Campos con aeropuerto

Hoy, viendo las imágenes del helicóptero de Donald Trump aterrizando en Turnberry, me he acordado de un artículo de Golf.com en el que se hacía referencia a una serie de campos de golf que disponían de……pista de aterrizaje propia 😯 Evidentemente, hay personas cuyo nivel de vida les permite desplazarse en jet privado a este tipo de recorridos para jugar una ronda lejos del mundanal ruido. Aunque no soy uno de esos (ya me gustaría), voy a reproducir alguno de dichos clubs de golf por si alguien tiene un capricho y quiere darse un -caro- gusto.

Mountain Air Country Club

Esta campo de Carolina del Norte se encuentra enclavado en la llamada Cordillera Azul. Está a 1.400 mts. de altura y la pista de aterrizaje tiene casi 900 mts. de largo. El recorrido consta de 18 hoyos, 5852 mts. de longitud y 9 tees de salida para hacer más ameno el juego. La verdad es que la foto es impresionante; del avión al hoyo 1 en un momento (foto de Thebiglead.com)

Mountain air

Ocean Reef Club

Este club de Florida también tiene la pista de aterrizaje cerca. Ésta mide más de 1.300 mts. y sirve de puerta de entrada a los dos recorridos de golf, diseñados por Robert Van Hagge (Blue Monster de Doral -ahora también propiedad de Trump- y Le Golf National, sede de la Ryder Cup de 2018) y Bruce Devlin. Para no tener que ir de aquí para allá, también tiene residencias con su propio muelle, así también puedes llegar en barco (foto Golf.com).

ocean-reef

Pauma Valley Country Club

Se encuentra ubicado en California y, como se puede ver en el vídeo, el buggy espera ya en la pista de aterrizaje. El campo fue diseñado por Robert Trent Jones Senior y ha acogido clasificatorias para el US Amateur de 2006 y 2007 o el US Mid-Amateur de 2011. El enclave es muy atractivo ya que el valle está preñado de plantaciones de cítricos y aguacates. La pista mide 823 metros y existen 20 hangares para guardar el avión.

Vista general del lugar (foto de Golf.com)

Pauma-Valley

Fox Harb’r Golf Resort & Spa

Esta es la última que me ha llamado la atención. Se encuentra en Nueva Escocia (Canadá) y la pista mide casi 1,5 kms. El diseño del campo es de Graham Cook y viendo la foto hay que estar de acuerdo en que el entorno es idílico.

fox-harbr

Una vez que ya todos tenemos los dientes largo, es hora de ir a dormir y soñar con alguno de estos campo, porque de otra manera no los voy a catar en la vida :-(

Share

Pro Green Book

En el pasado Open Championship, comenté someramente la existencia de una empresa que confeccionaba unos libros de distancias que mejoraban en mucho los facilitados por la propia organización del evento. Su nombre es Clere Course Guides y hoy voy a hablar un poco de ellos.

Los amigos de Clere producen dos tipos de libro, los referentes a campos comerciales….y el Pro Green Book, el que nos interesa. Este último “modelo” se está poniendo rápidamente de moda entre los mejores jugadores por la gran cantidad de información que les proporciona. El éxito de estos “stroke savers” radica en la manera en que están confeccionados. Los greens se escanean con la última tecnología en láser de contorno 3D y posteriormente se plasman en papel con un programa informático llamado ClereGreenCreator. Las áreas del green que se encuentran en el mismo nivel se unen a través de líneas que representan separaciones de 4,8 cms. (líneas negras) y 2,4 cms. (líneas grises). Además, se dibujan las flechas que muestran los slopes del green. El resultado es un completo mapa de caídas que parece que está gustando mucho en el European Tour.

Jordan Spieth, con el Pro Green Book en el Open Championship

Spieth

Su vida es muy corta ya que se “estrenaron” en el Scottish Open de este año, pero su éxito les ha obligado a facilitar ejemplares en los siguientes torneos (Open Championship y Omega European Masters). Además, también han desembarcado en el circuito femenino y estarán presentes en el Open Championship femenino de esta semana en Turnberry.

Me ha gustado mucho el contorno del bunker de Road Hole del Pro Green Book

Pro

A partir de ahora, me voy a fijar más en las manos de los jugadores cuando vea los torneos en televisión. Y a la que vea unas tapas verdes en la pantalla, sabré que es@ golfista va a tener una buena ayuda en el green 😉

Su web, y su cuenta de Twitter.

