Las Kirkland y la nieve

Hoy la entrada del blog va a tratar de dos noticias radicalmente diferentes; una de material y otra puramente paisajística. La primera de ellas hace referencia a las bolas Kirkland, que tan de moda ha puesto la cadena de grandes almacenes Costco. Para los desmemoriados, recordar que escribí una entrada del blog sobre su excelente rendimiento y precio contenido, una circunstancia que revolucionó el mercado de este tipo de material en los EEUU. Pues bien, parece que los detalles van trascendiendo poco a poco, entre ellos la posibilidad de que nunca más las volvamos a ver a la venta 😯

Gracias a un artículo de MyGolfSpy y a otro del Wall Street Journal, finalmente las Kirkland parece que no son Kirkland sino Nassau Quattro. Esta bola, que solo se vende en el mercado europeo, tiene rendimiento “tour” y un precio de 40€ la docena. Como había que “colocar” el excedente, un intermediario se las ofreció a Costco…….y se lió una buena.

La susodicha

El problema es que ahora, tras la fiebre generada por estas bolas, toca fabricar más ya que se han agotado en pocas horas, algo a lo que Nassau no está muy dispuesta. Resulta que en la fábrica de Nassau también se confeccionan las bolas de…..TaylorMade 😯 Evidentemente, desde los EEUU, TaylorMade ya habrá mandado un discreto “mensaje” a Nassau en el sentido de que no les hace ninguna gracia que se fabriquen bolas que les van a hacer la competencia, por lo que Costco va a tener que buscar otra marca que les haga este trabajo. ¿Volveremos a ver las bolas Kirkland en las tiendas? Parece improbable que así sea en los mismos términos de calidad-precio. En fin, fue bonito mientras duró 🙁

El segundo tema toca muy de cerca la meteorología. Como saben los tour operadores, España es una especia de paraíso para los europeos que buscan un clima más benigno para poder practicar su afición favorita. El problema es que estos últimos días los caprichos del clima han querido que nuestros campos presenten un aspecto más propio de los suecos o noruegos 😯 Para muestra, un botón, vía GolfinSpain y Jacobo Cestino:

Las Colinas Golf (Alicante), vestido de blanco. Dentro vídeo.

Hacienda Riquelme y El Valle (Murcia) amanecían así

La Manga Club (Murcia) no podía ser menos

¿Hasta donde llegó la nieve? Hasta la misma Málaga. Este era el aspecto del campo de La Zagaleta (Málaga)

En fin, cosas del cambio climático 😉

Share

Gary, Tom, Jim y Thomas

Seis décadas son muchas, y si no que se lo pregunten a Gary Player. El golfista sudafricano celebró hace pocos días su sexagésimo aniversario en dos aspectos muy importantes de su vida; el matrimonial y el profesional. Efectivamente, hace 60 años que se casó con su media naranja Vivienne, con la que ha vuelto a renovar votos, y también ha recibido su invitación para participar en su 60º Masters de Augusta. Y todo en plena forma, a la edad de 81 primaveras. De hecho, de esas 60 invitaciones solo se perdió una por haber sido operado. Grande, Gary Player

Un momento muy especial

La carta que tantos desean recibir

Otro al que no para nadie es Tom Watson. El estadounidense se encontraba la semana pasada entrenando en Hawai para el evento inaugural del Champions Tour, el Mitsubishi Electric Championship que se celebra en el Hualai GC. Mostrando un gran espíritu juvenil a sus 67 primaveras, Watson no tuvo ningún problema en posar con su nuevo medio de transporte, el llamado GolfBoard. Como también demuestra nuestro anterior invitado, la edad es un estado de ánimo y no un número.

