Golf en el norte de los EEUU

No es ningún secreto que en el norte de los EEUU hace un frío que pela. Por ello, a estas alturas de año solo hace unas pocas semanas que juegan al golf al aire libre. La primera pegunta que se hace un aficionado es…….¿como pueden pasar todo el invierno sin practicar nuestro deporte favorito? Por supuesto, siempre pueden ir a la cancha de prácticas. Evidentemente, este equipamiento debe tener unas características especiales, que por ejemplo encontramos en las instalaciones públicas de que disponen en la ciudad de Tonawanda (Estado de Nueva York), muy cerca de las Cataratas del Niágara.

Así estaba la cascada este pasado mes de febrero (Reuters)

El Paddock Chevrolet Golf Dome tiene 48 bahías desde las que pegar bolas, amén de un putting green de 325 metros cuadrados, así como un campo de mini-golf de 18 hoyos. Abre desde octubre a mayo y los precios son algo caros para lo que estamos acostumbrados (7$ por una cesta pequeña de bolas, y 10 $ por una grande)………..pero la alternativa ya sabemos cual es :-( En este vídeo se le puede echar un vistazo a las instalaciones.

Una vez el sol es capaz de derretir la nieve, podemos empezar a pensar en buscar un campo para dar rienda suelta a la frustración de varios meses sin ver más verde que el de las ensaladas que nos pongan en un plato. Una buena idea sería dirigirnos al “Thundering Waters Golf Club”, un recorrido que también se encuentra en la misma zona. Este campo, para mi sorpresa, ha sido diseñado por John Daly. Dispone de 18 hoyos y tengo que decir que las fotos del mismo no son nada feas.

Los hoyos 5 y 6

Hoyos5 y6

El nombre, algo así como “Club de Golf Aguas Atronadoras” tiene su origen en la cercanía a las Cataratas anteriormente citadas. De hecho, por las imágenes del lugar, seguro que se puede oir el estruendo de los 110.000 metros cúbicos por minuto de agua que caen por ellas.

Está realmente cerca del río

Niagara

Imagino que los pocos meses que les dura la alegría les sabrá a poco. En otoño, empezará otra vez a caer la nieve y el bucle se generará de nuevo. En el fondo, en España somos unos afortunados 😉

Share

Los quesos del Vicepresidente 2º

Los lectores habituales de este humilde blog conocen los desencuentros que desde hace tiempo mantengo con la RFEG para que se comporten con un mínimo de decencia. Lamentablemente, la realidad es que en pleno siglo XXI nuestros dirigentes siguen haciendo gala de la más recalcitrante opacidad en lo que se refiere a rendir cuentas ante los federados. Si en el buscador del blog escribimos “cuentas”, seguida de la palabra mágica “RFEG”, encontraremos numerosos ejemplos de su negativa a detallar en qué diantres se gasta cada céntimo de esas cuotas federativas que tanto esfuerzo nos cuenta pagar cada año. Y hablo de esfuerzo porque, para el retorno que recibimos, cuesta mucho abonarla aunque la situación económica del golfista sea francamente desahogada.

Esta semana hemos tenido una nueva muestra de la catadura moral de algunos de nuestros dirigentes al aparecer en los medios de comunicación varias noticias relacionadas con el vicepresidente 2º de la RFEG, Fernando Ramírez de Haro. Como ya expliqué en esta entrada del blog sobre la rama capitalina de la Gürtel, el amigo Ramírez es el marido de Esperanza Aguirre, incombustible política adscrita al Partido Popular. Según ha informado el periódico InfoLibre, este “Grande de España” creó en 2009 junto a sus hijos una empresa familiar llamada “Corrales Nuevos Artesanos SL” que obtuvo un éxito fulgurante vendiendo quesos ya que se encargaba de servir dicho producto lácteo a las cafeterías del Congreso de los Diputados y de la Asamblea de Madrid. ¿Y como es esto? se preguntarán……pues porque lo hacía a través del grupo Cantoblanco (actualmente en concurso de acreedores), presidido por Arturo Fernández, empresario de conocida lealtad a Aguirre que tiene en su currículo:

