¿Emboscado en el AT&T?

Como muchos saben, hasta este domingo se está disputando el AT&T National Pro-Am en los bonitos campos de Spyglass Hill, Monterey Peninsula y Pebble Beach. Se trata de un soporífero torneo en el que, más allá de la clasificación individual de los profesionales, también se dirime un torneo por equipos de Profesional-Amateur.

Tras las tres primeras jornadas de juego, el liderato en el apartado por equipos corresponde al duo formado por el “amigo de los niños” Rory Sabbatini (seguramente el jugador que peor cae a sus compañeros de trabajo. Algo así como yo en el mundo del golf escrito 🙂 ) y un individuo llamado Blake Mycosckie. Este último es el fundador de una exitosa empresa de venta de “alpargatas” llamada TOMS que promete repartir entre los niños más necesitados del mundo un par de zapatos por cada uno que venda. El bueno de Blake es conocido por su filantropía y parece que trabaja duramente para mejorar la vida de los más desfavorecidos del mundo.

Pues bien, como hemos comentado, la pareja se encontraba en primera posición…..con un total de -26. La polémica ha saltado cuando Geoff Shackelford ha publicado una incendiaria entrada en su blog acusando a Mycoskie de ser un “camuflado”, uno de esos individuos que “adminstran” sabiamente su handicap para “explotar” golfísticamente hablando en el torneo que más le interesa.

Este es el susodicho (foto Forbes)

blake

La cuestión es que la modalidad de “mejor bola” es muy particular. No se trata de hacer un gran resultado individual sino de coordinarse a la perfección con la otra media naranja en todos los hoyos de manera que uno de los componentes de la pareja puntúe cuando el otro juegue mal. Lo “sospechoso”, según el bueno de Geoff, es que Sabbatini ha tenido un par de días bastante aciagos en cuanto a juego se refiere (67, 72 y 77 golpes, fallando ese segundo corte “raruno” que tienen en el PGA Tour), a pesar de lo cual siguen liderando la clasificación por equipos con rondas de 61, 59 y 69 golpes netos.

Luego está el tema del handicap de Mycoskie. Resulta que en los EEUU es el propio jugador el que introduce los resultados en el ordenador para determinar su handicap. Alguien un poco curioso ha consultado el del amigo Blake y se ha dado cuenta que desde enero de 2013 hasta enero de 2014 este buen hombre solo había registrado un resultado en el sistema de handicaps de la USGA (en julio 2013).

Esta es la ficha de actividad (no creo que se hayan perdido los torneos, como con el nuevo sistema de la RFEG)

HandicapBlake

Para acabar, tenemos la dificultad del campo y las condiciones meteorológicas. Con un handicap 9,2, y en Pebble Beach, son muchos los que dudan de que un amateur pueda mantener esa consistencia. La lluvía y el viento que han presidido las jornadas de juego dificultan aún más la credibilidad del resultado. En fin, que dicen que es todo muy sospechoso.

La realidad es que estos torneos Pro-Am de celebridades son un coladero de “emboscados”. Uno no puede sino recordar el caso de Chris Evans, el locutor que fue castigado con una sanción a perpetuidad en el Alfred Dunhill Links Championship (con el mismo formato que el AT&T) por simular tener un handicap mucho más alto que el nivel de juego que exhibió durante el campeonato. Veremos como acaba el tema, aunque dudo mucho que el PGA Tour sancione a nadie como hizo el European Tour. De momento, allí todavía vale más el dinero que la dignidad.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.