Málaga-Madrid (I)

2016 no solo va a estar protagonizado por los JJOO de Rio sino que también va a vivir un par de procesos electorales en las federaciones territoriales de nuestro país a los que vale la pena echar un vistazo. Se trata de la federación madrileña y la andaluza. Efectivamente, ambas ya han sido objeto de sendos artículos en este blog por los “presuntos” trapicheos protagonizados por sus presidentes; Ignacio Guerras y Ángel de la Riva. En el día de hoy, me dedicaré al individuo que regenta a los golfistas de la capital de España. La palabra es adecuada porque eso es lo que hace, hacer y deshacer sin tener que dar cuenta a nadie, como si fuera Luís XIV; “El Estado soy yo”.

Como algunos recordarán, hace poco más de un año pregunté por varios canales a dicha federación si sus directivos que se desplazaron a la Ryder Cup 2012 se pagaron de su bolsillo tan estupendo viaje. Evidentemente, la callada fue la respuesta elegida, por lo que entiendo que algo tienen que ocultar. Tras este penoso episodio de oscurantismo, y en pleno proceso electoral, el amigo Guerras se ha abierto una cuenta de Twitter en la que ha tenido la caradura de afirmar lo siguiente:

Nacho

Hay que ser un verdadero cínico para afirmar que lo que él practica es una “gestión transparente” cuando no responde a la pregunta que tantas veces le he hecho, incluido en ese mismo “tweet”. Nótense los retweets de Ten Golf y Open Golf, que los medios de comunicación tienen mucho que ver en que personajes como este estén donde están. Y esto no es todo. Gracias a la cuenta de Twitter de la candidatura opositora a Guerras, Relevo Federacional, me entero de que un miembro de la candidatura del presidente saliente ha escrito lo siguiente. Vale la pena leerlo completo:

RFGM

Veamos la definición de “Nepotismo”:

Nepotismo

Parece que el “señor” Guerras no entiende que la federación madrileña no es suya, que el dinero que la mantiene es de los federados madrileños, y que esta manera de actuar pertenece a una estirpe de dirigentes que es necesario que se extinga para que este país pueda empezar a levantar cabeza. Si existe un puesto de trabajo disponible, lo que hay que hacer es realizar una oposición para cubrirlo en vez de otorgárselo al primer amigo que se cruza en su camino. Desgraciadamente, desempleados hay millones en nuestro país, por lo que entiendo que se debería haber publicado su existencia, haber permitido que se presentaran diversos candidatos, y haber elegido al más adecuado. Eso es transparencia y no lo que hace Ignacio Guerras. Lo suyo es el clásico clientelismo que debería estar desterrado hace tiempo de las federaciones territoriales.

Seguramente habrá quien no esté de acuerdo con lo que digo…..pero que se enfadó mucho cuando leyó la gran cantidad de gente a la que había “colocado” Carlos Fabra en Castellón, cuando se enteró del famoso “excel” de Deloitte, o cualquier otro episodio del célebre “enchufismo” español. Cuanto más tardemos en reaccionar, peor. El 28 de abril, los madrileños tienen una nueva oportunidad de cambiar las cosas.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.