1.- Haber estado implicado en los jugosos donativos a la Fundescam, fundación del PP madrileño (presidido por la “lideresa”) con la que se financiaba ilegalmente dicho partido político. Esta pieza formaba parte del sumario Gürtel pero que tuvo que archivarse, a pesar de haberse demostrado los hechos. Que no se pueda enjuiciar no significa que dicho comportamiento no hubiera existido.

2.- Encontrarse imputado por el “Caso Bankia” por la catastrófica salida a bolsa de dicha entidad. Además, también es uno de los usuarios en el llamado caso de las “Tarjetas Black” de Caja Madrid.

3.- Haber “colocado” a la mujer de Ignacio González en la Confederación Empresarial de Madird, de la que es presidente (fue vicepresidente de la CEOE pero tuvo que dimitir).

Fernández, a la derecha. Junto a él, un rey abdicado, un político del PP que está en la cárcel (Jaume Matas) y su cuñado político, Gerardo Díaz Ferrán…..que también está en la cárcel :-(

Fernandez

Para más abundamiento, dicha empresa familiar ha incumplido sistemáticamente su obligación de presentar sus cuentas en el Registro Mercantil. Transparencia hasta las últimas consecuencias, vamos.

La noticia que acaba de rematar el perfil de nuestro directivo es la de su faceta de “lobista” para varias empresas que acabaron contratando con la Comunidad de Madrid, con el evidente conflicto de intereses que ello supone. La tarifa por “poner en contacto” a ambas partes era del 10% de la facturación generada, una cantidad que no sé si compensaría el sobrehumano esfuerzo que realizaba haciendo un par de llamadas telefónicas. Y que conste que es posible que este “trabajo” acabe siendo legal tras la pertinente investigación, pero de lo que no me cabe la menor duda es de que es absolutamente inmoral e impresentable que personas como esta representen a un deporte considerado “de honor” como es el golf. En fin, suma y sigue.

 El protagonista del artículo, con su chaqueta de la RFEG. Tremendo.

Ramirez

Share

Varilla o cabeza del palo

Recuerdo que hace mucho, cuando pertenecía a un foro galáctico de golf que en su momento fue un gran lugar en el que compartir conocimientos con libertad (desde hace un tiempo ya no, que es mucho más cómodo ser cacique y mentiroso a la hora de resolver los problemas de convivencia), se generó una discusión acerca de cual era el elemento más importante en un palo de golf. Las opiniones estaban polarizadas entre la cabeza y la varilla, sin que el término medio -la cabeza y la varilla, a partes iguales- fuera la opción mayoritaria. Curiosamente, hace unas semanas encontré un artículo de 2012 de la excelente web MyGolfSpy en la que hablaban precisamente de este tema, aportando, como siempre, datos científicos para sostener su criterio.

El caso es que los amigos de esta web se pusieron manos a la obra y seleccionaron a tres jugadores “single digit” (handicap de una sola cifra, por debajo de 10) a los que hicieron golpear unas cuantas bolas delante de un radar doppler. En concreto, usaron tres tipos de cabeza de driver (una “tour”, una de un palo de mejora, y otra de un palo de super-mejora), y también tres varillas diferentes (lanzamiento alto, medio y bajo). La combinación fue:

– 10 golpes con la cabeza del palo “tour” con varilla de lanzamiento alto, 10 con varilla de lanzamiento medio, y 10 con varilla de lanzamiento bajo.

– 10 golpes con la cabeza del palo de mejora, con varilla de lanzamiento medio.

– 10 golpes con la cabeza del palo de super-mejora, con varilla de lanzamiento medio.

Los resultados, como no, son muy curiosos.