Para acabar, Jim y Thomas, a los que si les unimos los apellidos Furyk y Bjorn nos conforman los capitanes de la Ryder Cup para 2018. Todavía es muy pronto para hablar de este evento, para el que falta casi dos años. Quizás por ello la foto que mejor define este estado de ánimo es la publicada por la cuenta de Twitter de European Tour Properties. Los buggies ya se encuentran en Le Golf National de París y solo queda que sus correspondientes conductores calienten un poco los asientos que actualmente se encuentran cubiertos de nieve. Será entonces cuando empezará el espectáculo y la esperada revancha de la última edición de la Ryder Cup. Paciencia 😉

Share

Cadera y restricción en el swing (II)

La semana pasada, el profesional José Vicente Pérez escribió en el blog un interesante artículo sobre la actual tendencia a restringir el giro de la cadera durante el backswing para intentar conseguir un cierto “efecto muelle” y así incrementar la distancia de nuestros golpes. Vaya por delante que no estoy ni a favor ni en contra de ello, más que nada porque hay que tener presente que cada cuerpo es un mundo y habrá quién necesite restringirlas y quién no. Dicho esto, curiosamente a preincipios de mes la web GolfWRX publicó un artículo en el que se testaban ambos swings (cadera restringida -CR- y cadera no restringida -CNR-) en un TrackMan. El autor era el reconocido profesional Tom Stickney II, cuyos resultados fueron los siguientes:

CNR, con el talón del pie trasero levantado

CR, con el talón del pie trasero en el suelo

Los números

En resumidas cuentas, lo que se encontró el amigo Tom fue lo siguiente:

CNR:

  • Media de 157.9 yardas, con una dispersión de 11.2 yardas entre el golpe más corto y el más largo. 84 MPH de velocidad de swing con el hierro 7 y 0.8º de dentro a fuera en el golpeo.
  • Mayor facilidad a la hora de girar en los jugadores poco flexibles pero también tendencia a poner el peso en la parte exterior del pie trasero, así como mayor dificultad a la hora de volver con el peso al pie delantero. Los fallos son peores, predominando el “pull”.

CR:

  • Media de 148.4 yardas, con una dispersión de 14.6 yardas entre el golpe más corto y el más largo. 80.7 MPH de velocidad de swing con un hierro 7 y -1.1º de fuera a dentro en el golpeo.
  • Mayor control a la hora de golpear la bola, eliminando los grandes fallos…..pero mayor tendencia a realizar el swing con los brazos y volper “over the top” (de fuera a dentro en la bajada).

La conclusión a la que llega Stickney II es que, si tienes suficiente distancia como para jugar tu campo, te dediques a utilizar el giro de cadera restringido para que tu juego sea más consistente. En cambio, si lo que te falta es distancia, echa mano del giro de cadera no restringido para que te proporcione los metros que necesitas.

Share

Un amanecer, un 59 y unas caracolas

Hoy ha sido un día entretenido en las redes sociales. Empezaba este jueves con una de las mejores vistas que se pueden tener en un campo de golf, la de las inmaculadas playas hawaianas al lado de las que se celebra el Sony Open. El periodista Doug Ferguson publicaba esta bonita foto del amanecer y nos ayudaba a salivar pensando en lo que sería estar allí, uniendo trabajo y placer a partes iguales:

El caso es que a esa temprana hora ya hacía rato que varios jugadores se encontraban calentando en el campo. Uno de ellos era Ben Crane, que publicaba esta foto con el siguiente comentario; “calentando para mi primera ronda en el PGA Tour de 2017. Apuntando a la luna, literalmente”:

Con posterioridad se produciría uno de los acontecimientos de la jornada; la excelente tarjeta de 59 golpes de Justin Thomas. Se ve que el estadounidense no tenía bastante con arrasar a la élite del circuito en el pasado Tournament of Champions que decidió convertirse tras Jim Furyk en el 2º jugador en conseguir esa mágica cifra con un bogey en su tarjeta. En fin, es lo que tiene estar en racha, que no paras de llevarte sorpresas de este tipo. Al final de la ronda, Thomas firmó el tradicional guante y bola para la posteridad. Aquí lo tienen:

Para acabar, las caracolas. Como muchos sabrán, desde el domingo al miércoles se ha estado disputando en Bahamas el primer evento del Web.com Tour. La noticia ha sido el mal tiempo reinante, con un viento huracanado que ha propiciado que solo el ganador quedara por debajo del par. Pues bien, la organización tenía preparada una curiosa manera de realizar el sorteo en el caso de que se tuviera que ir a un playoff. Para darle un toque local, los árbitros habían pegado tres números a una caracolas de mar para sortear el orden de salida en el desempate, un detalle que me parece muy bonito. Esta es la foto, vía @truckkarma:

¡Hasta la próxima! 😉

Share

Cadera y restricción en el swing (I)

Hoy vuelvo a “hacer campana” del blog porque no voy a ser yo el que escriba la entrada del día. Para mí es un placer ceder el puesto a José Vicente Pérez, profesional afincado en Valencia y con una excelente formación que incluye titulaciones de TPI, Aimpoint, biomecánica, etc. (aquí tenemos su web, y también su perfil de Twitter y Facebook) De hecho, es el Director de Formación de la PGA de España, lo que ya habla bien a las claras de sus extensos conocimientos. El tema del que nos va a hablar se refiere a la restricción en las caderas durante el swing, un aspecto muy polémico sobre el que se discute bastante a menudo en este mundillo. Sin ir más lejos tenemos al analista de Golf Channel Brandel Chamblee, que propugna levantar el talón más cercano al objetivo en el backswing para evitar tensionar la espalda baja y acabar lesionándose. Veamos lo que nos explica José Vicente:

Desde hace ya mas de dos décadas se ha extendido entre el mundo de la instrucción un tipo de swing que esta basado principalmente en preferencias personales de aquellos que lo promulgan. En este caso vamos a hablar de la restricción del giro de caderas en la subida a través del mantenimiento de la flexión en los distintos segmentos que forman la parte inferior del cuerpo (Principalmente rodilla y cadera).

Este tipo de subida se empezó a popularizar a través del llamado Factor-X. Este termino se lo puso John Andrisani de Golf Magazine y lo hizo popular Jim McClean en su articulo de 1992 “Widen the Gap” (Ensancha o aumenta la separación). El termino se utilizo para describir el angulo de giro o diferencia de rotación entre los hombros (Parte superior del cuerpo) y las caderas (Pelvis) durante el swing. En un estudio realizado por Mike McTeigue et. al.(1994) concluyo que los jugadores profesionales que pegaban mas largo generaban mas giro con Factor-X en la subida que el resto de profesionales dentro del grupo que se estudio. Así que se concluyo que un Factor-X (mayor diferencia entre el giro de hombros y el de las caderas) grande en la subida era clave para mandar la bola lejos.

Después de numerosos artículos y distorsión de la realidad, no sin la también mala interpretación de “expertos”, el mundo de la instrucción se empezó a dirigir cada vez mas hacia una restricción del giro de caderas (Zona de la pelvis) a la vez que se intentaba maximizar el giro de hombros (Parte superior del cuerpo). Esto llevo a que se intentara minimizar la extensión de la pierna y cadera mas alejada del objetivo (la derecha en jugadores diestros). Todo ello para poder maximizar el Factor-X. Los que empezaron a aplicar estos métodos olvidaron un dato relevante del estudio, y es que la media de giro de caderas de los jugadores que formaron parte del estudio era de 42 grados (Cero grados seria cuando tenemos las caderas paralelas al objetivo en la colocación). Este dato nos indica que los jugadores giraban las caderas considerablemente, lo que pasa es que en general menos que los hombros.

Hoy en día ya se ha comprobado que es mucho mas importante el Factor-X en la bajada que en la subida, en pocas palabras, es mas importante qué secuencia utilizas para bajar el palo que el Factor-X en la bajada aunque también ha habido estudios como los del Dr. Kwon de la Texas Women University que han desvelado que no hay una relación real entre la potencia y el Factor-X.

Para que podéis ver esto con mas claridad vamos a utilizar ejemplos de como distintos jugadores suben y luego hablaremos de que consecuencias puede tener subir de una manera o de otra. Aquí tenemos tres “bombarderos”, Watson, Daly y Cabrera. Como podéis observar no hay mucha restricción de caderas en sus subidas y hay extensión de sobra en la piernas y caderas mas alejadas del objetivo.

Otros dos ejemplos de jugadores clásicos; Bernhard Langer y Sam Snead:

Todos ellos grandes jugadores, ganadores de torneos, y todos menos uno ganadores de grandes. Por eso no voy a hablar de si se juega mejor haciendo una cosa u otra, ya que nuestro cuerpo es capaz de hacer cosas extraordinarias, si no que voy a hablar de qué implica hacer el movimiento de una manera u otra.