Share

Bolas Polara II

Hace dos años y medio, escribí una entrada en el blog sobre las bolas Polara, esa marca que te garantizaba eliminar de tu repertorio de golpes el tan temido “slice”. La cuestión es que ha pasado bastante tiempo desde entonces y hay que actualizar la información. Aprovechando que alguien tan confiable como Andrew Rice y la web MyGolfSpy (MGS) han hablado sobre el tema, veremos cuales han sido las novedades en cuanto a este tipo de material.

Como he comentado antes, Rice y MGS han realizado un estudio sobre la verdad que hay detrás de la publicidad de esta marca. Reunieron a un grupo de 6 jugadores amateurs de alto nivel (NCAA, división I) y les hicieron golpear tres tipos de bola; la Polara y dos de marca conocida. Con instrucciones de intentar jugar un slice, los resultados fueron los siguientes:

– Polara XD, bola de dos piezas que asegura máxima distancia + reducir en un 50% el slice: 239,8 metros de distancia y 4,75 metros de desvío.

– Bola marca X: 240,5 metros de distancia y 12,8 metros de desvío.

– Bola marca XX: 240,3 metros de distancia y 10 metros de desvío.

Las Polara XD

XD 2 PieceLos datos demuestran que en el apartado de distancia no hay mucha diferencia pero que con respecto al slice consiguen una reducción del 58% 😯

– Polara Ultimate Straight, bola de dos piezas que asegura una reducción de 75% del slice: 2,37 metros de desvío.

– Bola marca X: 16,45 metros de desvío.

– Bola marca XX: 13,71 metros de desvío.

La Polara Ultimate Straight

US 2 PieceEn este caso, la reducción no es del 75% publicitado sino del 84% 😯

Evidentemente, también tienen sus pegas. El funcionamiento de la bola obliga a apuntar con la marca en la dirección deseada….lo que no se puede hacer en calle a menos que se permita colocar bola en la pachanga (recordemos que estas bolas siguen sin ser conformes para usarlas en torneo). Según la web, el vuelo de la bola sin apuntar con la marca es equivalente a la de cualquier otra bola, algo que no estoy muy seguro que ocurra por el patrón de los hoyuelos. Por lo que se comenta, su tacto tampoco es el mejor.

Si en algo estoy de acuerdo con el artículo de MGS es en que este tipo de material tiene mercado. Siempre habrá jugadores que son conscientes de que nunca mejorarán y quieren disfrutar de algún golpe de vez en cuando. Yo soy más partidario de tomar alguna clase y trabajar por mejorar tu swing, pero no todo el mundo es igual. De lo que sí estoy seguro es de que no dejaría usar este tipo de bolas en una pachanga en la que nos jugáramos las bebidas del hoyo 19 😉

Share

Golf Vintage (IV)

Hay voy a seguir con otra de las “sagas” que este blog protagoniza desde hace un tiempo; la de las fotos “vintage”. Como los recuerdos del Open Championship todavía están frescos en nuestra memoria, le dedicaré unas cuantas imágenes del pasado.

Puede que al Old Course se le llame “la cuna del golf” pero la realidad es que el primer Open de la historia se celebró….en el campo escocés de Prestwick en 1860. Los 8 jugadores disputaron tres vueltas a un recorrido de 12 hoyos, que acabó ganando el representante de Musselburgh Willie Park Senior. El Open se disputó durante las 12 primeras ediciones en dicho campo, lo que le hace legítimo poseedor del título de “Cuna del Open Championship”. No obstante, de igual manera que ocurrió con el lugar de celebración, un golfista del Old Course también arrebató la fama al amigo Park Senior; Old Tom Morris. Ambos conquistaron cuatro títulos, pero es Morris el que ha acabado encarnando el papel de “padre del golf”.

Esta es la tarjeta de Old Tom Morris en su victoria de 1864 (vía Prestwick GC)

Morris-1864

Dicho esto, veamos algunas de las estampas que les toco vivir a ambos golfistas. Esta foto es del hoyo 4, llamado popularmente “Ginger Beer” (cerveza de jengibre). Y aquí tenemos a Old Tom Morris tomando dicho brebaje en un carrito de refrescos en dicho lugar. ¿Relacionan? 😉 (vía Ken Brown)

GingerBeer

Una vista general del hoyo 17 a finales del siglo XIX, con el Swilkan Bridge al fondo. Sorprende por su desnudez, seguramente debido a la ausencia de gradas, algo a lo que estamos inconscientemente acostumbrados “gracias” a las retransmisiones televisivas. Foto publicada por Kyle Porter.