Swing

Los datos mostraron que las diferentes combinaciones no producían los mismos golpes en los tres jugadores. Así, si una varilla era buena para un jugador en términos de distancia, ese patrón no se reproducía en otro jugador. Lo mismo pasaba con la dirección de los golpes. La clasificación de las cabezas y las varillas también proporcionó sorpresas ya que la varilla de lanzamiento alto no fue la que dio menores revoluciones a la bola ni la que produjo desvíos más elevados a pesar de que por sensaciones era la más “blanda”. Pasemos a los números:

Misma varilla (lanzamiento medio) con diferentes cabezas (“players” o “tour”, “GI” o “mejora”, y “SGI” o “super-mejora”)Misma varilla

Como se puede comprobar, los golfistas 1 y 3 obtuvieron las revoluciones más altas (spin rate) con la cabeza “tour”, mientras el nº 2 lo hizo con la de mejora. En el apartado de ángulo de lanzamiento (launch angle), los golfistas 1 y 2 lograron los números más altos con la cabeza “tour”, mientras que el golfista 3 lo consiguió con la cabeza de mejora. En cuanto a la distancia total, los golfistas 1 y 3 aprovecharon mejor la cabeza de super-mejora, mientras el dos lo hizo con la de mejora.

Misma cabeza (tour), con diferentes varillas (lanzamiento alto, medio y bajo)

Mismacabeza

Aquí, el problema es el mismo. Aunque la varilla de lanzamiento alto consigue su propósito, en algunos casos el ángulo de lanzamiento es más alto con la varilla de lanzamiento bajo que con la de lanzamiento medio. En cuanto a las revoluciones, la varilla de lanzamiento alto de el número más alto para el jugador 1…..pero no para el 3. Sobre la distancia, el efecto es parecido; la varilla de lanzamiento medio es la mejor para los jugadores 1 y 2..pero la de lanzamiento bajo da el mejor rendimiento para el jugador 3.

¿Qué conclusión podemos extraer? Que cada jugador es un mundo y que no se puede presuponer nada. Como ya he repetido muchas veces en este blog, lo mejor es hacernos un fitting a fondo y encontrar la combinación de cabeza-varilla que mejor funcione para nuestro swing 😉

Share

Dos pares 3

Tras unas semanas sin publicar ni una entrada sobre tiempos pretéritos, voy a enmendar el error hablando sobre la evolución a lo largo del tiempo de un par de hoyos de par 3 que pertenecen a la categoría de “hidden gems” (se podría traducir como “tesoros ocultos”). No es que no sean conocidos, sino que no lo son tanto como el hoyo 12 del Augusta National, el 7 de Pebble Beach o el 17 del TPC Sawgrass, por poner algún ejemplo.

El primero de ellos está situado en el Columbia Country Club de Chevy Chase (Maryland). Se trata del hoyo 16, seguramente el más icónico del campo. Esta club fue fundado en 1898 y albergó el U.S. Open de 1921, con lo que su pasado no es desdeñable. En sus orígenes, concretamente en 1911, el hoyo 16 se veía así (vía @tullfescue):

Hoyo16Columbia

Ya en 1921, poco antes de organizar su único “grande”, el diseño era este (vía @tullfescue). Como se puede comprobar, hasta cierto punto había perdido la “cordillera” que delimitaba el green:

Hoyo16Columbia1

Al año siguiente, el del “major”, se remodela el recorrido y parece que se recuperan dichos promontorios (vía @AnthonyPioppi):

Hoyo16Columbia2

En la actualidad, el diseño no se parece en casi nada al original. Tampoco sé qué pensaría un jugador moderno si tuviera que usar un wedge para poder superar sus “colinas” para acercar la bola al agujero 😉