Primero un poco de anatomía básica. La columna vertebral esta dividida en diferentes segmentos (Cervical, torácica, lumbar, sacro y coxis) y no todos los segmentos tienen la misma movilidad.

La parte cervical tiene bastante movilidad y permite movimiento de flexión-extensión, rotación e inclinación con relativa facilidad. La parte torácica permite movimiento principalmente de rotación y la zona lumbar puede moverse principalmente para flexionar, extender e inclinación lateral, siendo los movimientos de rotación poco recomendables por las características de las vertebras.

Os recomiendo este vídeo para que entendáis mejor como se comporta la columna vertebral. Del minuto 5:30 al 9:00 es donde esta la explicación que nos interesa.

En 2004 American Journal for Sports Medicine encontró que había una fuerte relación entre el dolor de espalda en la zona baja (Lumbar) de jugadores profesionales y la falta de rotación interna de las caderas.

Conociendo estos movimientos, tenemos que saber que la extensión de la cadera y la pierna mas alejada del objetivo permite quitar estrés de la parte inferior de la espalda. Si intentamos girar la parte superior del cuerpo manteniendo la rodilla flexionada y minimizando el giro de cadera, la parte lumbar empieza a pinzarse y a sufrir excesiva rotación, la cual soporta mal, ya que los discos vertebrales están “diseñados” para soportar carga vertical (axial), como cuando estamos de pie. La columna sufre menos cuando los segmentos del cuerpo están en extensión.

Aunque es difícil hacer una conclusión tajante de este tema, podemos argumentar que unos grados altos de torsión en la espina dorsal durante suficiente tiempo puede predisponer a un jugador a tener dolor de espalda. Day, Langer, Crane o Snedeker son algunos de los jugadores que han tenido problemas de espalda y han utilizado esta forma de hacer el swing, en cambio jugadores que han extendido los segmentos de la parte inferior del cuerpo se les ha calificado como “Flexibles”, lo cual es irónico dado que si eres capaz de estar de pie en postura “normal”, eres capaz de extender la pierna y la cadera.

Utilizar la parte inferior de distintas maneras también tiene unas consecuencias técnicas, especialmente para el jugador amateur. Lo importante realmente para el mundo de la instrucción es formar a través de las leyes de la física, como esta diseñado el palo, como funciona nuestro cuerpo, el entorno al que nos enfrentamos y los principios que los rigen. Demasiado a menudo se enseña desde las preferencias y la estética. Entender las variaciones es la clave de dar a cada persona lo que realmente necesita siempre desde la eficiencia y la salud, pero este tema es para otro articulo.

Share

El driver de Walker

Una de las noticias más comentadas de la 1ª ronda del Tournament of Champions ha sido la longitud del driver del golfista estadounidense Jimmy Walker, primer líder del torneo. Resulta que el jugador tejano, a pesar de la amplitud de las calles de Kapalua Plantation, no estaba satisfecho con las estadísticas de precisión con el “perro gordo”. De hecho, el año pasado fue nefasto desde el tee para Walker ya que ocupó el antepenúltimo lugar entre los jugadores del PGA Tour es ese apartado, con un pobre 48% de bolas en el “fairway”. En la temporada 2016-2017 tampoco estaba brillando precisamente, ya que solo consiguió un 42% de aciertos 😳 Había que encontrar una solución rápida, como……acortar el driver 😳

En este blog he escrito varias veces (esta de 2012, o esta de 2013) sobre los beneficiosos efectos que una varilla más corta tiene sobre la precisión, pero lo de el amigo Jimmy sobrepasó lo que se considera “normal”. Si la media de longitud de la varilla de los drivers en el circuito americano es de 44 ½”, el ganador del PGA Championship tomó una decisión drástica y la cortó en su Titleist 917D2…..a 42 pulgadas 😯 Eso son dos pulgadas y media menos que la media, o sea, 06,35 cms., que se dice rápido. Veamos ahora las consecuencias:

Sí, se ve más corto de lo normal

Jimmy Walker mide 1,88 mts. El año pasado promedió 301.3 yardas desde el tee el año pasado. El viernes pasado solo fueron 273.6 yardas……pero consiguió un 73.3% de calles, lo que significa un importante incremento de la precisión, concretamente de más de un 30%. No está mal. Ello le ayudó sobremanera para alcanzar un tremendo 94.4% de greens en regulación, lo que unido a su excelente día con el putt (SG Putting de +3.460) le concedió el primer lugar de la clasificación. Una lección de la que todos deberíamos aprender 😉

PD: Ya que las 42 pulgadas del driver son menores que lo que suele medir una madera 3, decir que la de Jimmy Walker fue cortada a 41.5 pulgadas, solo media pulgada más corta 😉

Share

Oscilando

El martes pasado, mientras jugaba una ronda con dos amigos llamados Luís y Carlos, estuvimos hablando sobre la reciente introducción de la Regla Local que elimina la penalidad cuando se mueve la bola accidentalmente en el green. En un momento dado, la conversación derivó hacia la diferencia existente entre que una bola se mueva y que oscile, algo que podrá parecer lo mismo para algunos jugadores pero que conviene saber distinguir para evitar apuntarnos golpes de penalidad que no nos corresponden.

Cuando una bola oscila, es evidente que se mueve, pero lo realmente importante en esta situación es donde acaba reposando. Si el movimiento es tal que la bola vuelve al lugar exacto donde estaba antes de moverse, las reglas de golf consideran que, en una especia de extraña ficción que provoca que la penalidad por la regla 18-2 desaparezca del horizonte, lo sucedido hasta ese instante no existe. Veamos un ejemplo en la persona de Dustin Johnson. En este vídeo se puede ver como, tras marcar la bola, el jugador estadounidense intenta meterse la moneda en el bolsillo, fracasando en el intento. Debido a ello, la moneda cae al lado de la bola, la mueve……pero esta vuelve mágicamente a su lugar original 😯

De esta manera, el amigo Dustin se libra de la penalidad ya que para que así fuera la bola debería haber acabado reposando en un lugar diferente. Evidentemente, desde el día 1 de enero (en aquellos lugares donde la regla local esté en vigor), esto no tiene mucha importancia en el green……..pero recordemos que la regla 18-2 seguirá en vigor en el resto del campo. Así que cuidado con caer en la trampa 😉 Para acabar, un recordatorio en forma de decisión:

Share

Potpurrí navideño 2017

Desde hace unos días estamos en pleno invierno, seguramente la estación del año que menos nos gusta a los golfistas. El frío no es buen amigo de nuestro juego favorito, algo que enseguida notamos en las manos cuando le damos un “filazo” a la bola. En España tampoco nos podemos quejar mucho ya que el panorama en otros lugares del mundo se parece más a esto:

No obstante, hasta esta época del año tiene un cierto encanto, más que nada porque los que juegan estos meses son golfistas de verdad, de los que son capaces de sufrir para practicar su actividad preferida. Esta preciosa foto de Chris May encarna este espíritu: el de conseguir de encontrar momentos de placer a -4ºC:

Afortunadamente, todo tiene un principio y un final. Este jueves nos sentaremos ante el televisor o el ordenador y presenciaremos una explosión de colores en el increíble campo hawaiano de Kapalua Plantation, lo que nos servirá para recordar que tampoco falta tanto para que el sol primaveral empiece a proporcionar una cierta tibieza a la piel de nuestra cara. Esta foto publicada hoy en el perfil del campo en Twitter debería servirnos para pasar las pocas semanas que quedan hasta ese momento.