Hoyo17

Una foto-detalle del Swilcan Bridge que prueba lo que digo. Señalar que en 1862 (a diferencia de la foto anterior, de finales de siglo) todavía no estaba construida la sede del R&A (foto de The Open).

SwilkanBridge

Pero, como no se vive para siempre, la existencia de Old Tom Morris también llegó a su fin. En esta foto publicada por The Open, se puede ver su cortejo fúnebre el 28 de mayo de 1908. Como reza en el texto del Tweet, la longitud de la hilera de personas igualó la longitud de la South Street de St. Andrews. No sé cuanto medía en 1908 pero, en el plano actual, la distancia es de 742 metros 😯

South

Share

Banff Spings

El verano pasado, dediqué una entrada del blog a uno de los “campos de mis sueños”; Wolf Creek. Hoy, para no perder la costumbre, voy a hablar de otro de los recorridos que en su momento jugué…..en la antigua Play Station 😳 Banff Springs. Aunque no llegue a alcanzar la máxima categoría (personalmente, claro está) en lo que se refiere a su diseño, no se puede negar que las vistas de las que se disfruta en este campo son de una espectacularidad difícilmente superable.

Banff Springs se encuentra en Canadá, provincia de Alberta. La “excusa” para su creación fue el impresionante hotel con el mismo nombre que se construyó en este parque nacional en 1888 por obra y gracia de la vía de tren que transcurre por el lugar. Aunque el campo existía con anterioridad, fue la total remodelación que acometió Stanley Thompson en 1928 la que le dio fama mundial.

El hotel, en 1929 (foto de William J. Oliver, vía Wikipedia)

BanffSpringHotel1929

El hotel y el campo de golf, en la actualidad (vía Wikimapia)

BanffSping

Estamos ante un recorrido de 5.842 metros desde las barras de atrás, slope de 140 y valor del campo de 73,8. Eso supone que un handicap 10 jugaría con handicap 15. Solo abren de mayo a septiembre, y el green fee es de 239 dólares canadienses, unos 167 euros. No me parece caro. Desde el inicio, este campo es toda una experiencia para los sentidos. Como ejemplo, una foto de su primer hoyo (vía Areyoubusy.com).

springshole1

El clímax va “in crescendo” hasta llegar al hoyo 4, el llamado “Devil’s Cauldron”. Se trata de un espectacular par 3 de 176 metros, que hay que jugar por encima de un lago glacial, y que no deja indiferente a nadie. Vean la panorámica desde el tee de salida.

Devils-Cauldron

Al estar enclavado en un paraje protegido, el contacto con animales salvajes es constante. Alces, ciervos y osos son avistados con asiduidad. Evidentemente, lo mejor es no molestarlos mucho, no sea que se acaben enfadando 😳

A veces están relativamente tranquilos

banff-springs-golf

Otras, están algo más ocupados (vía Taximike.com)

BanffLucha

Este es el aspecto del campo de prácticas (vía Taximike,com)

Practicas

Al final de la ronda, las vistas siguen valiendo la pena

banff_golf

En fin, que si algún día vais por Canadá, no os preocupéis mucho por jugar en Glen Abbey (sede del Canadian Open) e intentad acercaros a Banff Springs 😉 Os dejo con un vídeo.

Share

Una tabla periódica

Hoy, dado que ya llevo muchos días sin descanso (cuando hay “grande”, el fin de semana también toca escribir), voy a usar una “chuleta” y a hablar de un curioso artículo que vi hace unos días en Golf Digest. Se trata de una especie de tabla periódica de elementos en la que se pueden encontrar los nombres de todos los ganadores del Open Championship 😯 Y cuando digo que es una “especie de tabla periódica” es porque su apariencia es esa. Vean, vean:

Tabla

 

No obstante, si observamos el detalle, veremos lo siguiente:

Tabla1

Las letras y números contenidos en el recuadro significan lo siguiente; arriba a la izquierda, año de la victoria, arriba a la derecha, campo donde se celebró (“RSG” sería Royal St. George’s); las dos letras grandes corresponden a las iniciales del ganador (por ejemplo, “eE” es Ernie Els); en letras pequeñas, apellido del jugador; abajo a la izquierda, resultado bruto en golpes, y abajo a la derecha, diferencia de golpes con el segundo clasificado.

