que las reiteradas quejas de los jugadores sobre la velocidad de los green sean inventadas. Así como el Masters se ha caracterizado siempre por tener la superficie de los greens como una pista de hielo, en la edición 2013 las protestas han ido en sentido contrario. En primer lugar fue Bubba Watson el que lo hizo notar, tras firmar 35 putts en la primera ronda del torneo (con 3 “tripateos”). Tras finalizar este primer “major” fue Tiger Woods el que estaba con la mosca tras la oreja por lo poco que rodaban sus putts. Durante la retransmisión, recuerdo ver como se quedaba corto en prácticamente todos los putts de los 9 primeros hoyos de la vuelta.

Como ya hablamos hace unos meses en el blog, la velocidad de los greens se mide con el stimpmeter. Para hacer un poco de historia, recordaremos que los greens del Augusta National no eran tan rápidos hace unas décadas. Antes de 1981, la hierba que se utilizaba en su superficie era Bermuda, lo que provocaba que su velocidad estuviera sobre los 8 pies en el stimpmeter. Además, entre greens, la velocidad también variaba, pudiendo existir una diferencia de hasta 3 pies entre ellos. Tras el cambio a hierba Bent en ese año, la velocidad de los greens se incrementó dramáticamente, pudiendo alcanzar cifras por encima de los 13 pies en algunas ediciones.

El segundo gran avance en el Augusta National fue la instalación bajo sus greens del sistema “Sub Air”. Se trata de unas canalizaciones que pasan por debajo de la hierba que permiten calentar o enfriar los greens mediante aire, así como secarlos rápidamente en caso de lluvia. Eso permite que la hierba esté en las mejores condiciones posibles. Aunque están en inglés, veamos un par de vídeos sobre su funcionamiento. El primero trata sobre la teoría del sistema. El segundo, sobre su sorprendente capacidad para secar un green 😯

Visto esto ¿alguien cree que ha sido una casualidad que los greens estuvieran más lentos de lo habitual? Yo, no. Pero también creo que cambiar ese aspecto del juego es, hasta cierto punto, un poco de “juego sucio”.
Share

1 opinión en “¿Juego sucio en el Masters?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.