Hablando de sentarnos, seguramente no hay mejor lugar que el que ha encontrado el holandés Joos Luiten, nacido en un país en el que lo pasan bastante peor que nosotros en cuestiones climáticas. Para que el lugar donde descansa sus posaderas sea lo más inspirador posible, nada mejor que reciclar la bolsa de palos que su país le entregó para defender su honor en los JJOO de Rio. Una excelente idea 😉

Share

Dos cambios

Pues bien, ya hemos entrado en un nuevo año 🙂 Ya se sabe que, por estas fechas, uno suele hacer una lista de buenos propósitos, ejercicio que yo también he practicado. Lamentablemente, uno de los objetivos que me he marcado para 2017 es escribir un poco menos en el blog, una actividad que llevo ejerciendo casi a diario desde el verano de 2012 (1.341 artículos desde entonces). Debido a ello, es posible que las entradas de este espacio no se publiquen los mismos días de la semana que hasta ahora, por lo que estarán un poco más espaciadas en el tiempo. Es la parte negativa de ser independiente, que son solo mis hombros los que soportan la carga (de trabajo y económica), algo que acaba desgastando enormemente.

Volviendo al ámbito del golf, como muchos sabrán, el primer día del año es cuando entran en vigor los contratos de material entre los mejores jugadores del mundo. Seguramente los lectores de este espacio habrán oído hablar de que Rory McIlroy ha abandonado definitivamente los palos Nike y se ha lanzado a los brazos de otra mujer, la señorita Callaway. El tiempo pasa volando. Parece que fue ayer cuando el norirlandés fichó por la marca del “swoosh”….y ya tiene en su mano nuevas “armas”. Son estas:

  • Driver: Callaway Epic Sub Zero
  • Hierros: Callaway Apex MB
  • Wedges: Titleist Vokey
  • Putter: Odyssey (con prototipo de inserto)
  • Bola: Titleist Pro V1x

Como se puede comprobar, McIlroy ha optado por los wedges y la bola de Titleist, mientras el driver, los hierros y el putter serán Callaway. Lo primero que le pasa a uno por la cabeza son los enormes problemas que Rory tuvo en 2013 a la hora de adaptarse a material de Nike, una experiencia que pensaba que no repetiría……..pero poderoso caballero es don dinero. Solo recordar que, en aquella ocasión, la sequía de victorias duró hasta el final de la primavera de 2014.

El otro jugador que ha decidido cambiar de aires es Jason Day. El australiano ha anunciado su firma por Nike para lucir zapatos, gorra y guantes. De esta manera, Day se convierte en el “macho alfa” de la firma estadounidense, visto que actualmente es el jugador más en forma.

Sinceramente, la foto es un poco “cutre” 😯

Y, en esta, la pose es un poco artificial. Como se puede ver, los palos todavía son TaylorMade.

En fin, este jueves ya empiezan otra vez los torneos del PGA Tour con el SBS Tournament of Champions en Kapalua Plantation. Allí podremos ver a un buen ramillete de estrellas en un campo tremendamente bonito. Eso sí que es una buena manera de empezar el año 😉

Share

Kaymer a zurdas

El mes de julio pasado, escribí una entrada del blog en la que daba cuenta del nuevo reto que Sophie Gustafson se había auto-impuesto; volver a aprender a jugar al golf…..a zurdas 😯 Curiosamente, ayer, mientras pensaba qué escribir este viernes, me fijé en que en el perfil de Twitter de Martin Kaymer aparecían un par de vídeos del jugador alemán haciendo exactamente lo mismo que la sueca 😯

Seguramente, por el aspecto desértico que presenta, el campo en el que todo sucede está en su casa de Scottsdale (Arizona). La primera de las grabaciones nos presenta un golpe con un hierro a un par 3, con casi total seguridad en el tercer hoyo de los nueve programados.

En la segunda de ellas, Kaymer esgrime el driver en la última salida del día, un par 5. Es este:

Para acabar, el amigo Martin publicó la tarjeta de resultados de los nueve hoyos jugados con su “partner” Philip:

Hay que reconocer que hacer 11 arriba en 9 hoyos la primera vez que juegas a zurdas da esperanzas, sobre todo viendo que en el 6º hoyo firmó un doloroso cuádruple bogey. A cambio, consiguió el par en los hoyos 4 y 5.

Hay que recordar que hacer algunos swings a zurdas es un ejercicio que varios profesionales practican porque dicen que les mejora el de diestras. Un ejemplo de ello es KJ Choi, que calienta de esta manera. Además, tampoco está nada mal practicar porque nunca se sabe cuando nos va a hacer falta, como aquí a Adam Scott 😉

¡Hasta el año que viene! :mrgreen:

Share