Los autores de esta pequeña maravilla son la web On a sixpence, en la que se puede comprar en dos tamaños (30×40 cms. a 60£ y 40×50 cms. a 79 £). Lo más curioso es que esta tabla periódica de elementos está disponible para muchos otros deportes, como tenis, fútbol, ciclismo, rugby, F-1, etc. Sinceramente, y todos saben que no me llevo un duro por decir esto, me parece un regalo muy original 😉

Share

Gadgets (VII)

Vuelvo hoy a retomar las clásicas entradas del blog sobre los extraños “gadgets” que algunos jugadores usan para arañarle algún golpe al campo. En un mundo tan competitivo como el del golf profesional, la diferencia entre pasar el corte (y cobrar) y no hacerlo es muy, muy pequeña. Veamos pues las estrategias utilizadas por estos golfistas para progresar.

La primera protagonista del día es I.K. Kim. En el Women’s PGA Championship, la periodista Beth Ann Nichols le hizo una fotografía usando este artilugio 😯

IKKim

Este curioso putter tiene dos varillas de más, que se asientan en las axilas. Ello sirve para coordinar el movimiento de los hombros con el de las manos, manteniendo el “triángulo” de los brazos con el cuerpo. De esta manera, se evita dar “manotazos” en el green. Interesante 😉

Otro que usa varillas es Bryson DeChambeau, el brillante campeón individual de la NCAA, que juega con la varilla de todos los hierros de la misma longitud 😯 Pues bien, en el pasado US Open de Chambers Bay, se le vio entrenando su swing de esta guisa:

Bryson

La foto es de Sean Martin (periodista del PGA Tour) y en primer término se puede ver de perfil al ex-capitán de los EEUU de la Ryder Cup, Corey Pavin.

Vayamos ahora con otros deportes aplicados al nuestro. En esta ocasión es Mi Jung Hur la que practica con un bate de béisbol, mientras su padre le lanza bolas de golf. Seguramente es un divertimento pero no deja de ser curioso 😉

Ahora le toca el turno a la jugadora japonesa Lala Anai en el US Open femenino. Esta vez el instrumento elegido es una raqueta de tenis, con la que también golpea bolas de golf. Al igual que con el bate de béisbol, no hay duda que debe mejorar algo la coordinación. El vídeo es de Luke Kerr-Dineen.

Para acabar, John Daly. Cuando uno es un jugador de sensaciones puras, cualquier cosa sirve. El estadounidense fue visto entrenando de la siguiente manera; me quito el pitillo de la bola, lo tiro delante de la bola…..e intento darle al pitillo con la cabeza del palo. No hay más 😳 El vídeo es de Trevor Reaske.

Pues bien, hasta aquí hemos llegado hoy. Hasta mañana!! 😉

Share

Canadian Open

Mañana empieza el Canadian Open, una de las paradas con más tradición del PGA Tour. Quizás esta afirmación le suene algo extraña a los más jóvenes pero la realidad es que este torneo tiene una extensísima historia que arranca nada más y nada menos que en……1904 😯 Efectivamente, fue hace 111 años cuando se jugó la primera edición, concretamente en el Royal Montreal Golf Club. De hecho, es el 3er campeonato más antiguo del circuito estadounidense tras el Open Championship y el US Open. Desde entonces, la nómina de vencedores de este evento incluye nombres tan prestigiosos como los de Walter Hagen, Sam Snead, Byron Nelson, Arnold Palmer, Lee Trevino, Greg Norman, Vijay Singh o Tiger Woods.

Este torneo también ha tenido sus momentos de gloria en tiempos más recientes. Un ejemplo es la edición del año 2000 (ganada por Woods en Glen Abbey Golf Course) y en la que el jugador californiano ejecutó uno de los mejores golpes de su carrera. Tras enviar su bola al bunker del hoyo 18, Tiger se jugó el tipo con un hierro 6 desde 195 metros sobre el agua, a una bandera imposible, para batir a Grant Waite por un solo impacto. Aquí está:

Otro de los golpes emblemáticos, también acontecido en el mismo recorrido, es el increíble hoyo en uno de Leif Olson en el hoyo 15 en 2009. Como se puede ver en el vídeo, la bola del jugador fue desviada por otra bola que reposaba en el green y acabó -legalmente- embocada.

Podría parecer algo increíble si no fuera porque este campo y este hoyo son un verdadero “chollo” para los mejores pros. Ese año, el Canadian Open batió el récord de hoyos en uno en un solo evento, con un total de 8 😯 De ellos, cuatro se consiguieron en el hoyo 15.