Hoyo16hoy

Seguro que más de un lector del blog admitirá que su configuración actual recuerda mucho al “Golden Bell”. La realidad es que este hoyo sirvió de inspiración a Bobby Jones a la hora de diseñar el hoyo 12 del recorrido en el que se juega el Masters, un dato que además me va a ayudar a presentar a nuestro segundo ejemplo de hoy. Este nos llega desde ese gran campo llamado Pasatiempo, obra del excelente arquitecto  Alister MacKenzie….el diseñador del Augusta National 😉 Su hoyo más conocido es el 18, un par 3 que sirve para acabar el juego, algo que también ocurre en otros campos como el Old White TPC de C.B. Macdonald (Greenbrier Resort). Veamos como se veía de bien en 1929 (vía @hainesy76):

Pasatiempo

Posteriormente, se eliminaron los bunkers frontales y se modificaron los del fondo de green, lo que dejó el diseño así (vía @hainesy76):

Pasatiempo1

Finalmente, se encargó a Tom Doak la remodelación de este hoyo, dejándolo casi como en sus orígenes. Esta es la foto (vía web del club):

Pasatiempo2

Al igual que pasó ya con Pinehurst nº 2, la tendencia actual es a recuperar la estética del pasado…..y si puede ser a base de “naturalizar” el recorrido, mejor. Pasatiempo es uno de los campos que va a tener que aprender a hacerlo ya que la larga sequía que están padeciendo en California ha provocado restricciones de agua que está obligando a ello. Es una vuelta a las raíces del golf en toda regla 😉

Share

Duval&Duval (II)

El 30 de marzo escribí la primera parte de las dos que iba a dedicar a la saga de los Duval. Recapitulando, dejé la historia cuando David tenía solo 9 años y sufrió la triste muerte de su hermano mayor, Brent. Tras el desgraciado suceso, nuestro protagonista se refugió en el golf para intentar superar tan dolorosa pérdida. A los 11 años, David Duval visitaba cada día a su padre en el campo de prácticas en el que este trabajaba y se pasaba incontables horas entrenando todos los tipos de golpes en todas las situaciones posibles; altos, bajos, al fade, al draw, chips, bunker, putts, etc. De paso, su progenitor le inculcó una férrea disciplina mental que al cabo de un tiempo le ayudó sobremanera en su carrera golfística.

El talento lo llevaba en la sangre, por lo que no tardó mucho en surgir a fuerza de entrenar como un poseso. Cuando todavía estaba en el instituto, se clasificó segundo en el campeonato de su estado y consiguió la victoria en el U.S. Junior Amateur. Ya en la Universidad de Georgia Tech, le nombraron cuatro veces en el primer equipo All American, una vez jugador nacional del año, e incluso se permitió el lujo de liderar por dos golpes el Bell South Classic del PGA Tour tras tres rondas aunque una vuelta final de 79 golpes le acabara relegando al 13º puesto.

Su paso al profesionalismo no frenó su progresión. Un par de años en la segunda división del golf estadounidense, durante las que ya consiguió dos victorias en el Nike Tour (antecesor del posteriormente llamado Nationwide Tour y el Web.com Tour), fueron suficientes para conseguir la tan ansiada tarjeta en 1995. En las dos siguientes temporadas, acumuló un buen número de top-3, lo que le abrió la puerta del equipo de la Presidents Cup. Y llegó 1997.

David Duval, en el Bob Hope Classic de 1995 (foto Golf Channel)

Duval

El desempeño de Duval desde 1997 hasta 2001 fue espectacular. A partir de su primera victoria en el PGA Tour (Michelob Championship, en octubre de 1997), encadenó 12 triunfos más entre los que se contaban el Tour Championship de dicho año, el The Players de 1999 o el Open Championship de 2001. En el Bob Hope Classic de enero de 1999 consiguió su famosa ronda de 59 golpes, el 28 de marzo logró ser el primer ganador de un torneo del PGA Tour el mismo día que su padre ganaba en el Champions Tour (The Players y Emerald Coast Classic), y en abril de ese mismo año se coronó nº 1 del ranking mundial.

