Una más de despropósitos

Que el golf español está mal no lo duda nadie. En pocos años hemos pasado de tener más de 335.000 licencias a disponer de poco más de 260.000 😯 Eso son 75.000 federados menos, lo que es una auténtica barbaridad. Evidentemente, la crisis ha jugado su papel, pero también la incapacidad de federaciones y campos ha sido patente. Hoy voy a traer a colación tres casos que nos demuestran una vez más que, como no cambien las cosas, vamos a estar peor a medio plazo.

Por un lado, tenemos a la federación gallega, cuya sede se encontraba en un pequeño piso de alquiler de 50 metros cuadrados en A Coruña. Parece que es lo suyo ya que, con solo 10.469 federados oficiales, está en la zona media en cuanto a jugadores y no debería necesitar más. Pues bien, su presidente ha decidido que eso del alquiler es cosa de pobres y ha comprado un piso de 160 metros cuadrados para albergar su despacho 😯 Según Daniel Fernández Fernández, el piso no ha habido que financiarlo gracias a las aportaciones de los federados y espónsors 😯 Evidentemente, no ha facilitado unas cuentas que a mí no me cuadran por ningún lado. Además, tiene la cara de mantener que eso no ha comprometido la actividad deportiva 😯 El amigo Fernández debe pensar que somos tontos, porque ese dineral hubiera estado mucho mejor invertido en el fomento de nuestro deporte en su comunidad en vez de en un piso que no va a aportar nada a los federados de esa territorial. Para acabar de redondear el ridículo, ha aprovechado que el Presidente de la RFEG se ha personado en el lugar para la inauguración (ya sabemos que le gusta mucho viajar a nuestra costa) para hacerle la pelota entregándole una nueva medalla de oro para su colección. Sí, al que ha perdido 75.000 federados. Sinceramente, este comportamiento tiene un tufillo a rancio que tira para atrás. No veo el día en que todos estos burócratas dejen su lugar a personas más preocupadas en incrementar la participación en el golf que en comprar propiedades y reunirse alrededor de un catering para chuparse.. enjabonarse la espalda. En este link se puede leer la lamentable nota de prensa de la territorial gallega.

Solo les falta darse un beso

El segundo caso es más sangrante si cabe. En Terrassa (Barcelona) existe un campo de Pitch&Putt asociado al Golf El Prat que se llama Vallés Golf. Esta cancha dispone también de 9 hoyos “grandes” que El Prat les cedió para que consiguieran abonados, una opción que muchos eligieron por ser relativamente económica. Pues bien, ahora que parece que las cosas van mejor en el campo diseñado por Greg Norman gracias a la publicidad conseguida con el Open de España, me dicen que Vallés Golf ha comunicado que durante 5 meses (finales de primavera, verano excepto agosto, y principios de otoño) al año El Prat no permitirá a estos abonados jugar los fines de semana ya que va a destinar su recorrido a los turistas que van a sus instalaciones 😯 Así, como suena 😯 Lógicamente, la medida no ha sentado bien y ya hay muchas personas que se han dado de baja porque son los únicos días de la semana que pueden jugar.

Para acabar, el Golf Sant Joan. Las informaciones que me llegan es que el antiguo campo público, que ya ha pasado por varias manos sin éxito, vuelve a sufrir graves problemas económicos y que dichas dificultades ya están provocando algún que otro impago. Los rumores apuntan a que la Federación Catalana (la que transfirió la gestión pública a una privada) lo quiere recuperar, aunque desconozco con qué objetivo. Evidentemente, si no es para permitir abonados volverá a caer, quizás definitivamente.

Si Seve levantara la cabeza no lo vería así, como hace unos años 🙁

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.