Golf, dinero y Mobgolf

Tanto en este blog como en otros medios relacionados con este deporte se lleva un tiempo debatiendo sobre qué hacer para detener la sangría de bajas en las estadísticas de licencias de nuestro país. Personalmente, soy de la opinión de que la principal barrera que hay que derribar en el golf es la económica. Es algo que siempre he mantenido, la última vez el 28 de mayo pasado al comentar la publicación en la revista Golf Digest de un artículo de Alejandro Nagy sobre el tema.

Este es el tweet

Nagy

No creo que nadie tenga dudas de que el crecimiento del golf en España vino de la mano de una brutal burbuja inmobiliaria que creó la ilusión de que vivíamos en un país con un crecimiento sólido basado en….¿recursos naturales?,..mmm, no….¿una fuerte industrialización?…mmmm, tampoco…….mmmm, vamos, que era un crecimiento totalmente artificial. Por la razón que sea, la realidad es que fueron muchas las personas (que en aquél momento se ganaban decentemente la vida) que empezaron a jugar a golf en los innumerables campos que se construyeron como excusa de las tan rentables urbanizaciones que los rodeaban.

Una vez todo este planteamiento ha saltado por los aires, nos encontramos con la cruda realidad; tenemos un índice de desempleo superior al 25% y a muchos de los que todavía tienen trabajo se les ha aplicado ese invento del último gobierno llamado “devaluación interna”. Para quien no lo sepa, este concepto significa llanamente que nos quieren convertir en la Bangladesh de Europa a base de bajar los salarios utilizando las rebajas en el despido para sustituir a trabajadores con una cierta antigüedad por otros que cobren menos. Espero equivocarme, pero el panorama no parece que pueda propiciar un ascenso de las licencias de golf a corto o medio plazo.

Llamadme pesimista si queréis, pero yo lo veo bastante negro

Cabeza

Siempre habrá quien se crea lo de la tan cacareada “recuperación” de los últimos meses. Cualquiera que haya estudiado algo de economía sabe que España necesita crecer más del 2% para crear empleo de verdad, y que tasas más bajas no van a solucionar gran cosa. Para los que tengan la suerte de encontrar trabajo, les esperan sueldos sensiblemente inferiores a los de hace unos años, que no les van a permitir consumir como antaño si no solo cubrir necesidades algo más básicas que jugar al golf. Un ejemplo está en este interesante artículo de El Confidencial sobre qué porcentaje de nuestro sueldo se necesita hoy en día para comprar una casa comparado con 2006. A pesar de la gran caída del precio de la vivienda, resulta que es mayor que en dicho año 😯

Las soluciones pueden ser muy diversas; desde reducir costes como el consumo de agua a base de “naturalizar” los campos para poder bajar los precios del green fee (el ejemplo de Pinehurst y el US Open ha abierto los ojos a muchos), hasta gestionar mejor aquellas salidas al campo que se quedan sin usar son algunas de las opciones. Esta última posibilidad siempre me ha parecido interesante ya que no entiendo por qué los campos no ofertan a un precio más ventajoso aquellas horas que se quedan “vacías”. En este sentido, hace unos días me llegó un correo de los creadores de la web MobGolf (también en Facebook y Twitter) que me pareció interesante. Su intención es precisamente poner en contacto a jugadores y campos para poder acceder a precios ventajosos ofertados por estos últimos, una manera de gestionar las salidas que en mi opinión debería empezar a popularizarse urgentemente.

Evidentemente, esto no es un enlace patrocinado. Los que me conocen saben que no hago publicidad de ninguna web y que lo que me interesa de la oferta de Mobgolf es el concepto, independientemente de como se llame. Espero que su iniciativa tenga éxito y que otros se animen a seguir su camino en los próximos tiempos porque, como he comentado antes, creo que lo vamos a necesitar 🙁

Share

5 opiniones en “Golf, dinero y Mobgolf”

  1. Buenas apreciaciones, la crisis obliga a los gerentes de campos de golf a ser creativos y a trabajar tanto en los precios como en la oferta, se acabó lo de pagar miles de euros por derechos de juego, por acciones, cuotas de mantenimiento salvajes etc…
    El jugador de golf, está afectado por la crisis como el resto, algunos cuando antes jugabamos todos los fines de semana, ahora jugamos menos, buscamos más la oferta, eso si, sin disminuir la calidad, queremos que nos traten bien, que el campo esté en buen estado, los greenes las calles etc.
    En general, esto es un reto para todos, la federación, los gerentes, las instituciones que apoyan el golf…

  2. Me parece que tienes toda la razón, esperemos que los campos se den cuenta pronto de que tienen que buscar una forma de subsistir más sostenible. Cierto es que muchos de ellos lo tienen difícil, porque su diseño de épocas mejores, ahora lo hacen inviable.
    El aprovechar las horas muertas a un precio asequible para todos, es una idea buenísima y que yo a partir de ahora utilizaré en plataformas como la de Mobgolf, ya que es una forma de practicar este deporte a precios anti crisis!!

  3. Hay muchas cosas interesantes en esto que dices. No entiendo porque la federación sigue “sangrando” a los jugadores, especialmente porque uno se pregunta: ¿Qué es lo que obtengo a cambio de mi licencia? Un seguro? Me parece muuuuy caro un seguro de más de 60€…. En Inglaterra con más de 2 millones de jugadores, no se paga licencia federativa.

    En cuanto a los campos, pues nada… mucho recorrido le queda a la industria que vive todavia pensando en que “vuelvan los buenos tiempos”, eso no va a pasar y mientras tanto los campos vacios…

    Vuelvo a Inglaterra, allí puedes jugar por “cuatro perras”, no jugarás en Saint Andrews, pero encuentras campos en los que puedes pasar un buen rato por una cantidad muy ridicula. Por que no aprendemos??

    Más iniciativas de precios bajos es lo que necesitamos y facilitar al jugador la oferta, que la cosa está mal, pero no veo medidas anti crisis!

    1. Como dices, están instalados en una mentalidad anticuada porque los “buenos” tiempos nunca volverán. Se estarán cavando su propia tumba si no cambian la manera de hacer las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.