Lamentablemente, las lesiones empezaron a hacer mella en su swing y su estrella se fue apagando poco a poco. Además, su vida personal cambió mucho cuando en 2003 se enamoró de Susie Persichitte durante su visita a un bar de Denver (Colorado) durante su participación en el The International de Castle Pines. Madre divorciada de tres hijos, Susie cautivó a Duval de tal manera que al año siguiente se casaron. A la ardua tarea de criar a sus tres hijastros (Deano, Nick y Shalene), incluso con crisis financiera de por medio, se añadieron dos hijos más (Brayden y Sienna).

La familia, al completo, en 2010 (foto de Men’s Journal)

Duval1

Nuestro protagonista de hoy intentó con ahínco volver a ser el de antes pero nunca lo consiguió. A pesar de cosechar otros resultados meritorios, la vez que más cerca estuvo fue en el US Open de 2009 en Bethpage Black, cuando acabó segundo tras Lucas Glover. Actualmente, desempeña funciones de analista en Golf Channel. En este caso, se puede decir que como comentarista puede hablar con propiedad ya que nadie puede negar que él sí que estuvo ahí 😉

Share

Rory y la bola

Todavía no se han apagado los ecos de la estratosférica ronda de 61 golpes de Rory McIlroy ayer en el Wells Fargo cuando hoy estamos presenciando una nueva exhibición del norirlandés en Quail Hollow. La verdad es que más que un torneo, parece un paseo. Las estadísticas del sábado no dejan lugar a dudas; el nº 1 del mundo destrozó un campo al que hasta hace poco se consideraba “complicado” a base de reventar la bola con su driver. Para hacernos una idea de como empequeñeció McIlroy este recorrido, solo hay que leer este cuadro confeccionado por J. Held en el que podemos comprobar como en 15 de los 18 hoyos (incluido un par 3 de 163 metros) este golfista no jugó en ninguna ocasión más de un hierro 9 😯 Y estamos hablando de un campo de más de 6.850 metros 😯 Para más datos, hoy en el hoyo 16 (470 metros, par 4) ha conseguido un drive de 333 metros, por lo que solo le ha quedado un golpe corto a bandera que ha “clavado” al lado para anotarse un birdie más en su tarjeta.

Geoff

Efectivamente, el uso de hierros cortos en manos de estos profesionales implica que van a dejar la bola muy cerca. Siguiendo con la ronda del sábado, McIlroy consiguió 11 birdies,. La distancia a bandera de sus aproaches fue la siguiente; 2,44 metros; 61 cms; 1,83 metros; 1,22 metros; 2,13 metros; 3,96 metros; 1,52 metros; 2,44 metros; 91 cms.; 3,04 metros y 4,26 metros 😯

Estoy de acuerdo en que la calidad del jugador norirlandés hace mucho……pero también en que la distancia de la bola tiene gran parte de “culpa” de lo que está pasando (imprescindible esta entrada del blog de 2012). En pocos meses he tenido que leer sobre las reformas que se van a acometer en Turnberry-Ailsa, el TPC de Sawgrass o el propio Quail Hollow (tiene que acoger el PGA Championship de 2017 y la Presidents Cup de 2021) y sigo pensando que es una pena que los organismos que rigen el golf no hagan nada al respecto mientras sobre muchos diseños míticos se cierne la amenaza de las excavadoras.

Lo siento pero yo no cambiaría nada de este campo

turnberryailsa

La llamada “bifurcación” de las reglas de golf, con la que los aficionados continuarían jugando con el mismo material mientras los profesionales usarían una bola que hiciera menos distancia, sería un mal menor que tendría como objetivo “proteger” estas auténticas joyas y evitar el brutal incremento de los costes de mantenimiento que la longitud de los campos modernos requiere. No obstante, parece un objetivo muy lejano ya que hay muchos intereses económicos de por medio y el lobby de fabricantes pondría el grito en el cielo inmediatamente. El tiempo nos dirá si se hace algo al respecto, aunque para muchos campos legendarios quizás ya sea demasiado tarde.