Para acabar, una curiosidad de hoy mismo. El perfil de James Haddock (periodista de Sky Sports) publicaba hoy esta foto de la “bolsa” de Graeme McDowell. Visto el tamaño de la misma, quizás tendrá que buscarse un caddie jugador de basket o similar para poder acarrearla por todo el campo 😉

Bolsa

Share

Puestas de sol

Sin descanso tras un largo fin de semana de Open Championship, ya estoy aquí para escribir la entrada del blog de hoy. Como estoy algo saturado, hoy voy a publicar un artículo meramente contemplativo. Así, esta introducción va a ser lo único que podáis leer antes de que se os caiga un poco la baba con las fotografías del Old Course que he ido “coleccionando” durante los pasados días. La inmensa mayoría versan sobre puestas de sol, ese momento en el que un campo de golf se llega a mostrar en su máximo esplendor. Por ello, lo dejo aquí y acto seguido doy paso a las emociones. Hasta mañana 😉

Foto de D.J. Piehowski

Sol1

Foto de Golf.com

Sol2

Foto del European Tour

Sol3

Foto de Golf.com

Sol4

La última entrevista. Foto de David Wilkinson, de CNN

Sol5

Foto de D.J. Piehowski

Sol6

Foto del PGA Tour

Sol7

Foto de The Open

Sol8

Foto de Michael Collins

Sol9

Tremenda foto de Brendan Kemp (Getty Images)

Sol10

Otro crack de la fotografía, David Cannon

Sol11

Para acabar, foto de The Open

Sol12

Share

Último día de Open Championship 2015

Ya tenemos campeón del Open Championship. Como la mayoría habrán podido ver Zach Johnson se ha hecho con la jarra de clarete tras un emocionante playoff contra Louis Oosthuizen. También había por allí un australiano con nombre de enfermedad de los perros (Leishman….¿iasis?) pero ha pasado realmente desapercibido. El triunfo proporciona al bueno de Zach una notable dosis de prestigio (nadie gana en dos lugares tan diferentes como Augusta y el Old Course por causalidad) y le deja -merecidamente- a las puertas del “Hall of Fame”. Enhorabuena.

El caso es que el día ha estado muy interesante, aunque de ello supongo que darán cumplida cuenta las webs especializadas. Pero como este blog es diferente, solo voy a destacar unas cuantas curiosidades que me han llamado la atención. Empezaba la jornada en St Andrews con un aspecto inmejorable, y los espectadores del hoyo 1 disfrutaban de unas vistas de lo más interesantes.

No, no me refiero a estas vistas :-( (foto de Tom Pilcher)

Culo

Ivor Robson, el “speaker” oficial del Open, se retiraba tras 41 años y 18.995 nombres declamados (yo propondría a David Feherty para el puesto)….pero hay cosas que no cambian. Una de ellas era la tradicional voracidad del hoyo 17, que hoy ha jugado un papel determinante en la victoria de Johnson y que, unas horas antes, había dado cumplida cuenta de la bola de Phil Mickelson (vídeo de Trevor Reaske).

En cuanto al campeón, creo que vale la pena comentar algo sobre su caddie, Damon Green. Jugador del Web.com Tour en 1996 y 1997, al ver que los resultados no acompañaban decidió convertirse en “bag rat”. A pesar de ello, en los últimos años ha estado jugando algunos eventos del Champions Tour (lo he visto en el US Open Senior) consiguiendo clasificaciones decentes. Además de buen jugador, es bueno en su profesión. Vean con qué detalle anota en la página del hoyo 13 del “stroke saver” tanto el lugar de la calle donde aterriza la bola (arriba) como las distancias (debajo del dibujo).

Damon

Lo cierto es que son una pareja de hace muchos años y muy bien avenida. Su unión les ha proporcionado numerosos triunfos, y no está de más publicar la foto de ambos con el trofeo de hoy. No es una costumbre en la mayoría de torneos pero es como debería ser (foto de Alex Miceli).

Pareja

Para acabar, la última “frikada”. Un perfil de Twitter (Lance Maxwell) se ha dedicado a comparar la cotización de las acciones de Under Armour (la firma de ropa que patrocina a Jordan Spieth) durante el juego de este. Curiosamente, los vaivenes en el campo han tenido su reflejo en el parqué, con su momento álgido en el bogey que el jugador tejano ha firmado en el hoyo 17 y que le ha alejado del sueño del Grand Slam. Tras el putt fallado, se ve como las acciones bajan notablemente de precio. Quién iba a decir que para dedicarte a asesor financiero también tienes que saber de golf, ¿no? 😉

Acciones

Share