Al rico emboscado en Mijas (I)

Ante todo, quiero avisar de que la entrada de hoy va a ser un poco larga y que va a tener segunda parte 🙁 Evidentemente, creo que la ocasión lo merece, por lo que mi intención es esmerarme en explicar lo que ha sucedido este fin de semana en el Campeonato de España de 4ª Categoría celebrado en el recorrido “America” de La Cala (Mijas, Málaga). Tengo claro que más de uno, al acabar de leer, pensará que tengo obsesión con la RFEG, algo que no es cierto. En esencia, soy un cliente cabreado. Hoy en día, no se entiende que una organización como la RFEG siga tratando a los federados como vasallos en vez de como clientes. Esta manera de proceder pertenece a políticas caducas que no llevan más que a la ruina a quién las practica. Por ello, seguiré denunciando sus meteduras de pata todas las veces que haga falta hasta que nos empiecen a tratar como personas y no como burros de carga cuyo único cometido es pagar religiosamente su licencia cada 1 de enero 😉

1.- El campo

Uno no se llega a imaginar los procesos mentales por los que la RFEG elige los campos que albergan estos campeonatos. Sus propietarios igual son muy simpáticos pero un recorrido con esos desniveles y barrancos, que en su propia web recomiendan encarecidamente jugar en buggie, no es el lugar ideal para una categoría de handicap en la que la dispersión es una de sus características principales. Si además se le añade que los cochecitos están prohibidos, que el formato de juego es medal play (no se puede levantar bola y hay que acabar obligatoriamente todos los hoyos, se hagan los golpes que se hagan) y que la preparación de campo es especialmente dura, la posibilidad del drama está servida. Si le añadimos el calor andaluz y el viento, la posibilidad se torna en certeza. Efectivamente, esto a lo que ha pasado durante los tres días de campeonato ya que rondas de seis horas, con acumulaciones de hasta cuatro partidos en un solo tee, ha sido la norma habitual. Sin dudarlo, una invitación al sado-masoquismo que puede acabar incluso con el abandono traumático de este deporte. Vamos, lo mismo que teóricamente propugna su organizador (la RFEG); guerra al juego lento y captación de nuevos aficionados. Pues vaya manera de conseguirlo 😯

Sí, muy bonito pero hay que ser buen jugador para poner la bola en green

lacala

2.- Los participantes

Atentos, que el torneo estaba “pensado” para ser todo un éxito. Uno lee la circular 30/2014 y se da cuenta que el número máximo de participantes es de 120. No es mal número. Pero claro, no sé si ellos sospecharon que algo mal estaban haciendo cuando el último día de plazo la lista de inscritos se alcanzó la estratosférica cifra de…….40 golfistas 😯 Efectivamente, todo un éxito organizativo. Incluso habían calculado un “corte” de 60 jugadores para el último día pero parece que todos van a jugar el domingo. Luego, a la hora de la verdad, solo toman la salida 37 valientes que no se imaginaban lo que les espera. Yo creo que alguien incluso llegó a pensar que si tenía un buen fin de semana igual podía optar al triunfo final. No le duró mucho la ilusión.

No quiero ni pensar cuantas bolas se perdieron en este hoyo

LaCalaGolf

3.- El juego

Tras una dura primera jornada, se hacen públicos los resultados. El líder en la casa-club ha firmado…..81 golpes 😯 ¿Pero no estábamos en un torneo de 4ª categoría? 😯 El individuo, con handicap exacto de 19,5 y handicap de juego en ese campo de 22, hace +9 bruto y consigue la friolera de 49 puntos stableford (-13 con respecto a su handicap). Para más datos, esta persona hace 13 pares, 1 bogey y 4 doble bogeys 😯 Lo pregunto otra vez; ¿Pero no estábamos en un torneo de 4ª categoría?. Este resultado es el equivalente al de un handicap 8,5, cumpliendo con 36 puntos stableford 😯 Uno intenta contar hasta diez antes de nombrar la palabra “emboscado” pero se contiene porque sabe que, a veces, la suerte hace que estos resultados se produzcan (aunque a mí no me haya sucedido jamás, claro).

4.- Emboscado II

Llega el segundo día y, visto lo visto, al campo ya solo salen 35 jugadores. Acaba la -nuevamente- maratoniana jornada y el líder es….el mismo jugador, solo que esta vez ha firmado 84 golpes 😯 Esta vez, son 46 puntos stableford (+12 bruto y -10 de su handicap). Aventaja en 19 golpes al segundo, y en 20 al tercero 😯 Ya no me puedo morder más la lengua. La 4ª categoría se caracteriza por la falta de consistencia en el juego, con lo que es altamente improbable (me cuesta decir imposible) que nadie juegue a ese nivel dos días seguidos. Bueno, igual hay que esperar al tercer día, a ver qué pasa.

Lamentablemente, he tenido un fin de semana fatal, con lo que tendréis que esperar a mañana para saber como acaba la cosa 😉

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.