Share

Un wedge problemático

Hace un par de días finalizó en el bonito recorrido “Pacific” de Bandon Dunes el U.S. Women’s Amateur Four-Ball Championship, hermano de sangre del otro evento disputado en formato Match Play, el U.S. Amateur Four-Ball Championship (del que hablé aquí en esas mismas fechas). En los octavos de final del torneo, se produjo una curiosa situación de reglas sobre la que voy a hablar a continuación.

No tienen mal gusto, no :-)

Pacific Dunes

Se enfrentaban Amber Marsh Elliott y Katie Miller contra Megan Carter y Lauren Lightfritz. La primera de todas ellas tenía un tiro corto a green en el hoyo 7 y sacó de su bolsa el lob wedge para ejecutar su golpe. Justo tras impactar la bola, se percató de que la sensación no había sido la habitual y miró la varilla del palo…..solo para darse cuenta de que esta era de acero y no de grafito, como el suyo. Efectivamente, el palo que acababa de usar era de su compañera, dejado por error en su bolsa en el hoyo anterior por el caddie que compartían. Como no podía ser de otra manera, Elliott notificó inmediatamente el incidente al árbitro asignado al partido y se aplicó la correspondiente penalización. De ir uno arriba a la salida del séptimo hoyo, pasaron a ir uno abajo en el hoyo 8 merced a haberlo perdido (bogey de nuestras protagonistas, por un par de sus contrarias) y al ajuste del resultado (un hoyo) que se hizo a la finalización del mismo por infracción de la regla 4-4.

Elliott, durante un lance del envite (foto de la USGA)

Elliot

Afortunadamente para las afectadas, no dejaron que este despiste las hundiera anímicamente y consiguieron remontar el encuentro para acabar ganando 2&1. No cabe duda de que fue un mal momento……..pero es que todavía hubiera podido ser peor si no se hubieran dado cuenta inmediatamente del error ya que, si se hubiera repetido la situación, hubieran sido dos hoyos (como máximo en toda la vuelta) a deducir en vez de solo uno. Tras esta desagradable experiencia, seguro que antes de cada golpe se asegurarán que el palo que van a usar es el suyo 😉

Share

Animalicos

A finales del año pasado, tuve la inmensa suerte de encontrar una buena oferta para abonarme a un campo de golf que no está muy lejos de mi casa. Aunque es de solo 9 hoyos, con los problemas de masificación y juego lento que ello conlleva, la verdad es que suele estar bastante bien cuidado y se encuentra en un entorno natural muy bonito.

Esta es la salida del hoyo 2, un par 5 corto con ligero dog-leg a la derecha en el que hay que ser muy preciso para poder alcanzar el green en dos golpes.

Salida2

Su emplazamiento hace que los encuentros con animales sean bastante frecuentes. Como hay diversos lagos, es habitual la presencia de diversas especies de aves acuáticas, así como de otras especies que no habitan en el líquido elemento. Por ello, no me han llamado tanto la atención como para hacerles una foto.

El cormorán, el pato mudo, el pato de cuello verde o el tordo se avistan a diario

Pajaros

En cambio, otras especies no tan comunes con las que me he encontrado sí me han producido esa necesidad. A continuación, expondré alguna de las fotos que he ido tomando esta primavera, alguna de ellas curiosa. Una de las primeras sorpresas fue la presencia de un cisne negro en el recorrido, aunque sospecho que lo compró el club. Y uso la palabra sorpresa porque resulta que es un ave muy territorial que a la más mínima que te acercas al agua se dirige desafiante hacia ti.

Este ejemplar tiene muy malas pulgas, todo sea dicho

Cisne1

Hace pocas semanas, también tuve un encuentro de lo más tenso en el green del hoyo 8. Al acercarnos, vimos una serpiente sobre su superficie, resultando ser una (creo) víbora pequeña. Hacía varios años que no veía ninguna, concretamente desde que me encontré una en el bonito campo de La Grajera (Logroño). Al acercarnos, se enroscó sobre sí misma, momento que aproveché para ponerle el guante encima, cogerla y llevarla de vuelta al bosque.

Vibora

La semana pasada, también hubo un par de avistamientos más. Estando en la salida del hoyo 7, vimos una extraña figura un poco más adelante que parecía una rama verde. Al acercarnos, resultó ser esto.

Pues sí, un par de lagartos verdes foll reproduciéndose. Les “cortamos” el rollo 😳

Lagartos1

Tras el golpe de salida, nos dirigimos a las bolas…pare ver como algo grande se movía al lado de la calle. Al acercarnos, resultó ser una tortuga (si no me equivoco, de Florida) que pasaba por allí.

Tortuga

Y cuando digo grande, es porque lo era 😳

Tortuga1

Para acabar, una foto que me pasó un amigo cuando le expliqué las últimas experiencias. La imagen tomó la semana pasada en un campo de Pitch&Putt, en uno de los greens. Parece una culebra de escalera de buen tamaño, que se marchó del lugar sin mucha prisa.

Culebra Culebra1

Una de las ventajas del golf es el contacto con la naturaleza, algo que a mi me gusta mucho. Por ello, aunque te “forres” en el campo, uno de estos encuentros siempre te pueden servir para olvidarte un poco de la tarjeta 😉

Share

Spin Loft (III)

Ya hacía algún tiempo que no escribía una entrada del blog sobre técnica pero un artículo que acabo de leer en GolfWRX me ha ayudado a retomar el tema del famoso “Spin Loft”. Este concepto, del que ya hablé en diferentes ocasiones (por ejemplo, en esta, esta o esta), es puesto en “cuarentena” en dicho texto por Adam Young, un profesor de la Academia de David Leadbetter de La Manga Resort. Lo que Young propone no es que el spin loft no ayude a los jugadores sino que no ayuda a todo tipo de jugadores. Sus argumentos, apoyados en datos del TrackMan, son los siguientes.

Pongamos como ejemplo a un jugador del European Tour, pleno de velocidad de swing, y a un jugador amateur “del montón”, con su velocidad de swing en la media….por ejemplo, yo 😳 Cuando vemos el swing de un profesional a “cámara lenta”, dos de las características comunes suelen ser un buen puñado de “lag” y unas manos y varilla adelantadas en el impacto.

A la izquierda, el “lag”. A la derecha, manos y varilla adelantadas.

LagShaft

La pregunta del millón es ¿qué resultado obtiene un jugador amateur medio si intenta imitar al pro? La respuesta es sorprendente. Según ha comprobado el amigo Adam, cuando un jugador con velocidad de swing lenta (en este caso, más o menos 65 MPH con un hierro 7) intenta crear lag y adelantar las manos en el impacto, la consecuencia es……un mal golpe 😯 Y no lo dice él, lo dice el radar doppler. Veamos las cifras:

Los seis primeros golpes son con manos adelantadas

WRX

Como se puede comprobar, los golpes con manos adelantadas volaron una media de 95 metros y se elevaron una media de 8,6 metros. En cambio los golpes con las manos más centradas volaron una media de 104 metros y se elevaron 18,8 metros. Y no solo eso, si nos fijamos en el las revoluciones, veremos que los golpes con las manos centradas tienen más spin que los de las manos adelantadas 😯 Por lo tanto, un golpe con manos adelantadas tendría bastantes más dificultades (por el efecto y el ángulo descendente) para pararse en un green que de la otra forma.

La explicación parece residir en que el lag y la varilla adelantada de los mejores jugadores es la manera de evitar que su elevada velocidad de swing genere una bola demasiado alta y con demasiado efecto. En cambio, un jugador con velocidad lenta de swing necesita lo contrario que un profesional para elevar la bola y generar efecto en ella. Lo que es recomendable para unos, no lo es para la mayoría de nosotros.

Puede parecer increíble, pero igual necesitamos imitar la imagen de la izquierda

Posición

Que conste que yo no afirmo nada sino que solo transmito el mensaje. Cuestionarse este tipo de cosas nunca viene mal, aunque solo sea para aprender conceptos. Si lo que se dice aquí es cierto, lo primero que tendríamos que conseguir es incrementar nuestra velocidad de swing hasta hacerla similar a la de un profesional y luego intentar pegar como él. Así, de primeras, tampoco parece carente de lógica 😉

Share

Nathan y Todd

Hace un par de semanas se disputó en los EEUU el primero de los nuevos torneos organizados por la USGA; el U.S. Amateur Four-ball. Este evento por parejas, celebrado en formato Match-Play, también era hasta cierto punto la “piedra de toque” de la nueva sociedad USGA-FOX tras la firma del multimillonario contrato entre la organización que rige los destinos del golf en los EEUU y la cadena de televisión. No olvidemos que será FOX la que retransmitirá los U.S. Open de este año, con Greg Norman al mando de un nutrido y brillante equipo de colaboradores.

Como uno se puede imaginar, muchos de los participantes formaban parte de los exitosos equipos universitarios cuyas antiguas figuras están ahora dando guerra en el PGA Tour. Este ejército de talentosos jovenzuelos, a priori favoritos al título, acabaron sucumbiendo ante la experiencia de un puñado de golfistas con un largo bagaje en el campo aficionado. Baste decir que la final jugada en el Olympic Club de San Francisco (sede del U.S. Open 2012) reunió a cuatro jugadores como Todd White (47 años, profesor de historia en un instituto)/Nathan Smith (36 años, asesor financiero) vs. Sherrill Britt (49 años, constructor)/Greg Earnhardt (47 años, agente de seguros).

Al final, el triunfo fue para el equipo del legendario Smith (cuatro veces Campeón Mid-Amateur de los EEUU y miembro del equipo de Walker Cup, una especie de Jacobo Cestino pero en versión “yankee”) por 7&5, el mayor margen de toda la semana.

Estos son los afortunados (White, a la izquierda y Smith a la derecha)

USGA

Al final, los datos de audiencia no fueron demasiado positivos (supongo que la mayoría de los espectadores preferimos ver a jugadores casi-perfectos, que vivan en un mundo ideal y que no nos recuerden lo más mínimo nuestro patético juego) pero de todo se aprende. En este caso, la retransmisión televisiva nos ha proporcionado un adelanto de lo que veremos en el segundo “grande” de la temporada. Los dos elementos más curiosos que he podido presenciar son los siguientes:

1.- Los infogramas de las distancias a entrada de green y bandera, integrados en la pantalla.

Tengo que decir que me parece una muy buena idea ya que, en vez de tener que leer el letrerito que suelen poner arriba a la derecha, los metros/yardas se sabrán de una manera mucho más natural. En la captura de imagen de aquí debajo pongo un ejemplo.

Distancias

2.- Los nuevos adelantos técnicos del Protracer

Sí, ya sé que ya lo estamos disfrutando en el PGA Tour pero es que hay novedades 😉 Efectivamente, la empresa sueca ha creado para nosotros el Protracer…..desde calle 😯 Como se puede ver a partir del minuto 05:31 de esta recopilación de golpes del torneo, ahora también podremos disfrutar de esta tecnología en los golpes desde el “fairway”. No puedo esperar para verlo en Chambers Bay :-)

Para los perezosos, un Vine

En definitiva, que junio ya está a la vuelta de la esquina 😉

PD: El U.S. Amateur Four-Ball y el U.S. Women’s Four-Ball sustituyen al U.S. Amateur Public Links y al U.S. Women’s Amateur Public Links

Share